¿Qué deben hacer los Sixers este verano? Renovaciones, traspasos, agencia libre…

Simmons, Butler y Embiid, el nuevo Big-3 de los Sixers y la NBA.

El Proceso fracasó, leído constantemente desde que los Sixers cayesen en la última canasta del séptimo partido ante los Toronto Raptors. Me causa gracia, mucha gracia, leer esa frase.

El Proceso comenzó en la temporada 2013-2014 y ha ido quemando etapas hasta llegar a la actual, de la que hablaremos un poco más adelante en este artículo. La primera etapa, fue sentar las bases con Brett Brown al frente. La idea fue construir en base a buenas posiciones del Draft, consiguiendo de ahí las estrellas, y sacar jugadores potables no drafteados o que pululaban por la agencia libre con más pena que gloria.

La segunda etapa consistió en asentar el proyecto en sus dos jóvenes estrellas, Joel Embiid y Ben Simmons. A partir de ahí, llegó la tercera etapa. Esta ha tenido varias mini etapas dentro de la misma. Jugar playoffs, asentarse en los mismos y en el camino encontrar una tercera estrella para el Proceso, Jimmy Butler.

¿Qué deben hacer los Sixers este verano?

El verano de los Sixers va a ser muy interesante. En él, deben cumplir la última etapa del Proceso. Esta consiste en mantener el núcleo y ajustar la plantilla para darle el equilibrio que le faltó esta última temporada. Las prioridades, por lo tanto, son claras.

¿Qué jugadores deben renovar los Sixers?

Renovar a Jimmy Butler debería ser el objetivo principal. Llegó como un chico ganador, pero rebelde. Tuvo alguna subida de tono, pero Brett Brown, reconocido por el propio Jimmy, amansó a la fiera. Supo comprenderlo, supo darle lo que quería sin desestabilizar el bien colectivo y Jimmy respondió en la cancha. No creo que haya ninguna duda de que los Sixers le ofrecerán el máximo, 188M por 5 temporadas. Las palabras de Butler dieron a entender de que se quiere quedar, pero si no lo hiciese, el máximo fuera de Philadelphia sería de 140M por 4 temporadas.

Jimmy Butler Sixers 2018-19

Caso Butler a parte, quedaría abrir el caso Tobias Harris. Llegó en un gran traspaso como la pieza que le faltaba al proceso. Sin embargo, su rendimiento ha estado lejos de las expectativas. Partiendo de la base de que en 3 meses es difícil adaptar tantos movimientos, en la plantilla, el rendimiento de Harris ha dejado mucho que desear. Ha mostrado cosas positivas, pero lejos de su nivel en LA.

Los playoffs le han marcado, para mal, con un rendimiento defensivo dudoso y con un rendimiento ofensivo muy irregular. Su 35% en triples y 42% en tiros de campo lo alejan de un jugador de máximo, algo que él pretendía. ¿Deben ofrecerle los Sixers el máximo? No. Probablemente haya alguna otra franquicia que lo sopese y aunque la idea de Philly es traerlo de vuelta, no creo que sea a cualquier precio.

Necesidad, también, de mantener a los actores secundarios

He aquí otra de las cuestiones para los Sixers, los actores secundarios. Muchos jugadores terminan contrato. Jugadores que, en mayor o menor medida, son importantes para los Sixers. No tendrán mucho margen de maniobra los Sixers, si Butler-Harris se quedan, por lo que se antoja un arduo trabajo para la gerencia. En principio, JJ Redick debería volver a los Sixers. Su importancia, tanto en el quinteto como en el equipo, va más allá de ser un anotador. Su veteranía, juego off ball y entendimiento con sus compañeros lo hacen indispensable pese a su edad, cerca de los 35 años.

El verano pasado estuvo a nada de irse a los Pacers, pero finalmente se quedó por 12M en una temporada. Está claro que los Sixers no podrán igualar esa cantidad y deberían intentar llegar a un acuerdo más flexible de cara al tope salarial. Menos de 8M sería lo ideal pero difícil de ver que otra franquicia no le ofreciese más. Los Sixers también podrían jugar con la «mid-level exception» que estará en torno a 9M.

plantilla Philadelphia Sixers 2018-19: JJ Redick

JJ Redick es el actor secundario más importante, pero quedan otros que han tenido buenos momentos como sixer. Mike Scott y James Ennis deberían estar de vuelta. Ambos llegaron a mitad de temporada y aunque les costó entrar, su rendimiento acabó siendo determinante. Aportaron garra, defensa y triple a una segunda unidad escasa de esas facetas. Scott venía de cobrar algo más de 4M y Ennis tiene una player option por valor de 1,8M que supuestamente no ejercerá. Todo lo que sea traerlos de vuelta por entre 6M y 8M, en conjunto, sería un buen acuerdo para los Sixers.

No me puedo olvidar de Marjanovic y TJ McConnell. Ambos son actores para según qué contextos y aportan intangibles muy necesarios. Marjanovic escuchará ofertas, de otras franquicias, TJ seguramente escuche primero a los Sixers, pero está por ver si estos están dispuestos a retener a uno de los primeros hombres del Proceso.

Punto y aparte para los que deberían salir. Greg Monroe, Furkan Korkmaz y Amir Johnson no tienen sitios en estos Sixers. Terminan contrato y por lo tanto su salida es un hecho. Salida que también se le debería buscar a Jonathon Simmons. Llegó en el traspaso de Fultz, pero no terminó de tener la confianza de Brett Brown. Le quedan 5,7M por cobrar, la próxima temporada, y qué decir de la importancia, para los Sixers, de invertir ese monto de dinero en otros quehaceres.

¿Qué pueden hacer los Sixers en la Agencia Libre y el Draft de 2019?

No solo de retenciones y salidas quedará marcado el verano de los Sixers. La agencia libre y el Draft se antojan determinantes de cara a conformar una plantilla equilibrada. Lo primordial, a mi modo de ver, para los Sixers sería traer un pivot y un exterior anotador para la segunda unidad. El pivot es una urgencia máxima visto lo visto esta temporada. Embiid necesita un backup de calidad. Alguien que defienda, tenga rebote y sobre todo minimice la falta de JoJo.

Joel Embiid Ben Simmons

Mi opción es clara, Dewayne Dedmon. Acaba contrato con los Hawks y fue parte del Proceso en su momento. Está en un momento álgido, en su carrera, ya le conoce Brown y encajaría a la perfección. ¿Otras opciones? Ed Davis, gran temporada en los Nets, también me parecería una opción destacable. Anzejs Pasecniks, los Sixers poseen sus derechos, podría ser otra opción.

El anotador exterior, segunda unidad, también es un deber para los Sixers. Esta temporada, sin Shamet, los Sixers carecieron de alguien que aportase cosas similares a Redick, pero desde la segunda unidad. Con el poco salario disponible será complicado atraer buenos nombres pero mi lista debe ser revelada. Terrence Ross o Jeremy Lamb serían un salto cualitativo importante. De no poder actuar sobre ninguno de ellos, Rodney Hood o Wayne Ellington serían interesantes.

Si por vía FA no puede llegar ese jugador, siempre podría acudirse al Draft. ¿Qué jugador del Draft podría dar eso que buscan los Sixers? Tyler Herro. El escolta de Kentuky está estipulado que caerá entre la ronda 20 y 25 del Draft. Quizás no llegue a los Sixers, pero se podría hacer un upgrade para seleccionarlo. Un killer con buenos % de tiro que encajaría perfectamente en lo que busca el conjunto de Brett Brown.

El puesto de base también podría ser reforzado, así como el de ala pivot si finalmente Tobias Harris no se queda en el equipo. Muchas incógnitas como la de acudir al mercado de traspasos. No creo, al menos en verano, que los Sixers se muevan con algún traspaso importante. ¿Menor? De seguro alguno cae, hay que colocar al otro Simmons. Sea como fuere, el verano debe sentar las bases de una plantilla de cara a los dos o tres próximos años.

Joel Embiid y Ben Simmons

Trabajo para la gerencia, pero también trabajo para dos de los jugadores más importantes. Joel Embiid y Ben Simmons deben dar un paso hacia delante y ello implica un verano de trabajo, mucho trabajo. Embiid tiene varios quehaceres durante estos meses. El principal, descansar sus maltrechas rodillas. Debe asumir que es un jugador profesional y que el cuidado de su cuerpo es primordial. Haber acudido al All-Star, para estar en los focos, mermó sus rodillas y en consecuencia las oportunidades de los Sixers. Qué decir de su mala alimentación. Enfermó, durante la serie contra los Raptors, por sus malos hábitos y es ahí donde él y los Sixers deben trabajar en conjunto.

Embiid y Simmons

Ben Simmons. Qué decir de él. Llegó como alero y Brown lo convirtió en base. La conversión fue buena, pero falta dar un paso más, por parte del australiano. Sus falencias en el tiro le han dejado en evidencia durante los playoffs. Nadie le pide que se convierta en un habilidoso triplista o en un mago de la media distancia pero sí se le pide, exige, que tenga un mid-range más que aceptable. Verano para trabajar su IQ, su dirección de juego, pero sobretodo trabajar su tiro en suspensión. Si no se le ve un avance, en ello, la próxima temporada quizás los Sixers deberían sopesar un traspaso antes que darle un contrato máximo.

Brett Brown, santo y seña del Proceso

Brett Brown capitaneará otro año más El Proceso. Así lo confirmó Woj y así lo esperaban los jugadores. Brett Brown llegó en 2013 y lideró cada una de las etapas del equipo. Este año se le exigió más que nunca y a mi modo de ver cumplió con creces. Su tesitura no fue fácil desde el principio. El caso Colangelo dejó a los Sixers sin GM dos semanas antes del Draft. Brown cogió las riendas durante tres meses e hizo buenos traspasos y buenas elecciones en la noche de los novatos.

Llegó Brand y le cambió, el grueso de la plantilla, hasta en dos ocasiones. Brown tuvo en total tres plantillas diferentes y le exigieron al menos llegar a finales de conferencia. Todo esto, teniendo que introducir en el equipo a un miura como Jimmy Butler y posteriormente a Tobias Harris.

En mayor o menor medida, lo logró y le exigieron algo más, ser diferencial en playoffs. La temporada pasada, Stevens se lo comió en la serie contra los Celtics. Eso pesó y mucho en Brett Brown, el cual contra Atkinson y Nurse mostró su mejor imagen. Ajustes ofensivos, defensivos, roles de jugadores mejor definidos… solamente el modo Dios de Leonard les impidió llegar a las finales, de conferencia.

Ahora Brown dispondrá de una temporada más. Se espera que con el núcleo intacto y con una plantilla más equilibrada. Si dispone de todos los ingredientes, la exigencia será máxima. Estos playoffs, para él, deben ser un punto de partida para seguir creciendo como entrenador.

Quién escribe
Abel Caride

Lee más artículos míos

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.