¿Son los Washington Wizards un proyecto estancado?

Scott Brooks Bradley Beal Washington Wizards

Reconstruir o reinventarse, esa es la cuestión para los Washington Wizards. La bomba lanzada por Woj agitó la NBA. John Wall, Bradley Beal y compañía estaban en el mercado. La noticia pilló por sorpresa a propios y extraños, pero la realidad es que el proyecto de los Washington Wizards parece haber tocado techo hace rato.

Desde la llegada de John Wall, eje sobre el que reconstruir la franquicia, los Wizards fueron creciendo hasta afianzarse en los puestos nobles del este. Primero con Wittman y ahora con Brooks los Wizards han estado, se les ha esperado, pero nunca han llegado.

Wizards: expectativas incumplidas, proyecto endeudado

Los Wahington Wizards, como hemos dicho, llevan años en los puestos nobles de la conferencia este. Salvo una mala temporada, 41-41, que no pisaron los playoffs, llevan siendo asiduos a ellos 4 años. El problema radica en que las expectativas fueron más altas y por lo tanto fueron incumplidas. Los Wizards en las últimas 5 temporadas han llegado 4 veces a post temporada, siendo 3 de ellas semifinales de conferencia. Ese fue su techo y ese fue su punto de partida de cara a reforzar el proyecto para alcanzar cotas más altas.

Con tan altas expectativas, el siguiente paso de los Wizards era reforzar y afianzar el mismo. Buscaron durante algunos años una tercera estrella que acompañase a Wall y Beal para dar un paso más en el proyecto. No lo consiguieron y dieron el paso más fácil pero a la vez erróneo, mantener a toda costa lo que ya tenían.

La renovación de Ian Mahinmi en verano de 2016 a razón de 64 millones de dólares por 4 años aún les pesa. Qué decir el igualar la oferta de los Nets por Otto Porter de 106 millones por 4 años. Esto les ha llevado en una huida hacia delante que terminó con John Wall y sus 170 millones por 4 años que entrarán en vigor a partir de la próxima temporada.

Ian Mahinmi Washington Wizards

Ian Mahinmi sacó un contratazo de la desesperada situación de los Washington Wizards.

Todo esto ha llevado a los Wizards a una incapacidad de poder atraer buenos agentes libres por falta de espacio salarial. Un espacio salarial que tendrá, próxima temporada, casi 110 millones comprometidos en 4 jugadores siendo los antes mencionados más Bradley Beal. En este contexto se debe mover una franquicia que quiere aspirar a más pero que no está encontrando las herramientas para ello.

¿Agitar el avispero o reconstrucción?

Esa es la pregunta que me hago. Que todo esto haya podido salir a la luz puede verse de dos formas, agitar el avispero o querer reconstruir. ¿Agitar el avispero? Dar un toque de atención público a un equipo puede hacer que estos reaccionen y comiencen a rendir colectivamente, queda temporada por delante. Puede salir bien, rendimiento inmediato, o puede hacer que todo explote y llegue el segundo punto, reconstruir.

La reconstrucción sin embargo no será fácil para los Wizards. Cierto es que de cara al verano los Washington Wizards van a liberar hasta 9 salarios. Sólo Troy Brown Jr, rookie, y Dwight Howard, player option, más los 4 antes mencionados tienen salario garantizado para el próximo año. Sin embargo, la tesitura está en los 4 mosqueteros.

¿Qué jugadores pueden salir de los Wizards?

  • Bradley Beal. Quizás sea el más atractivo para poder traspasar. De los mejores escoltas en la actualidad. Firmó en 2016 un contrato de 127 millones por 5 años. Le quedan 3 siendo un contrato muy adecuado a su rendimiento. Anotador incontestable con buenos porcentajes de tiro. Con apenas 25 años es un jugoso caramelo para cualquier franquicia. Sixers, Spurs o Wolves serían muy buenas opciones.
  • John Wall. Uno de los mejores bases de la NBA del que siempre se espera un poco más. Líder de estos Wizards, no ha podido llevar a la franquicia a cotas más altas. Con 28 años puede ser pieza clave para cualquier franquicia. Sin embargo, su reciente contrato de 170 millones por 4 años, imposibilita a muchas franquicias hacer un movimiento por él. Jazz, Suns…
John Wall 2018-19

El contrato de John Wall es un problema para el futuro de los Washington Wizards.

  • Otto Porter. Los Nets se dedicaron a tocar las narices a algunas franquicias, todas picaron. Con los Washington Wizards no fue menos y picotearon en Otto. Wizards también cayeron y lo renovaron por 106 millones en 4 años. En su defensa estaba la esperada progresión de Porter, la cual parece estancada a sus 25 años. ¿Franquicias interesadas? A bote pronto Pelicans podría ser un buen destino para él.
  • Ian Mahinmi. Entra en su último año y sí podría ser buena moneda de cambio aunque lo lógico sería quedárselo o buscar una rescisión del mismo. Esto o meterlo en algún contrato con terceros para atraer algún joven a cambio de la posibilidad de liberar salario en verano.
Salarios y contratos de los Washington Wizards

Congestión salarial, a corto plazo, para los Wizards. basketball-reference.com

¿Qué movimientos podría haber en los Washington Wizards?

Fuera de ese núcleo, y siempre pensando en reconstruir, los Wizards podrían hacer movimientos interesantes. Markieff Morris podría ser una pieza clave para cualquier franquicia, Sixers por ejemplo, en el puesto titular de ala pivot. Kelly Oubre, mala temporada de momento, con apenas 22 años ha mostrado buenos destellos de lo que podría ser. La cuestión sería la cuantía en su renovación futura. Por lo demás, jugadores para meter en algún tipo de traspaso a tres bandas o para recibir alguna ronda suculenta. La conclusión es que la reconstrucción, pese a tener buenos activos, no parece sencilla para los Wizards.

¿Es Scott Brooks intocable en los Washington Wizards?

En todo el revuelo poco se ha hablado de la figura de Scott Brooks. Su llegada a los Washington Wizards fue una brisa de aire fresco. Los Wizards conseguían su mejor balance desde la temporada 78-79. Llegaron a las 49 victorias e hicieron unos playoffs de mucho mérito. Eliminaron a los Hawks en primera ronda y llevaron la serie contra los Celtics al séptimo partido. Equipo bonito de ver y expectativas cumplidas a la espera de dar un paso más. Paso que no se dio la temporada pasada. Temporada llena de dudas en la que los Wizards entraron como octavos de conferencia y apenas dieron batalla a los Raptors en primera ronda.

Durante la pasada temporada sí se criticó mucho la figura de Brooks, pero la franquicia aguantó el chaparrón. Esta temporada parece que ha perdido el vestuario. Se filtra que algunos jugadores han tenido encontronazos con él. No da con la tecla para que sus pupilos plasmen sus ideas en la chanca. En consecuencia, los resultados no están llegando. Agitar el avispero está bien. Hablar de traspasar a todo el equipo, también está bien. Pero, la figura del entrenador siempre es más fácil cambiarla y recibir, o no, resultados en consecuencia.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.