El Celta de Mohamed: pros y contras

análisis táctico del Celta de Mohamed

Después del empate del Celta en Mestalla me coincidió leer en Twitter a varios aficionados. Había división de opiniones entre quienes criticaban el conservadurismo de Mohamed y quienes recalcaban los buenos resultados del equipo. Contento con la experiencia, decidí volver este martes para ver qué se decía tras la pésima imagen mostrada en el empate contra el Getafe. Hay desde quien propone ya destituir al entrenador Mohamed hasta quien pondera la buena clasificación. Mucho mejor que la de Unzué hace un año a estas alturas, por ejemplo. Son los pros y contras resultantes del análisis táctico del Celta de Mohamed. No obstante, hay en el celtismo un sentimiento de enfado y de incomprensión ante lo que están viendo.

El partido contra el Getafe fue realmente dantesco. Un equipo que se pone por delante gracias a un error calamitoso del portero rival y que faltando media hora se echa atrás (alimentado por los cambios de su entrenador). Un gesto totalmente contra natura que le acaba costando el empate. Y gracias, porque mereció perder. La gracia del asunto fue que el gol del empate llegó justo después de que Mohamed metiera el tercer central. Con Roncaglia perdiendo la espalda de manera espantosa y el delantero del Getafe Jaime Mata pudiendo controlar y darse la vuelta para marcar. Con tres centrales. Macabro.

Trayectoria del Celta de Mohamed

El comienzo de temporada fue ilusionante. El Celta ganó en el campo del Levante en la segunda jornada y lo refrendó con una victoria espléndida contra el Atlético de Madrid que espoleó al personal. Lo más positivo era que el equipo por fin estaba subsanando el mal endémico en defensa. Dos goles encajados en tres jornadas. Los planteamientos no eran muy vistosos para una afición acostumbrada al buen fútbol. Pero el Celta de Mohamed, a su manera, funcionaba.

análisis táctico del Celta de Mohamed

Mohamed en el partido del Celta ante el Real Valladolid.

Sin embargo, todo empezó a torcerse en el partido contra el Girona. Aparecieron los errores defensivos groseros que tanto han caracterizado al Celta de los últimos años y el equipo estuvo más bien espeso en ataque. Derrota con tres goles encajados. Luego llegó el partido contra el Valladolid. 20 minutos iniciales primorosos donde el equipo se puso 2-0. Entrada la segunda parte ganaba 3-1, pero de nuevo se dejó dominar, perdió el control y le acabaron empatando merecidamente en el descuento. Premio a una racanería que está caracterizando el análisis táctico del Celta de Mohamed. Historia que se repetía. Después llegó el partido de Mestalla, donde muchos célticos tacharon al equipo de conservador. Estuvo buena del partido por detrás en el marcador y acabó sacando un punto con gol de Iago Aspas.

Conclusiones tras 7 jornadas

Con siete jornadas disputadas, el Celta de Mohamed es octavo con 10 puntos, a 4 del liderato y con 5 de margen sobre el descenso. Visto por el otro lado, el equipo acumula cuatro jornadas sin ganar y solo ha conseguido dos victorias esta temporada. Solo cuatro equipos han encajado más goles. Los defensores del ‘Turco’ Mohamed se agarran a los buenos resultados y tildan de locos a quienes piden la cabeza del entrenador. Los detractores hacen un análisis táctico del Celta de Mohamed y ven a un equipo que no juega a nada, con un fútbol irreconocible, en caída libre y sin frenos.

Los planteamientos conservadores y los cambios defensivos  destacan en el análisis táctico del Celta de Mohamed. Los resultados en contra encienden a una parroquia acostumbrada al buen fútbol. Pero lo peor es que tras siete jornadas el equipo no parece saber a qué juega. Los cambios de planteamiento y de sistema dependiendo del partido parece que han terminado por confundir a los jugadores. Las caras de pesos pesados del vestuario en el partido de ayer, sobre todo de Hugo Mallo y de Iago Aspas, lo decían todo. Además, Mohamed, en rueda de prensa tras el partido, aunque asumía la responsabilidad, tiraba algún que otro dardo contra los jugadores: «Seguiremos buscando jugadores que asuman el compromiso de querer la pelota», indicó. También valoró negativamente la actuación de Fran Beltrán y de Okay Yokuslu.

Análisis táctico del Celta de Mohamed

El nuevo entrenador del Celta, ‘El Turco’ Antonio Mohamed, ha variado planteamientos y sistemas desde el inicio de curso. Empezó con una especie de 4-2-1-3 contra el Espanyol a un 5-2-3 en los siguientes partidos. Contra el Valladolid pasó al 4-4-2, contra el Valencia de nuevo al 5-2-3 y ante el Getafe al 4-4-2. Más que los sistemas, el cambio en los planteamientos es lo que no entiende la afición. Ha habido partidos donde ha salido a mandar con el balón (Espanyol y Valladolid). En otros ha promovido descaradamente el ida y vuelta sabedor de la efectividad de sus delanteros Aspas y Maxi (Levante). Mientras que en un tercer grupo ha salido a estar bien cerrado atrás, cediendo metros y buscando los contraataques (Valencia).

En su once tiene un bloque de siete u ocho jugadores que son siempre los mismos y los restantes tres o cuatro van rotando. Por cierto, Emre Mor sigue desaparecido. Eso sí, siempre que conseguía marcadores a favor en la segunda parte acababa echándose atrás. Craso error, por lo menos en el caso del Celta. El equipo sigue sin saber defender. Por más que se fichen defensas, siguen sin ser lo suficientemente contundentes. En todo caso, la sensación en Vigo es que ‘El Turco’ quiere jugar a una cosa distinta de los jugadores que tiene. Es decir, quiere jugar a defender teniendo jugadores de buen trato de balón. Incompatible. La pérdida del control de los partidos y el no saber administrar ventajas son otros rasgos del análisis táctico del Celta de Mohamed.

Iago Aspas Celta de Vigo

Iago Aspas sigue siendo el líder indiscutible del Celta de Vigo.

Opinión personal del Celta de Mohamed

Entre quienes piden ya la cabeza del entrenador y quienes ponderan la posición en la tabla, a mí me parece que no hay que tender al blanco o negro. Siempre hay muchos grises. El equipo acaba de cambiar de entrenador, ha variado sustancialmente la forma de jugar, lleva siete jornadas y no está mal clasificado. Si la directiva cree en el técnico que ha traído, está claro que debe tener paciencia. Ahora bien, yo no creo. Creo, tras hacer el análisis táctico del Celta de Mohamed, que el equipo no sabe a qué juega (es lo peor que le puede pasar a un equipo) y me irritan considerablemente sus planteamientos defensivos. No sé si el entrenador es el indicado para revertir la situación en cuanto a juego.

He de confesar que yo soy aficionado céltico y amante del buen fútbol que ha caracterizado al Celta en los últimos tiempos. Cuando veo a un Celta que quiere presionar arriba, ahogar al rival, tener la posesión de la pelota, atacar y con gente de la cantera me siento tremendamente representado e identificado. Este Celta bastante rácano y que ha dejado de mirar tanto a la cantera a mí no me gusta. Pero para gustos, colores. Si siguen creyendo en el entrenador no hay razones para destituirlo. ¿Vosotros que pensáis?

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *