La afición oculta de Xabi Alonso

The following two tabs change content below.

Kells, es una villa situada al este de Irlanda, es una población de poco más 4.000 habitantes. A 65 kilómetros de Dublín, sus habitantes suelen utilizar la zona como dormitorio para desplazarse al día siguiente a trabajar a la capital irlandesa. Pero lo que muchos no sabes, es que en ese pequeño rincón donde todavía pueden avistarse rastros celtas, un adolescente llamado Xabi Alonso pasaba un verano lejos de su hogar.

Xabi Alonso es quizás – o fue-, uno de los mejores mediocentros del mundo. Jugó al lado de Gerrard y Mascherano para darle una Champions al Liverpool que dirigía Rafa Benítez en su segunda aventura en las Islas. Sí, han leído bien, segunda. Porque cuando era apenas un adolescente, Xabi Alonso pasó un verano en la fría Irlanda, en la villa de Kells, donde mejoraría su inglés y disfrutaría de un fútbol distinto, que poco tiene que ver con el tradicional al que nos tiene acostumbrados a desplegar sobre un césped bien cuidado rodeado de profesionales. Xabi Alonso jugó al fútbol gaélico.

Muchos, se atreven a decir que donde realmente adquirió el tolosarra su visión de juego que más tarde aplicaría en Anoeta, Anfield o el Bernabéu, en realidad fue concebida en el Meath. Equipo del condado al que pertenecía la villa de Kells, de echo, los aficionados y jugadores del modesto equipo irlandés, presumen de tener un ilustre aficionado conocido en el mundo entero.

“Veía fútbol gaélico, pero era demasiado rápido. En ese momento yo no estaba listo para jugarlo. Fue el primer contacto que tuve con el Reino Unido e Irlanda, y me di cuenta de que les gustaba hacer entradas y el contacto físico. Pero me gustó mucho. En ese momento yo no sabia que iba a terminar en la Premier y que me iba a ser tan útil”.