Phil Jackson, el señor de los anillos

¿Cuántos anillos tiene Phil Jackson? ¿A qué equipos ha entrenado? Dos anillos como jugador con los Knicks y una carrera construida a base de inteligencia en la cancha. Las limitaciones físicas hacían que no pasara de un jugador de rol. Solamente tras el segundo anillo y la retirada de muchos pesados de la plantilla hizo que saltara a la titularidad. Y creo que la mejor manera de introducir a Jackson es con una de sus frases más célebres:

«No hay nada más eficaz que una derrota humillante para focalizar la mente.»

Cita extraída de su libro «Once anillos» (2013).

Equipos entrenados por Phil Jackson

A continuación, vamos a analizar la trayectoria como entrenador de Phil Jackson. Así, desgranaremos sus éxitos y fracasos, además de poder responder a la pregunta de cuántos anillos tiene Phil Jackson.

Chicago Bulls (1989-1998)

Dos años como entrenador asistente y moldeando en su cabeza el ataque en triángulo. Cuando consiguió el ansiado ascenso, Jordan todavía no tenía ningún anillo. Los Pistons arrebatan los sueños de los Bulls una y otra vez. Esto ocurriría por última vez en 1990, cayendo en siete partidos.

Scottie Pippen - Michael Jordan - Phil Jackson - Chicago Bulls

Primer three-peat (1991-93)

La mejora en el juego de los Bulls era evidente y se confirmó al año siguiente. Pistons aplastados y fin de la era de Magic. Jordan ganaba su primer anillo y comenzaba una nueva era. Nuevo anillo en 1992 y a por el three-peat. Solamente los Celtics de los sesenta habían conseguido tal hazaña. Como rival, el MVP Charles Barkley y sus Phoenix Suns. 41 puntos de media de Jordan y tercer anillo para el maestro Zen. Pero la retirada de Jordan provocaba un nuevo reto.

Un nuevo reto (1993-1995)

Con Michael Jordan retirado, los Bulls tenían un reto apasionante: demostrar que podían ganar sin él. Y en la primera temporada no lo hicieron nada mal. 55 victorias, una de las mejores defensas de la liga y un juego muy coral, con Scottie Pippen haciendo su mejor temporada. Siete partidos necesitaron los Knicks para eliminarlos (con gran polémica en el quinto) y poner fin a lo que hubiera sido una de las hazañas más grandes de la historia. A pesar de la eliminación, Phil Jackson demostró tener alternativas a Jordan.

Al año siguiente la situación se torció considerablemente. Pero la vuelta de Jordan y un 9-1 en el mes de abril salvó la temporada para los Bulls. A pesar de la vuelta del mejor jugador de la historia, los Bulls cayeron ante los Magic en seis partidos en semifinales de conferencia.

Segundo three-peat (1995-1998)

Uno de los casos donde se demostró más lo bien que gestionaba Phil Jackson los egos se vio con Dennis Rodman. Nunca le vimos tan centrado y tan tranquilo en su carrera. Y con un equipo completamente renovado, batieron todos los récords en la 95-96. 72 victorias y series relativamente cómodas en playoffs. Jordan y Phil Jackson volvían a la cima.

Al año siguiente se repetía la historia con el famoso “Flu Game” en las finales. En 1998, un equipo desgastado y veterano llevados al límite por los Pacers no partían como favoritos ante los Jazz. Con 3-2 y de vuelta en Utah, Jordan nos dejaba una última gran jugada y afianzaba el legado del maestro Zen.

Tras su segundo three-peat, Jackson se retiró como el entrenador más laureado, superando a Pat Riley. Su mayor legado era el triángulo ofensivo y su mano izquierda, reflejada en hacer convivir a Jordan, Pippen y Rodman y alcanzar el éxito sin romper la química.

Los Angeles Lakers (200-2004 y 2005-2011)

Y solamente entrenar al heredero de Jordan (o a eso apuntaba) y al jugador interior más dominante en ese momento, le hicieron regresar a los banquillos.

La fiebre amarilla vuelve (2000-2004)

Si en Chicago el anillo llegó en la segunda temporada, el éxito con los Lakers llegó inmediatamente. MVP de Shaquille O’Neal, explosión de Kobe Bryant, 67 victorias, remontada histórica ante Portland en el séptimo partido de las finales de conferencia y anillo. Llegar y besar el santo. La apisonadora amarilla continuaba el año siguiente con un récord de 15-1 en playoffs. Sólo 48 puntos de Iverson en el primer partido de las finales evitaron unos playoffs perfectos. El three-peat se consolidaría tras la serie más polémica de la historia ante los Kings y un barrido a los Nets.

Pero la relación entre O’Neal y Bryant se deterioraba y en 2003 no podían continuar con el cuarto título consecutivo. Ni la adquisición de Malone y Payton el verano siguiente evitó que los Bad Boys 2.0 les borraran del mapa en las finales. Phil Jackson se marchaba del equipo harto de Kobe Bryant y con traspaso de Shaq de por medio.

Anillo Lakers 1999-2000 con Kobe Bryant y Saquille O'Neal

Kobesistema (2005-2007)

Como sabemos, el deporte no tiene memoria y, tras un año sabático, Phil Jackson volvía “porque Kobe Bryant seguía en el equipo”. Renunciando al triangulo ofensivo “porque con esta plantilla el Kobe-sistema es lo mejor que podemos hacer”, los Lakers volvían a los playoffs y casi dan la campanada ante los Suns en 2006. Defendiendo como nunca ha defendido un equipo del maestro Zen y un juego mucho más coral que en regular season, los Lakers se ponían 3-1. Pero los Suns le dieron la vuelta y acabaron con las expectativas de los angelinos. Al año siguiente la historia se repetía con 4-1.

Llegada de Pau Gasol, nuevos éxitos y retirada (2008-2011)

Con la llegada de Pau Gasol, la mejora de Bynum y Odom y un Kobe más maduro, los Lakers volvían a tener esa combinación ganadora Bryant-juego interior que tan buenos resultados les han dado siempre. Arrasaron en playoffs de 2008 a todo lo que se les ponía por delante hasta que la dureza de los Celtics les frenó. En 2009 nada les frenó y Phil Jackson completaba la segunda mano de anillos como entrenador. La historia volvía a sonreírle tras vengarse de los Celtics en 2010 en un séptimo partido para el recuerdo.

En enero de 2011 anunciaría su retirada a finales de esa temporada. Tras el barrido de los Mavericks, posteriormente campeones, Jackson no pudo completar su cuarto three-peat.

Un legado y un eterno debate

Su filosofía, su mano con los jugadores, su psicología y su triángulo ofensivo. Y once anillos. Si nos basamos en la filosofía de sus dos mejores pupilos (Jordan y Bryant), de que lo que cuentan son los anillos, no hay debate. Es el mejor de la historia. Pero también es cierto que siempre ha ganado con el jugador más dominante en cada momento (o dos en su three-peat con los Lakers). En la otra cara de la misma moneda, solamente O’Neal ha ganado sin él.

Lo que está claro es que Phil Jackson es uno de los nombres claves de la historia de la NBA y que él moldeó a muchos jugadores con personalidades muy dispares. Y no olvidemos cuántos anillos tiene Phil Jakcson: 13. 11 como entrenador y 2 como jugador.

Deja un comentario