Villarreal CF: El ‘Oporto’ español

Roig y Llaneza, ejemplos de gestión.
The following two tabs change content below.

Ferran Andrés

Desde 2013 cubriendo la información del Valencia Basket desde diferentes radios y webs. Director de El Show de la Canasta. Marketing digital. En esta web me encontrarás hablando de fútbol.

Desde su ascenso en 2000, el Villarreal CF se ha caracterizado no sólo por ser uno de los pocos clubes junto Barcelona, Real Madrid o Sevilla capaces de mantenerse en los puestos nobles de la tabla sino también por su habilidad y rentabilidad en la compraventa de jugadores. La venta hace unas semanas del joven defensa Erick Bailly al Manchester United por 40 millones de euros ha supuesto la guinda del pastel a una enorme gestión financiera siendo la venta más importante del club castellonense en toda su historia. El tándem que forman desde hace unos años Roig y Llaneza, presidente y consejero delegado respectivamente, ha reportado al Villarreal suculentos beneficios económicos en la venta de jugadores que a su vez han llevado al club a escribir las páginas más doradas de su historia, cómo la de alcanzar las semifinales de la Champions en 2006. El éxito más reciente de este modelo de gestión es que está temporada el club amarillo volverá a disputar la Champions, o al menos la fase previa, tras ser cuarto en Liga con suficiencia.

El modelo económico-deportivo que rige el Villarreal se remonta a partir del ascenso en el año 2000, tres años después de la llegada de Fernando Roig. El submarino amarillo empieza a  apostar por el mercado sudamericano con la incorporación de jóvenes promesas como Riquelme, Marcos Senna, Diego Forlán o Godín. Su compra es a precio de ganga comparados con la plusvalía que reciben en sus posteriores ventas. El de Forlán es el caso más llamativo al ser el primer bombazo financiero del Villarreal. Llegó en 2004 por 3 millones de euros tras marcar 17 goles en 90 partidos con la elástica del Manchester United y fue vendido al Atlético de Madrid por 23 tres años y 59 goles después, convirtiéndose en el máximo artillero de su historia. También destacan otros caso como el de Godín por el que el Villarreal pagó 3 millones en 2007 por su pase y lo vendió por 9 millones también al Atlético. O el de Cáceres cuya plusvalía fue de 14 millones de euros tras incorporarlo el Barça en 2008 con sólo año y medio de propiedad amarilla habiendo jugado apenas en el equipo castellonense.

Roig y Llaneza, ejemplos de gestión. Análisis ventas Villarreal

Villarreal. Roig y Llaneza, ejemplos de gestión.

Los importantes dividendos obtenidos por el conjunto amarillo recuerdan al Oporto, el gran tiburón financiero de Europa en cuanto a rentabilidad de sus inversiones se refiere. Llegar a ser comparado con los dragones de Pinto Da Costa no es moco de pavo. Es hacerlo con el mejor club. La escuadra portuguesa es el mejor ejemplo de cómo comprar barato, maximizar el rendimiento deportivo del jugador a nivel individual y colectivo durante su estancia y multiplicar casi por 10 sus beneficios económicos cuándo son vendidos. Casos flagrantes como el de Radamel Falcao adquirido de River Plate en 2009 por 5,5 millones y vendido sólo 2 años e infinidad de títulos en Portugal después por 45 al Atlético. O el de James Rodríguez cuyo coste fue aún más bajo (5,1 millones) cuándo empezaba a despuntar con 23 años en Colombia obteniendo el mismo rédito que por Falcao un año después. O la mayor operación del presidente Pinto Da Costa: comprar a la liga japonesa al semidesconocido Hulk por 13,5 y venderlo un verano después por 55 millones más 7 en variables en lo que ya es la mejor venta de la historia de los ‘Dragoes’. La venta de Bailly por parte de la entidad amarilla lo iguala con las mejores operaciones de la referencia europea en este ámbito al tiempo que sigue cosechando éxitos deportivos. España ya tiene su particular Oporto.