The following two tabs change content below.
Graduado en Magisterio Infantil y estudiando un Máster de Periodismo. Fútbol como manera de vida. Un balón, dos porterías y 22 futbolistas es suficiente para ser feliz

Cuando hace unos dos años Peter Lim cogía al Valencia CF todo era felicidad y alharacas en tierras del Turia. El magnate asiático se iba a hacer cargo de la altísima deuda que tenían los ches para después hacer un equipo campeón que pudiera competir por todo.

Todo parecía que iba viento en popa en Mestalla, los fichajes de Negredo, Mustafi, Gomes o Enzo Pérez animaban a una afición que parecía que volvía a recuperar la ilusión por ver a su Valencia. Las épocas en las que salían a escena estrellas como Ayala, Baraja, Piojo López o Cañizares, donde se ganaban cosas y se peleaba por gran parte de los títulos, parecía que podían volver.

Mestalla

Mestalla. www.ecofoot.fr

Pero el cuento de hadas protagonizado por Peter Lim pronto iba a cambiar a un negro oscuro. Es verdad que respecto a la sostenibilidad del equipo a nivel financiero, el Valencia no se puede quejar a pesar de que todavía tiene deudas con la famosa fundación. Pero a nivel deportivo los ches este último año han sido un desastre, fuera de Europa y sin absolutamente tener ninguna opción a ganar nada.

Baile de entrenadores la campaña pasada

El baile de entrenadores sin ton ni son desde Nuno hasta el actual Ayestarán no ha ayudado a que el equipo se asiente y establezca unas bases y un proyecto solvente como el que debe tener uno de los equipos más importantes de España.

Primero fue Nuno, que en su primera campaña cumplió dejando al Valencia en Champions. Pero su segunda temporada estuvo lastrada por sus problemas con diferentes futbolistas de la plantilla, sobre todo con Negredo. Los malos resultados y el mal rollo con los jugadores acabaron de echar al míster luso, que salió claramente por la puerta de atrás.

Luego llegó el caso más sonado, Gary Neville. La directiva asiática no tuvo la mejor idea que dejar en manos de un entrenador casi amateur y con un cargo en ese momento de la selección inglesa el devenir del conjunto valenciano.

Neville

Gary Neville con el Valencia. www.panorama.com.ve

Como cabía esperar el cargo del inglés fue esperpéntico, encajando multitud de derrotas e incluso con la cercanía al descenso. La guinda del espanto del técnico británico ocurrió en las semis de Copa del Rey frente al Barça donde los ches cayeron por 7-0 en el partido de ida, un nuevo cambio de aires se avecinaba.

Ayestarán míster actual de los ches y sustituto de Neville

El siguiente en entrar en la lotería de entrenadores fue y sigue siendo Paco Ayestarán, hombre de la casa que ha entrenado junto a hombres como Benítez o Quique Flores, tanto de preparador físico como de auxiliar técnico.

La experiencia en los banquillos como primer entrenador de Ayestarán es bastante escueta. Empezó a ejercer esta función en 2013 en México, pasando luego por Israel y acabando su corta aventura en el Santos Laguna en 2015.

Ahora con poco tiempo que perder el de Beasain se enfrenta a un toro difícil de lidiar, con una plantilla muy cambiante, una afición muy pasional que no va a pasar una al equipo y una directiva que no sabe gestionar un club de fútbol, el reto es muy difícil y los comienzos en Liga no hacen presagiar un futuro lleno de alegría para los de Mestalla aunque esto acaba de empezar.

Salida de Salvo y Rufete del club, momento clave para el Valencia actual

El 1 de julio de 2015 Amadeo Salvo decide salir del consejo de administración del Valencia. El empresario valenciano dimite de su cargo por discrepancias con la directiva y con él se va el director deportivo de ese momento del Valencia, Rufete.

salvo

Amadeo Salvo. levante-emv.com

Para explicarlo de la manera más sencilla posible Salvo representaba el valencianismo y los valores de un club centenario como el Valencia. Era el que controlaba los movimientos del capital asiático en favor de la entidad y su afición y por último era el símbolo de un Valencia creyente después del sufrimiento de la teórica desaparición de la institución.

La salida de Salvo y Rufete no apareció en grandes portadas ni mucho menos, ni se le dio excesiva importancia ya que las arcas volvían a estar con dinero pero a la larga creó una junta de administración completamente foránea que ha movido el club como ha querido a pesar de salvarlo de la quiebra. La junta de Lim junto a Jorge Mendes han creado su coto de caza particular en Paterna donde mueven las piezas como les interesa sin tener en cuenta el amor incondicional de una afición que no para de darse de bruces estas últimas temporadas.

Salida de jugadores clave, Mustafi, Gomes y Alcacer

El Valencia CF en lo que va de verano se ha deshecho de tres futbolistas que el año pasado fueron de gran relevancia y representaban valores importantes en el club, ya sea por su calidad y clase, por su presencia o por su lugar de nacimiento.

Gomes y Alcacer han sido vendidos al FC Barcelona, resonando con más fuerza a pesar de ser una venta inferior la de Paco Alcacer. El de Torrens era el ídolo de la Curva Nord, era el último bastión de jugador de la tierra con el que la afición se veía identificado dentro de tanto desorden y no saber hacer las cosas. Al igual que como ocurre en la mayoría de los clubes de fútbol la afición no tiene voz y lo único que se escucha es el rechinar de las euros en caja, una pena la verdad.

Alcacer

Paco Alcacer con el Valencia. bolsamania.com

Por último Mustafi ha sido vendido al Arsenal. El central alemán era una de las piezas clave del proyecto del Valencia del año pasado comandando la zaga che con personalidad y con seriedad pero al igual que ha ocurrido con Alcacer y Gomes ha cogido las maletas para Londres para vivir en lugares más tranquilos donde no haya tantos desaguisados, que es lo que al fin y al cabo quiere un futbolista.

Fichajes para ilusionar, no todo es malo para los del Turia

Aunque las salidas de Gomes, Mustafi y sobre todo Alcacer han hecho mucho daño a una afición que cada vez cree menos en su equipo la dirección deportiva se ha movido este verano para realizar incorporaciones de jugadores importantes que den un toque de calidad al bloque de Ayestarán.

Nani, Garay, Mangala o Munir han llegado o llegarán en las próximas horas para relevar las bajas antes comentadas. Calidad, veteranía y juventud se juntan entre estos cuatro futbolistas de buen nivel que deberían ayudar al Valencia a poder levantarse poco a poco del letargo que ha sufrido durante este esperpéntico año

Resumiendo

El Valencia se presenta este año frente a la Liga con una palabra clave, inestabilidad. Los ches llegan con muchísimas dudas, como se ha podido reflejar en las dos primeros jornadas del campeonato donde han sacado cero puntos.

La organización en este mercado de verano no ha sido ni mucho de menos de 10 para el consejo de administración, que se tendrá que mover de perlas para poder hacer un equipo competitivo para un club con la historia del Valencia y una afición ferviente que no va a pasar una a los chicos de Paco Ayestarán.