,

Carbón para Tom Thibodeau en el día de Reyes

Tom Thibodeau Butler despedido Minnesota Timberwolves

El 6 de enero es la fecha más esperada del año para mucha gente. En su mayoría niños o jóvenes. La ilusión que se vive en el despertar mañanero del primer día 6 del año, es inigualable. Se producen carreras por la casa a velocidades dignas de Usain Bolt. Todo por ver cómo se han portado los Reyes Magos en su visita ‘express‘. Los nervios del qué será te recorren el cuerpo, ¿me habrán traído lo qué yo quería? ¿Habrán sabido elegir el modelo exacto? O por otro lado nos invade el sentimiento pesimista y nos paramos a pensar sí a lo mejor portarse bien durante las últimas semanas ha sido suficiente para haber convencido a los Reyes y te asalta la duda: ¿me habrán traído carbón? Algo así le ha sucedido a Tom Thibodeau con los Minnesota Timberwolves.

Último año de Tom Thibodeau en Minnesota Timberwolves

Thibs empezó el año 2018 haciendo méritos con su equipo lo suficientemente importantes como para recibir el mejor de los regalos. Su equipo, allá por enero de 2018, marchaba en los puestos nobles del Oeste. Acechando el top-4 de privilegio que otorga como premio el factor cancha en los Playoffs. Pero las cosas nunca salen como se espera.

Tras el ‘All-Star’, Jimmy Butler, su máxima estrella, su juguete favorito (deseado desde su llegada a Minnesota) se rompe. Y se lesiona para el momento más crucial de la temporada. Tocaba reafirmarse y dar un paso adelante como entrenador, y demostrar que se podía seguir siendo un equipo competitivo sin Butler. Pero Thibs no cumplió, en el momento de mayor importancia de la temporada no cumplió. Primera asignatura suspendida para él. Se le complicaba el año a Thibs.

Pero nuestro amigo Tom no había sido tan malo. Y el destino le sonrió, y a Butler claro. Porque a falta de 3 partidos para terminar la ‘Regular Season’, con el equipo viendo el abismo de una temporada más sin ‘Playoffs’ a sus espaldas, su mejor jugador volvió para salvarle, a él y a su equipo. Objetivo cumplido. La ‘Post-Season’ volvía muchos años después a Minnesota. Romper esa racha siempre quedará bajo su nombre. Aprobado en el último momento para él.

Tom Thibodeau Jimmy Butler playoffs Minnesota 2017-18

Tom Thibodeau y Jimmy Butler consiguieron llevar a Minnesota Timberwolves a los playoffs 2017-18.

Playoffs tras 14 años, lo mejor del paso de Thibodeau por Minnesota

Pero hacer los deberes tarde y a última hora no ha sido nunca el mejor plan para que el curso vaya bien. Como se entró octavos, y en el último segundo a los Playoffs, el rival al que se enfrentarían era muy duro. Los Houston Rockets. El mejor equipo de la liga en una serie a 7 partidos. Y Thibodeau y sus chicos lo intentaron.

Las decisiones fueron las adecuadas. Se dio bastante más batalla de la que terminó reflejando el resultado final de la serie. Pero enfrentarte a James Harden conlleva asumir que, si quiere ganar el partido y la serie, lo va a hacer. Y así lo hizo. 4-1 en la eliminatoria y los Rockets avanzaban a semifinales y los Timberwolves comenzaban sus vacaciones. Nuevo suspenso para Thibodeau.

Un verano 2018 conflictivo en Minnesota

Comenzadas las vacaciones era momento de planificar la plantilla para la próxima temporada. Con la entrada en vigor del ‘Max-Contract’ de Andrew Wiggins y la renovación pendiente de Karl Anthony Towns en el horizonte, los Timberwolves renovaron por el mínimo a Derrick Rose, no se extendió una oferta a Nemanja Bjelica, firmaron a Anthony Tolliver y se hicieron en el Draft con Josh Okogie y Keita Bates-Diop. Trabajo terminado a mitad de julio, quedando pendiente la renovación de Towns. Otra buena nota para Thibodeau.

Pero las cosas iban a empezar a tornarse turbulentas en los despachos. Jimmy Butler, artífice y principal responsable del salto cualitativo de los Timberwolves en la temporada anterior, iba a empezar a exigir a la franquicia un plan ganador, lo que obligaba a la gerencia a tomar una decisión respecto a Wiggins y Towns. Con los cuales tuvo discusiones sobre su rendimiento en la pista. Y su relación no era buena. Pero los Timberwolves no estaban dispuestos a desprenderse de ellos, y Butler se plantó.

Jimmy Butler Tom Thibodeau

Jimmy Butler abandonó a Tom Thibodeau.

Thibodeau, como General Manager y entrenador principal decidió actuar. Concertó una reunión entre él y Jimmy Butler en Los Ángeles para tratar de conocer sus deseos. Y para su sorpresa, su deseo era salir del equipo. A su deseo de salir le acompañó la renovación de Towns. Toda una declaración de intenciones de la franquicia.

Entonces las tornas se volvieron claras. Su juguete favorito se quería ir, se iba a ir, le abandonaba. Y la maquinaria de rumores comenzó a ponerse en marcha. Miami, Houston, Philladelphia, y Clippers sonaban como los principales candidatos a hacerse con los servicios del alero. Pero el asunto no llegó a concretarse con ningún equipo y la situación explotó cuando comenzó el ‘training camp’.

El traspaso de Butler, otra derrota para Thibodeau. ¿O no?

La pretemporada 18/19 dio comienzo. Y como a todo estudiante que no ha cumplido en verano con las asignaturas pendientes, la entrada del nuevo curso, sin tiempo para respirar, no hace más que empeorar la situación. La llegada del ‘training camp’ supuso el punto de ruptura definitivo.

A su llegada al equipo, Butler (molesto y enfadado tras no haber sido traspasado) en un alarde de cualidades y superioridad retó a la plantilla a jugar un partido. Él y los suplentes contra los titulares. Y Butler extra-motivado los machacó. Al término del partido, las frases provocadoras y desafiantes volaron en el vestuario. La situación era límite. Tom debía tomar las riendas, buscar cuanto antes un traspaso y solucionar el problema.

Tom Thibodeau Karl-Anthony Towns

Tom Thibodeau y Minnesota Timberwolves apostaron por Karl-Anthony Towns ante los problemas con Jimmy Butler.

Encontrar un nuevo acomodo a Butler iba suponer una división entre Glenn Taylor (propietario) y la gerencia formada por Scott Layden y Thibs. Taylor quería lo antes posible a Jimmy fuera del equipo, mientras que los otros no tenían prisa por traspasarle. Solo lo harían si la oferta estaba a la altura.

Y finalmente lo hicieron. Tarde, para cómo se habían desarrollado los acontecimientos, pero lo hicieron. Y aquí Thibs debe sacar pecho. Porque a pesar de haber tardado y haber permitido que los sucesos mancharan la imagen de la franquicia, el traspaso fue muy bueno para el equipo. El traspaso se concretaba finalmente con los Sixers. Su jugador fetiche le decía adiós junto a Justin Patton camino de Philadelphia dejando en Minnesota a Robert Covington, Dario Saric, Jerryd Bayless y una ronda de 2022. Grandísimo trabajo como ‘general manager‘. Quizás el único sobresaliente para Thibodeau en Minnesota.

La etapa post-Butler de Minnesota con Thibodeau

Con Jimmy Butler fuera, los Wolves iniciaban una nueva etapa. Las llegadas de Covington y Saric dotaban al equipo de orden, IQ sin balón y defensa. Además de ampliar la rotación del equipo. Y las cosas funcionaron. Vaya que si funcionaron. Los Wolves renacieron. Se volvieron un equipo defensivo, que asfixiaba a los rivales en defensa hasta dejarlos en puntuaciones muy bajas. El sueño de Thibs se hacía realidad, sus Timberwolves eran la viva imagen de lo que siempre había deseado.

Pero el sueño se empezó a torcer con la llegada de diciembre. Las lesiones empezaron a atacar a la plantilla. Jugadores clave como Derrick Rose, Covington, Teague o Wiggins caían lesionados. Y los Wolves lo notaron. Cerraron el mes con un balance negativo de 6 victorias y 9 derrotas. Y una paupérrima imagen. Mala forma de terminar un año que comenzó tan bien.

Y llegamos hasta el día de ayer. El día de los Reyes. Ese día en que se recompensa con regalos o carbón en función de cómo te has portado durante el año. Y a Thibs los Reyes le han traído carbón. Durante el año cosechó más cosas malas que buenas. Y ni un intento de mejora como el realizado en este inicio de año le ha bastado para cambiar la impresión de su trabajo. Se va con la ruptura del récord de 14 años bajo su haber. Dejando un equipo con bastantes jugadores de calidad como para seguir apostando por el proyecto.

Tom Thibodeau Minnesota Timberwolves 2018-19

Tom Thibodeau acabó su relación con los Minnesota Timberwolves 2018-19 tras su despido.

Posibles sustitutos de Tom Thibodeau en los Wolves

Su marcha de tierras norteñas deja libre dos puestos en la franquicia. Por un lado el puesto de ‘General Manager’ y por otro el de entrenador principal. Para el primer puesto de momento será Scott Layden quien asuma las funciones hasta encontrarle un nuevo jefe. Y candidatos ya han sonado.

Para la gerencia suenan como candidatos Fred Hoiberg y Chauncey Billups. El primero sería irónico que le relevara. Ya lo hizo en los Bulls a su salida de la franquicia de Chicago. Cuenta con una oferta de la prestigiosa universidad de UCLA para volver al baloncesto universitario, pero su deseo es seguir en el baloncesto NBA. El segundo, ya fue considerado para ocupar un puesto en el banquillo como asistente antes de que Flip Saunders falleciera. A su favor está el conocimiento de la franquicia tras su paso entre el año 2000 y 2002.

Para el puesto de entrenador se abren más las opciones. De momento el puesto lo ocupa Ryan Saunders (hijo de Flip Saunders) como entrenador interino. Los candidatos que más suenan son:

  • Jeff Hornacek, al que le une una relación de amistad con Scott Layden.
  • Monty Williams, entrenador asistente de los Sixers.
  • David Adelman, asistente en los Denver Nuggets .
  • Chris Finch, asistente en los New Orleans Pelicans.

El mencionado Hoiberg también podría unirse a esta terna de candidatos.

Vienen tiempos de cambio en Minnesota. Una nueva era se abre tras la salida de Tom Thibodeau. Y esperemos que sea lo más positiva posible para ellos. Tocará estar pendiente de qué camino toman y cómo se mueven en las próximas semanas.