The following two tabs change content below.
Graduado en Magisterio Infantil y estudiando un Máster de Periodismo. Fútbol como manera de vida. Un balón, dos porterías y 22 futbolistas es suficiente para ser feliz

Entradas recientes de Rodrigo Martin Iglesias (ver todas)

La temporada 16/17 no ha podido empezar más convulsa para el Inter de Milán. Roberto Mancini ha dejado la nave italiana nada más arrancar la pretemporada por desavenencias con el nuevo grupo gestor asiático que lleva el club. Esta abdicación repentina del míster italiano ha hecho que la directiva interista tuviese que buscar en el mercado un entrenador de garantías en muy poco tiempo y con el equipo ya entrenando.

El nombre suena de perlas pero el rendimiento que dará en el equipo se tendrá que ver. Frank De Boer es ya el nuevo entrenador del Inter de Milán. El gran jugador de Barcelona y Ajax tendrá el objetivo de relanzar a un Inter con buenos jugadores y con capital para volver a la Champions y a medio plazo volver a ser un equipo importante en Europa.

Frank De Boer

Frank De Boer, nuevo entrenador del Inter

Fútbol holandés e italiano. Dispares por antonomasia

El sentimiento de duda que se destila de mis palabras viene dado por el estilo de juego. El Inter de Milán siempre ha sido el equipo clásico italiano, ultradefensivo y con gran rigor táctico completamente antagónico al juego holandés del que ha mamado siempre el técnico tulipán y que ha se ha podido ver en las últimas campañas en el Ajax de Amsterdam.

Existen muchas preguntas sobre cómo será el juego del equipo del Meazza, el de todo la vida de Catenaccio o de toque y posesión estilo holandés. Solo el paso del tiempo y de los partidos darán la razón a unos o a otros.

Futbolistas como Klassen, Bazoer, Fisher o Younes con mentalidad asociativa y de combinación como en su Ajax no tendrá Frank De Boer en el Inter de Milán. En poco tiempo se tendrá que adaptar a una liga y a unos futbolistas con un fútbol completamente distinto que el que se juega en la Eredivisie.

La personalidad y el buen hacer premiarán o no a lo largo del tiempo al técnico tulipán, que dirigirá a unos de los equipos más importantes de Europa con un proyecto ya empezado y con unos jugadores que él no ha pedido. El reto es muy grande por lo que la recompensa si sale todo a pedir de boca será enorme.

Mantenimiento de la plantilla y fichajes para aumentar el nivel

El Inter de Milán este verano no ha contado con ninguna baja importante. Los jugadores como Icardi, Jovetic, Miranda o Handanovic se mantienen en la disciplina lombarda. Además del mantenimiento de estos futbolistas Candreva, Erkin, Banega y Ansaldi han venido a reforzar más aun a una plantilla que ya tenía buen nivel de por sí.

La entrada sorpresa de Frank De Boer podría provocar la salida y la entrada de algunos jugadores como ya se está hablando en los medios italianos. Jugadores como Moussa Sissoko, Klassen o Gabigol están en el punto de mira del cuadro milanés que quiere reforzar su plantilla al gusto del técnico tulipán a pesar de no contar con las mejores prestaciones debido al poco tiempo que queda para el cierre del mercado de fichajes.

A partir de cómo se está moviendo el Inter será difícil que los italianos desplieguen un fútbol excelso por todos los campos donde jueguen. El conjunto del norte de Italia tiene un claro carácter físico y de repliegue por lo que De Boer tendrá que adaptarse a las características de su plantilla intentando implantar su toque mágico de fútbol holandés.

Banega, Perisic, Jovetic y Candreva: jugones para la medular transalpina

El juego del Inter será de claro carácter físico y táctico pero la calidad y la clase también se pueden encontrar dentro del bloque de De Boer. Jugadores como Banega, Perisic o Jovetic deben ser los encargados de bajar el balón al piso del Meazza y jugarlo con calidad.

Jovetic

Stefan Jovetic con el Inter. calciomercato.com

El Inter estos últimos años fuera de Kovacic se ha destacado por ser un equipo que abusa del juego en largo y no encuentra un jugador en la media que temple y sepa mimar la pelota. La entrada del técnico orange debe cambiar esta dinámica con un juego más por raso donde se intente llegar con pases entre líneas rompiendo las defensas rivales y no con balones largos con segundas jugadas.

Físico y recorrido para guardar las espaldas de los cracks

Dentro de cualquier equipo debe haber jugadores de clase y jugadores de físico que copen las posiciones defensivas y ayuden al equipo a estirarse a la hora de empezar a atacar. Este rol en el equipo neroazzurri tiene que ser llevado por jugadores como Kondogbia, Medel, Miranda o D’Ambrosio. Los interistas respecto a futbolistas en esta disciplina de juego no tienen problemas además de contar con una liga que ya cuenta con esa seña de identidad clásica de defensa y rigor táctico. En este sector de la plantilla De Boer no debería tener problemas.

Capital asiático. Dinero pero con cabeza

Al igual que le está pasando a muchos clubes, sobre todo de Inglaterra, el Inter de Milán en la actualidad está gestionado por dinero asiático. Las acciones del conjunto azzurri se reparten entre Suning Holdings Group, grupo inversor chino que cuenta con el 70% e International Sports Capital, de origen indonesio y que tiene como cabeza saliente a Thohir, presidente oficial del Inter a pesar de contar “solo” con el 30 % del accionariado de la institución milanesa.

Erick Thohir

Erick Thohir, actual presidente del Inter. www.cinquecosebelle.it

El dinero en el club siempre es importante a la hora de tener grandes jugadores que te eleven hasta el estrellato pero hay algo que también es fundamental y de lo que muy poca gente se da cuenta, la identidad. Muchos equipos grandes están perdiendo su identidad vendiendo sus clubes a inverseros del Oriente que no quieren al club y que solo buscan hacer caja y publicidad con él.

La idea inicial de tener más dinero para tener mejor equipo es brillante pero la gestión de un club desde sus categorías inferiores, la historia que hay detrás de ellos y los entes que siempre han velado con mimo y cariño por el buen devenir del club también lo son.

Los clubes no son multinacionales donde se saca y mete el dinero. Los equipos de fútbol son instituciones que la gente ama con locura y que no pueden ser vendidas así porque sí a gente “desconocida” sin ninguna mentalidad deportiva y solo poniendo el dinero por delante. Un gran ejemplo de este gran fallo es el Valencia.

Resumiendo

De Boer tiene ante sí un reto muy bonito, dirigir a un gigante que parece que empieza a levantarse pero que todavía no está con los dos pies en firme. Su clase y calidad de cuando era futbolista y entrenador después en el Ajax se tienen que ver reflejadas de alguna manera cada domingo en el Giuseppe Meazza.

Objetivo número uno, crear un buen equipo de fútbol sin perder la esencia holandesa que siempre ha llevado en sus genes.