Duelo de estilos en el derbi vasco

The following two tabs change content below.

Abel Caride

Amante del fútbol inglés siempre con un ojo en las demás ligas europeas. Gooner y del Athletic. NBA en general, Sixers y Jazz en particular.

Un derbi suele caracterizarse como un partido especial, igualado y competido. San Mamés vivió un derbi igualado entre dos clubes con dos estilos diferentes pero afianzados en sus creencias. El Alavés llegaba a Bilbao con la idea de sacar algo positivo, fuera de casa llevaba cuatro partidos sin encajar goles y con la vitola de haber sacado resultados positivos contra equipos importantes como dos victorias, Camp Nou y Madrigal, y un empate, en el Calderón. El Athletic por su parte llegó al derbi tras un apasionante encuentro de Copa contra el Barça, el cual le pasaría factura en este encuentro, y con su irregularidad liguera.

Valverde planteó un partido similar que contra el Barcelona. La alineación fue algo diferente, dio entrada a Elustondo en el lateral diestro, dejó un doble pivotes Beñat-Mikel Rico y dio la banda zurda a Muniain y la diestra a Susaeta. La ecuación no le salió mal de todo. El Athletic intentó ganar el partido desde la presión y la posesión. Clave fue la intención de anular a Marcos Llorente, lo cual lograron en gran parte del encuentro, y de generar desde atrás un fútbol combinativo que les llevase hasta el gol. El juego del Athletic esta temporada estaba siendo irregular y hoy se vio algo distinto. Beñat entre centrales para dar salida al balón y Muniain dejando la banda para venir al centro, recibir y generar, dejando el carril izquierdo para Balenziaga. La idea no fue mala y el Athletic jugó fluido, tuvo algunas ocasiones la más clara un cabezazo de Laporte, aunque con el paso de los minutos el desgaste de la copa empezaba a hacer mella, ni siquiera la entrada de Williams y San José aportaron frescura, y el Athletic acabó con más empuje y corazón que táctica y cabeza. Faltó más presencia de Aduriz, jugó su partido número 300 con el Athletic, y Raúl García, ambos secados por la defensa rival.

Muniain cuajó un buen partido tacticamente.laliga.es

Por su parte, el Alavés supo en cada momento lo que tenía que hacer. Pellegrino tuvo dos bajas importantes, Pacheco en la portería, con molestias, fue remplazado por Ortolá el cual cuajó una buena actuación. La baja clave sería la de Theo Hernández en el lateral zurdo, suplido por Raúl García. Dicha baja se notó bastante ya que las subidas de Theo por la banda, en contragolpes sobre todo, suelen ser bastante efectivas. Sin embargo tanto Raúl García, aunque sufrió algo con Susaeta no con Williams, como el resto de la defensa vitoriana cuajaron un enorme partido. El planteamiento fue claro, desgastar al rival, ser fuertes en defensa, buscar el error y contragolpear. La fórmula de Pellegrino tuvo éxito, logró secar el dúo Aduriz-Raúl García y consiguió un empate importante. Pero pudo haber tenido más éxito si Camarasa, tras error de Elustondo, al palo, y Deyverson, tras error de Laporte, disparó al muñeco, Iraizoz, hubiesen materializado las únicas dos ocasiones claras que tuvieron.

Un derbi igualado con dos equipos de ideas claras. Para el Athletic el punto no es bueno, ya que vuelve a desaprovechar auparse a puestos europeos, pero tampoco es malo dado la exigencia física que dio tres días atrás contra el Barcelona. La pega para el Athletic la lesión de Kepa el cual fue sustituido en la primera parte por Iraizoz. Para el Alavés el punto es muy importante ya que sigue sumando de cara a la salvación y más en un feudo tan complicado como San Mamés, pero dejando la sensación de que lo tuvieron ahí para sacar los tres puntos.