Arsenal: la era Unai Emery no comienza con buen pie

cómo juega el Arsenal de Emery 2018-19

El verano pasado se declaró como revolucionario por parte del Arsenal. Arséne Wenger dejaba el club de su vida para dar paso a un nuevo proyecto declarado «continuista», pero con matices. Unai Emery fue el elegido para liderar ese cambio y pese a que todo era optimismo y aires nuevos, la temporada ha dejado más sombras que luces. Quizás no sea objetivo, o quizás sí, pero aquí va mi análisis de la temporada 2018-19 del Arsenal.

No es oro todo lo que reluce

Al aficionado del Arsenal se le vendió un cambio, de la era Wenger, trabajado. Se le vendió un cambio meticulosamente analizado, pero no es oro todo lo que reluce. Echemos las vistas al final de la temporada 2016-2017. El Arsenal acababa quinto a un punto del cuarto, el Liverpool, y a tres del tercero, el City. Es decir, el Arsenal se quedaba fuera de la Champions con 75 puntos, la puntuación más alta de un quinto clasificado en Premier. Esa temporada, el Arsenal ganó la FA Cup eliminando al City de Guardiola en semifinales y ganando la final al campeón de la Premier, el Chelsea de Conte.

Esa temporada se estipulaba como la última de Arséne Wenger al frente del club. Era la primera vez que el alsaciano llegaba al final de la misma sin renovar. Su idea, así lo mencionaron periodistas afines al club y de total credibilidad, era irse. No fue así y se preguntarán el porqué. Muy fácil, el club no había planificado la vida sin él. Con ello, Wenger aceptó renovar. Aceptó una última bala, cargada de maldad, que acabó siendo la de su ejecución. Tras aceptar la renovación, el club se puso manos a la obra. Llegaron un sin fin de personas tanto en el apartado directivo como el técnico, se venía la última bala de Arséne Wenger.

La última temporada de Wenger fue pésima. A lo deportivo, se le unió un ambiente crispado y alentado por los medios y por parte del «aficionado» gooner, con plataformas potentes. A eso, hubo que añadir el caso Alexis Sánchez que contaminaba un vestuario ya de por sí perdido. Todo eso acabó con la peor temporada del viejo en sus más de 20 años al frente del Arsenal.

Unai Emery no era el objetivo del Arsenal

El bueno de Emery llegó al Arsenal en medio de una pequeña tormenta. Su tesitura no era fácil pero aceptó el reto. Es bien conocido que Emery no era de las primeras opciones. Ni siquiera estaba en la primera lista de entrenadores. Se sondeó a Allegri y a Luis Enrique, pero se acabó negociando con Mikel Arteta. El contrato estaba ahí, redactado pero en el club entró el pánico. ¿Dar la era post-Wenger a un novato? Se preguntarían mientras los calzoncillos cogían tono marrón.

Cambiaron el rumbo, in-extremis, y prefirieron a un entrenador «contrastado» que diese resultados desde ya. Ahí llegó Emery, a la entrevista, el cual estaba negociando, según prensa local, con la Real Sociedad. Emery «impresionó» con su dossier de cómo mejorar, individualmente, a cada jugador y cómo eliminar las falencias defensivas del equipo.

¿Cómo ha sido el año I de Unai Emery en el Arsenal?

La primera temporada de Emery no ha sido fácil, ni para él, ni para el club, ni para el aficionado. La ilusión y las expectativas estaban ahí. El mercado fue bueno, llegaron Leno, Sokratis, Torreira, Guendouzi y Lichsteiner, dentro de las posibilidades del Arsenal. El equipo comenzó con dos derrotas, City y Chelsea, pero pronto se recompuso. El juego no era el más vistoso, pero aún se veía algo de Wengerball y pequeñas pinceladas de lo que Emery proponía. Y, es que esa era la idea o al menos esa era la esperanza del aficionado, que Emery resolviese las falencias defensivas y mantuviese el juego que tanto caracterizaba al Arsenal. Esto no duró mucho porque, inexplicablemente, a Emery le dio un ataque de entrenador.

Todo comenzó con la exclusión de Özil y Ramsey del once inicial. Dos jugadores en los que Emery, palabras textuales, «quería construir». ¿Razones? Ramsey porque el club decidió retirarle el contrato, de renovación, que habían negociado y concordado previamente. ¿Özil? Una mezcla de economía, su sueldo, y marcación de territorio, por parte de Emery. ¿Consecuencias? El equipo se vino abajo. El tramo desde mediados de diciembre hasta mediados de febrero, fue el tramo donde el Arsenal empezó a desvelar todas sus falencias, previamente escondidas por la efectividad de cara a portería. Emery intentó darle demasiadas vueltas de rosca a todo y eso perjudicó. Por suerte, reculó y el equipo volvió a una buena senda, obviando algunos encuentros de Europa League.

Final de temporada desastroso

Arsenal llegó al tramo final de temporada con posibilidades de top 4 en Premier League y con posibilidades de ganar la Europa League. En Premier League las posibilidades eran altas por varios factores. El primero, que el club se estableció en el top 4 a falta de pocas jornadas. El segundo, que tanto Chelsea como United y Tottenham estaban teniendo un irregular final de curso. ¿Qué pasó? En el tramo decisivo el Arsenal cuajó 4 jornadas sin ganar. Lo sangrante es que fueron humillantes derrotas ante el Palace, Wolves y Leicester y un empate, cuando se jugaban el todo por el todo, en casa contra el Brighton. Eso mató las posibilidades del Arsenal pese a que sus rivales también hacían el ridículo.

Quedaba jugar una mano, la Europa League. Una Europa League donde el desempeño fue en plan doctor Jekyll y Mr Hyde. Derrotas, en la ida, ante el Bate Borisov o el Rennes fueron suplidas por buenas victorias en la vuelta. Contra Nápoles y Valencia, se mostró una imagen seria y se consiguió el pase sin muchas dificultades. Después llegó la final, contra el Chelsea. Un Chelsea que llegó con bajas y envueltos en un clima inestable. Desencuentros en los entrenamientos, un Sarri constantemente señalado con un plantel que parece no creer en él, Hazard pensando en el Real Madrid… ¿Arsenal? Llegaba relativamente bien. El espíritu era bueno además, venía de ser mejor que el Chelsea, en enfrentamientos mutuos, esta temporada añadiendo también, que en estos últimos años, en lo que a finales se refiere, el Arsenal iba 3-0 a su favor.

La final fue la culminación, y la máxima expresión, de una temporada de altibajos. Una primera mitad bastante seria, cierto es que sin ser incisivos, y una segunda mitad indigna de un club como el Arsenal y sobretodo de una final europea.

Nota final del Arsenal de Emery: rozando el suspenso

El objetivo era claro, volver a Champions League. No se consiguió y por eso considero la temporada de esa forma. El problema, creo yo, ha sido coger de referencia la temporada pasada. Entiendo que se coja porque ha sido la temporada predecesora, pero el contexto era diferente, muy diferente. Con un plantel reforzado, y en puestos clave, más un Aubameyang ya aclimatado la mejoría debería notarse. Si a esto le sumas un ambiente limpio de crispación pues el contexto era aún más favorable para mejorar considerablemente la temporada pasada.

Con simples datos en la mano, Arsenal terminó, en Premier, con los mismos goles en contra que la temporada pasada, 51 goles. Prácticamente con los mismos a favor, 73 esta y 74 la pasada. En puntuación, se consiguieron 7 puntos más. En las copas, esta temporada hubo eliminaciones tempranas. La Europa League quizás es donde se pueda ver un mejor bagaje, no mucho vista la final, ya que la temporada pasada se cayó en semifinales ante el Atlético de Madrid. Por ello, en cuanto a resultados el cambio no es muy considerable.

Matteo Guendouzi Arsenal 2018-19

Cambios, ideas, pero sobretodo Arsenal

El verano se antoja convulso. Emery debe seguir por lo que el mayor cambio debe ser mental y de plantilla. ¿Mental por qué? Fuera lucha de egos, como la de Sanhelli para tener más poder y que llevó a Mislintat a salir. También, se debería quedar fuera la lucha por marcar territorio. No le salió bien a Unai, quizás influenciado por su etapa en el PSG y las malas experiencias allí, el tomarla con X jugadores para imponer respeto, un respeto que ya tenía, por cierto.

Los cambios en la plantilla son necesarios y lo son por varios motivos. El primero, es que tanto Ramsey como Cech, Welbeck y Lichsteiner se van por fin de contrato. A ello hay que añadir la poca influencia de los Jenkinson o ElNeny y la descarga, tanto salarial como para hacer caja, de Mustafi o Mkhitaryan. Dejo a un lado a Mesut Özil porque su caso es diferente.

Mesut Özil no justifica su sueldo, si lo hiciese probablemente no estaría en Arsenal, pero su temporada hay que analizarla en un contexto en el que se le apartó del equipo y en el que se le pidieron funciones alejadas de un 10 natural como es él. El club lo quiere fuera, pero él no se quiere ir. Si se queda, que no se cometa el mismo error. Si se queda, poténcienlo, cuídenlo y probablemente el rendimiento de Mesut sea mayor que el mostrado esta temporada.

Fichajes sí, pero cantera también

Dos cosas le achaco al bueno de Emery, el estilo y la poca chance a los pipiolos de la cantera. Arsenal es un club que, en mayor o menor medida, tira de los chicos del filial. Sin embargo, esta temporada Emery ha olvidado completamente ese tipo de jugador. Obviemos a Ainsley Maitland-Niles, que ya venía siendo parte del primer equipo en temporadas pasadas, o a Matteo Guendouzi que fue un fichaje veraniego y hablemos de los Mavropanos, Willock, Nkeitah, Saka y compañía.

No puede ser que utilices a jugadores como Xhaka o Lichsteiner en posiciones que no son las suyas en vez de sacar a un pipiolo para que se muestre. Y, no puede ser cuando constantemente recalcas esa importancia de dar chance a los jóvenes del filial. Tampoco puede ser, que no se punte en ellos, cuando el Arsenal juega en el mercado con un presupuesto ajustado. , tampoco puede ser cuando estamos ante una de las camadas más importantes de las últimas décadas.

¿Mercado de fichajes para el Arsenal? Ah shit, here we go again.

El Arsenal vuelve a afrontar un mercado con presupuesto ajustado, la historia de nuestra vida. El presupuesto rondará los 60M de euros, ventas a parte. Con eso el club debería afrontar tres fichajes primordiales, un central, un lateral zurdo y un extremo. ¿A partir de ahí? Pues más posiciones si sigue habiendo cash en caja. El puesto de defensa central es primordial porque Koscielny ya tiene una edad, y podría irse, Sokratis ya tiene otra y Mustafi es lo que es. Chambers y Bielik podrían quedarse para sumar, pero había que traer jerarquía y eso, en el puesto de central, no es fácil de encontrar.

Kieran Tierney Celtic Glasgow 2018-19 - Cómo juega

El lateral zurdo también es un puesto clave. Monreal está en declive, por edad, y Kolasinac ha demostrado que, ofensivamente, suma pero defensivamente resta. ¿Nombres? Por precio, edad y potencial, Kieran Tierney encaja como anillo al dedo. Es un lateral zurdo con mucha presencia, jerarquía y muy maduro pese a su juventud.

En el puesto de extremo ya hay más dudas, sobretodo a raíz de los nombres que suenan. ¿Qué debería hacer el club? A mi modo de ver, dependería de los nombres sobre la mesa. Prefiero gastar más en asegurarme un buen central y un buen lateral a tener que partir la diferencia para traer a un extremo que no dé un salto cualitativo considerable. Con este punto, prefiero apostar por Reiss-Nelson, Xavier Amaechi o Bukayo Saka. Sí, por edad es un riesgo, pero uno asumible porque son chicos de la casa con hambre de hacerse hueco en el primer equipo.

¿Qué otros puestos debería reforzar el Arsenal? Aquí todo dependería de si hay salidas inesperadas, y pongo el ojo en Lacazette o Aubameyang. El no haber clasificado para Champions League hace que el riesgo de tener que vender esté ahí. Si alguno sale, habrá que reforzar y si no, Nkeitah perfectamente puede actuar de backup. La portería, con la salida de Cech, también necesita nuevo inquilino que haga pelea con Leno.

Han habido noticias de que el club busca portero y me sorprendieron los nombres, tipo Sommer, porque son nombres de porteros «titulares» y que costarían bastante. Esto me llevaría a pensar, si son cierto los informes, de que Leno no parece muy del gusto del entrenador. Algo difícil de creer porque la temporada de Leno ha sido de 10. De todas formas, creo que Emi Martinez debería tener su chance como segundo portero. Su cesión, en el Reading, fue exitosa.

¿Quién sustituirá a Aaron Ramsey en el Arsenal?

La metedura de pata, en el caso Ramsey, ha sido histórica por parte del club. Se vendió que, económicamente, sería perjudicial para el equipo y nada más lejos que esa mentira. Que el equipo se viniese abajo cuando Ramsey cayó lesionado, no fue casualidad. Jugador diferencial en la cancha y al que ahora hay que encontrarle sustituto.

Repaso a la carrera de Aaron Ramsey en el Arsenal tras su fichaje por la Juventus.

Ese iba a ser Denis Suárez, entre cesión y sueldo el Arsenal invirtió unos 5M de euros, pero no ha sido así. Petición expresa de Emery, su presencia fue testimonial y nada productiva. Entonces, ¿quién podría ser su recambio? No hay que buscar muy lejos, Joe Willock y en cierta manera Smith Rowe podrían suplir a Ramsey. A corto plazo, no darán el mismo impacto pero tienen potencial para darlo a medio-largo plazo. La cuestión es si Emery les dará la chance para demostrarlo.

Mi opinión sobre este Arsenal de Emery

En los últimos años he asumido que el Arsenal se ha alejado de otros clubes Premier League. La política de autosuficiencia tiene esto, competir en desventaja. Siempre que lo digo, me sacan un caso único y que sucede una vez cada muchas décadas, el Leicester. Ese caso fue distinto, fue algo precioso y puntual. Algo que, tardaremos en ver y solo hay que ver qué le ha sucedido al Leicester en temporadas posteriores. Para que el Arsenal vuelva a pelear una Premier, tiene que dar con una buena generación que tenga un año casi impecable. Fíjense en el Liverpool, que también fue a base de buena inversión, que ni teniendo un año impecable ha podido campeonar.

Para llegar a esa generación, el Arsenal no lo va a poder hacer a base de talonario. No podrá fichar un Alisson o van Dijk y por ello es fundamental apostar por la cantera y por fichajes tipo Guendouzi. Jóvenes prospectos a los que cuidar y hacer crecer en un buen entorno porque ahora, a diferencia de hace algún lustro, sí podemos retener a esas promesas que despunten. Tengo fe, mucha, en la nueva camada que viene y tengo fe, y mucha, en el tipo que dirige la academia. Per Mertesacker está haciendo un trabajo espléndido. Siempre intentando mejorar a los entrenadores, buscando clubes afiliados a los que ceder o con los que compartir ideas de mejora, etc.

Per Mertesacker es todo lo bueno que necesita este Arsenal. Alguien que ha estado aquí años y que trabaja con el corazón en el equipo. Algo que quiero para la actual directiva y algo que extraño para la misma. No quiero gente que nos tome como un trabajo más, como un negocio y de eso hay mucho en la actualidad. Si le dan el mando a alguien de la casa, a alguien que sepa qué es el Arsenal, probablemente las cosas nos irán mejor. De momento, hasta que llegue ese alguien espero y deseo que el dúo Sanllehi-Emery lo hagan bien, y no por su bien sino por el del Arsenal.

Unai Emery

Tengo sentimientos encontrados con él. No es el tipo de entrenador, por estilo, que me guste pero se le nota que es un buen hombre. Llegó al Arsenal y parece muy agradecido de ello. Constantemente habla cosas buenas del club, siempre ensalzando a Wenger y las cosas buenas que dejó, y, a diferencia de otros, parece que se está empapando del mismo.

Pese a que no sea un entrenador de mi gusto, no le deseo mal porque si le va mal a él, le va mal a mi club. Espero, y deseo, que aprenda de sus errores esta temporada. Que vuelva un poco a la idea que él mismo decía tener, mezclar sus cosillas con las cosillas que Wenger había dejado, porque fue el mejor momento del Arsenal esta temporada. Si hace eso y deja de lado su manía de «provocar fricción» con los jugadores, le irá mejor.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *