Athletic y Berizzo en problemas, ambos deben buscar la solución

Las épocas post Ernesto Valverde no suelen ser buenas para el Athletic Club de Bilbao. La primera es conocida como el Bienio Negro, era dónde el Athletic coqueteó con el descenso. La segunda es la que se está viviendo actualmente y que se cobró su primera víctima la temporada pasada, el Cuco Ziganda. ¿Qué problemas afectan al Athletic 2018-19?

Quizás Valverde ya veía venir un fin de ciclo generacional, aunque si te llama el FC Barcelona sí o sí vas a coger el teléfono. Exitoso por cierto, pero caduco también. Sin Valverde, fue primero Ziganda el que no supo sacar rendimiento a una plantilla llena de buenos nombres. Ahora, es el Toto Berizzo el que tampoco da con la maldita tecla.

La idea Toto para el Athletic 2018-19 sí es negociable

Berizzo llegó con un aura parecida al de su mentor, Marcelo Bielsa. Su buen hacer en Vigo le daba cierto empaque a su llegada pese a su fugaz paso por Sevilla. Llegó con aires optimistas y con la idea de rejuvenecer un proyecto ya caduco en gran parte del mismo. La pretemporada fue muy irregular, pero fue sólo eso, pretemporada. El inicio de liga fue bastante prometedor. Cierto es que los resultados se tornaron pronto en oscuros, pero las sensaciones mostradas contra el Real Madrid o Betis estaban cerca de lo que Berizzo quería.

Presión alta, balón jugado desde atrás y ser directos hacia la portería rival. Eran las señas del Athletic 2018-19 de Berizzo. Todo esto con un buen trato de balón y siempre pensando desde el mismo. Esto se mostró a cuenta gotas, pero el camino parecía innegociable. ¿Qué hizo cambiar al Toto? La debacle, 0-3, ante el Villarreal, fue un toque de atención escondido por el buen hacer en Barcelona. El derbi, 1-3 ante la Real Sociedad, fue el detonante del cambio de estilo. Por medio un paupérrimo partido ante el Eibar, con empate eso es cierto, siendo ante el Valencia donde el Toto cambiase la baraja de cartas.

La revolución fue sorprendente pero dio a entender que Berizzo no se casa con nada ni con nadie en búsqueda del mejor rendimiento posible. Se pasó de un medio campo creador a uno de contención. ¿El por qué? La fragilidad defensiva en esas posiciones hacía al Athletic 2018-19 muy vulnerable en transiciones rápidas del equipo rival, así como en posesiones con desbarajustes constantes en el medio campo. Músculo y más músculo han dado al Athletic más solidez. Pero, el Athletic no sólo sangraba por el corazón si no que también otros órganos vitales estaban dañados.

athletic bilbao 2018-19
El Athletic empezó bien la temporada 2018-19, pero se fue diluyendo.

No hay dinamita en la parte ofensiva del Athletic 2018-19

Si el apartado defensivo ha dado quebraderos de cabeza a Berizzo, el ofensivo no se queda atrás. Aritz Aduriz siempre ha sido la cura de todos los males para este Athletic, al menos en esta su última etapa. Él desatascaba, él era referencia, él era el gol. Sin él, que está pero ya no está, el Athletic carece de lo más importante para vivir, el oxígeno o en este caso el gol. Williams, por el que apostó Berizzo de 9, sigue sin pedirle matrimonio a la definición y en consecuencia sigue sin casarse con el gol. A partir de ahí el Athletic 2018-19 carece de otro atacante que al menos pueda sostener al equipo en esos quehaceres.

El gol no llega y el camino hacia él tampoco es fácil. Otro de los órganos dañados en este Athletic es el cerebro. Con un Beñat, que al igual que Aduriz ha vivido sus mejores momentos, poco incidente en la creación. Solamente quedaría Muniain como alguien apto para ello. El problema radica en varios motivos. El primero es que el rendimiento suyo no está siendo el esperado, negociación de contrato de por medio. El segundo es que si lo pone retrasado en el centro del campo pierdes su calidad en los últimos metros y, si lo dejas adelantado pierdes a alguien que pueda nutrirle de balones. La respuesta a todo podría ser Unai López pero pese a quién le pese aún le queda para poder liderar al Athletic en esas facetas.

El proyecto está caduco

Lo dije en su momento, Cuco Ziganda, y lo digo ahora. Este proyecto está caduco. Reanimar a un paciente con los órganos tan dañados no es fácil. No pudo Ziganda y no está pudiendo Berizzo. Cierto es, que al Toto le hicieron algunas operaciones para mejorar al paciente. Yuri, Capa y Dani García llegaron para darle al Athletic 2018-19 una vida más saludable, pero claro traes tres pero tienes al doble o algo más que han perdido mucha salud.

Dos los nombramos antes, Aduriz y Beñat, pero es que la lista de jugadores no acaba ahí. Iturraspe, San José, Mikel Rico, De Marcos, Raúl García o Susaeta entre algún otro. Todos, aún pudiendo seguir dando algunos destellos, están lejos de su nivel mostrado y es muy difícil que ni siquiera puedan acercarse a él. En conjunto dieron muchísimas alegrías a la afición del Athletic, pero en el fútbol como en la vida los años no perdonan.

de marcos athletic 2018-19
Jugadores como De Marcos ya no pueden rendir al nivel de antes.

Revertir todo esto no es fácil por varios motivos. Lezama produce, pero no a niveles industriales. Todo necesita su cocción para no acabar quemándolos a las primeras de cambio. Después está el tema mercado. El Athletic tiene economía para desembolsos importantes pero no hay tanto material que pueda hacer revertir la situación al momento, pero quizás sí mejorarla.

Acudir al mercado es una obligación para el Athletic 2018-19

El verano fue un buen mercado aunque, al menos por mi parte, quedó la sensación de que estaba incompleto en el centro del campo y en la delantera. Con elecciones en diciembre, gracias Urrutia por todos los buenos momentos vividos, los nombres comenzarán a ponerse sobre la mesa. No hay muchos, cierto, pero sí hay unos pocos que deberían ser seriamente considerados. Fernando Llorente, Ander Herrera e Ibai Gómez. ¿Qué tienen en común los tres? Pueden jugar en el Athletic y acaban contrato en junio de 2019.

Posibles fichajes del Athletic 2018-19 en invierno

  • Fernando Llorente. Aún se sigue sin olvidar su salida por Bilbao pero ya han pasado muchos años y el perdonar debe ser una virtud del ser humano. Sin Urrutia, no lo quería de vuelta, su vuelta podría ser más realista. Él quiere volver y el Athletic 2018-19 necesita un 9 como el comer. ¿Rendimiento? Fichó en verano de 2017 por el Tottenham. Allí no ha rascado mucha bola pero su temporada anterior, Swansea, fue muy buena. Marcó 15 goles en Premier League y fue clave para la salvación de los galeses. Perfectamente podría dar rendimiento de una u dos temporadas a la espera de que algún cachorro tire con la puerta del primer equipo abajo.
  • Ander Herrera. Sigue en los planes de Mourinho pero cada vez cuenta con menos importancia en los mismos. Clubes como Milan lo tienen en su agenda. Y, aunque su idea es no salir en enero una buena oferta podría hacerle cambiar de la misma. Tiene 29 años, le queda fútbol, viene de una experiencia diferente en Premier League donde crecer física y mentalmente. Es el tipo de jugador que le hace falta al Athletic. Un fit perfecto para Dani García, así como para liberar a Muniain de ciertas obligaciones.
  • Ibai Gómez. Se fue del Athletic, libre, en 2016 para crecer como futbolista y vaya si lo ha hecho. En el Alavés es pieza clave y una posible vuelta debería considerarse seriamente. La banda derecha del Athletic, Susaeta-Williams, carece de un perfil como el de Ibai. Susaeta sin fuelle, perfil más similar a Ibai, e Iñaki en funciones de extremo no tiene ni la capacidad de asociación ni de visión para dejar al delantero frente a la portería.

Berizzo debe seguir al mando

¿Cambio de entrenador? Suele ser un arma de doble filo. Con Ziganda, igual por ser de la casa, a estas alturas se le pedía paciencia. Incluso allá por enero también se le pedía paciencia. Después, la situación se tornó complicada. Los mismos que pedían paciencia para Ziganda son los que ahora piden la cabeza del Toto, ver para creer. En la filosofía del Athletic no está prescindir de un entrenador tan pronto, a no ser que la situación sea insostenible. Con el Toto debería pasar eso al menos hasta las elecciones a finales de diciembre. A partir de ahí la cosa ya podría cambiar.

iñaki williams athletic bilbao 2018-19
Iñaki Williams no acaba de dar el paso como delantero del Athletic de Bilbao.

Si algo nos demostró la era Ziganda es que él no era el culpable, al menos el único. Berizzo tiene su parte de culpa pero no le puedes pedir peras al olmo, o lo que es lo mismo no le puedes pedir verdad a un político. Tanto el Cuco como el Toto partieron sus proyectos desde una plantilla necesitada de renovación. Eso no se hace de un día para otro, ni siquiera de una temporada para otra. Si llega otro entrenador, a mitad de temporada, va a tener casi los mismos problemas que los dos últimos. Por ende, al Toto habrá que dejarle trabajar y esperar que saque lo mejor del plantel. Al menos, hasta que la situación sea realmente insostenible, que no es el caso.

Deja un comentario