, , ,

Así no se tira un penalti

The following two tabs change content below.

Falta contra un contrario cometida por un jugador en su propia área, que se castiga con un tiro directo, desde una distancia de once metros, hacia su portería.

Esta es la definición de penalti. El penalti es uno de esos elementos imprescindibles en el deporte rey. Origen de numerosas discusiones de bar o de tertulias televisivas, requiere de una gran responsabilidad por parte del tirador. Muchos son los que se borran cuando hay que patear desde el punto fatídico, son menos los que tienen la personalidad para cargar una responsabilidad de tal magnitud.

Y es que cuando un penalti se falla, aun siendo un buen acierto del portero, suele tener más connotación de demérito hacia el lanzador. Para reforzar su identidad, los encargados de tirar los penaltis intentan darle un sello propio al lanzamiento. Así nació el penalti a lo ‘Panenka‘, la ‘paradinha‘ o el ‘de taco‘.

Sin embargo, la mala fortuna puede llevar a los lanzadores a cometer graves errores, en los que los protagonistas suelen echar la culpa al mismo elemento: el cesped. Errores que quedan grabados para la posteridad y que acumularán miles de visitas en vídeos de  Youtube. Hoy, en Sportall, os traemos algunos de los mayores fails que se recuerdan desde los once metros. Agarraos, que vienen curvas.

Empezamos por una de esas viejas glorias que disfrutan de sus últimos días de fútbol en ligas exóticas: el ex del Liverpool, Harry Kewell. El australiano, que militaba en las filas del Melbourne, tuvo la oportunidad de acortar distancias en el partido que su equipo perdía 2-0 contra el Sidney en la A-League (liga australiana). Colocó la pelota, le pegó al balón y pasó esto:

El siguiente es Jonathan Soriano. El delantero catalán es una de las mayores figuras de la liga austriaca, en las que registra unas cifras anotadoras de escándalo: 109 goles y 94 asistencias en 120 partidos con la camiseta del Red Bull Salzburg. Sin embargo, no se puede ser perfecto. En el partido que enfrentaba al Red Bull contra el Rapid de Viena, en el que los de Salzburg perdían 2-0, el ariete tuvo la posibilidad de reducir distancias. Aquí su ‘definición’:

Turno ahora para Nenad Mirosavljevic. Así, de primeras, pocos reconocerán a este hombre, pero si os decimos que pasó por las filas del Cádiz y que su apodo era Mortadelo igual se os refresca la memoria. Ahora juega en la liga de su país, concretamente en el Cukaricki.  Sí, un nombre peculiar. Pues bien, en un partido de liga serbia entre su equipo y el Radnicki Nis, el bueno de Nenad hizo esto:

Nuestro siguiente protagonista es Ilombe Mboyo. Este delantero belga, de origen congoleño, milita en las filas del KRC Genk. En diciembre de 2012, en un partido de liga que enfrentaba a su equipo contra el modesto Waasland-Beveren, Mboyo tuvo la oportunidad de recortar distancias mediante un penalti. Por supuesto, lo falló (de otra forma no estaría en este artículo). Este error tuvo consecuencias para el futbolista, que al final del partido fue increpado por unos aficionados. Ilombe Mboyo se enfrentó a ellos y pocos días después se vio obligado a renunciar a la capitanía del club. Aquí, el origen de todo:

Tiempo para uno de los mejores futbolistas del momento. Neymar, delantero del Barcelona, también tiene en su currículum algún que otro borrón. En uno partido entre Brasil y Colombia, el ariete dispuso de la oportunidad de darle la victoria a su selección. Era el minuto 80. El resultado final sería de 1-1 y por suerte para Neymar el encuentro era amistoso. Hasta Ospina, portero colombiano, tuvo que consolarlo.

Vamos ahora con un caso mucho más atípico y dramático. Son pocos los porteros que vemos tirar penaltis. En esta ocasión traemos a Michael Landreau. Se jugaba la final de la Copa de la Liga francesa entre el Nantes y el Sochaux. Tras 120 minutos, se llegó con empate a uno en el marcador. En una intensa tanda de penaltis, Landreau era el encargado de lanzar el séptimo. Quiso rendir tributo al autor de uno de los penaltis más conocidos del mundo y esto fue lo que pasó:

Las grandes figuras también tienen errores clamorosos. En esta ocasión os traemos a Alessandro Del Piero. Cuando todavía militaba en las filas de su querida Juventus, Del Piero viajó a España para jugar un torneo de verano: la Peace Cup. Los bianconeri llegaron a la final contra el Aston Villa, pero el partido acabó como empezó, con un 0-0 que obligó a ir a la tanda de penaltis. El delantero italiano hizo esto:

Es difícil tener mucho protagonismo jugando en una liga amateur de un país. Pues bien, Peter Devine lo consiguió. Este jugador inglés, en las filas del Lancaster City, pasó a la historia por ser el autor de uno de los penaltis más desastrosos que se recuerdan. Salió del campo cojeando, quien sabe si lesionado de verdad o intentando desviar la atención.

Momento ahora de dos grandes nombres del fútbol mundial. Ambos son franceses y ambos militaban en las filas del Arsenal en ese momento. Eran Pirès y Henry. Los gunners quisieron imitar el penalti indirecto de Cruyff en un partido de liga contra el Manchester City. El resultado del intento fue horrible y recibieron burlas de medio mundo. El portero del City por aquel entonces era David ‘Calamity’ James que, anonadado, veía como, por una vez, no era él quien la liaba.

No solo en el Arsenal intentaron imitar a Cruyff. En un partido amistoso entre la selección de Uzbekistan y el Zenit U23, el delantero uzbeko Aleksandr Geinrikh tuvo la oportunidad de maquillar el marcador (era de 5-0 para los rusos) en los últimos minutos de partido. Pero se pasó de listo y, al igual que los gunners, quedó en ridículo. Al tratarse de un partido sin nada en juego, el árbitro dejó a Aleksandr repetir el penalti, ¿A la segunda fue la vencida?

Volamos ahora hasta Brasil, a una de las ligas inferiores del país carioca. En un partido entre el America SP, en el que militaba nuestro protagonista, de nombre Pilo, contra el Votuporanguense se vio otro de los grandes fallos desde los 11 metros. El balón acabó más alejado de la portería de lo que estaba antes de lanzar. Ojo ahí:

No salimos de Brasil, solo que esta vez subimos de categoría. El protagonista es William, jugador del Botafogo encargado de lanzar un penalti contra el Fluminense en la Copa Sudamericana del 2006. Como buen futbolista brasileño, a William le dio por inventar, o más bien por vacilar, pero sin fortuna.

Toca visitar ahora otra liga exótica, en este caso la egipcia. Amir Sayoud, del Al Ahly, quiso reinventar la paradiña y el resultado fue tan vergonzoso que hasta el árbitro se vio obligado a sacarle la tarjeta amarilla. Un consejo, Sayoud: no intentes lo que no sabes hacer.

Turno ahora para uno de los futbolistas más recordados, tanto por el público masculino como por el femenino. No es otro que David Beckham. En el partido de cuartos de final de la Euro 04 que enfrentaba a Inglaterra con la anfitriona Portugal, David fue el encargado de tirar uno de los penaltis que decidirían quien sería semifinalista. El talentoso mediocampista inglés lo mandó lejos de las manos de Ricardo, pero muy cerca de las de Pablo Carral, que se sacó un buen pellizco por el balón.

Uno de los futbolistas más peculiares del fútbol español también se vio involucrado en un error de bulto desde los once metros. Así es, estamos hablando de Sergio Ramos. En las semifinales de la Champions del 2012, Real Madrid y Bayern se jugaban un puesto en la final. Con empate global al final del partido de vuelta, Sergio Ramos fue uno de los que decidió lanzar uno de los penaltis de la tanda de la que debía salir un finalista de Liga de Campeones. El resultado creo que todos lo conocemos, pero por si queda alguien a quien se le haya escapado, ahí va:

Para ir cerrando el capítulo de algunos de los penaltis peor lanzados de la historia, traemos uno que pudimos ver en nuestra liga. Era un partido de liga entre Alavés y Valencia. El protagonista: Ivan Rocha. El jugador del conjunto vasco lanzó uno de los peores penaltis que se recuerdan, quien sabe si las mechas de Cañizares lo despistaron.

Por último, un caso especial, protagonizado por Martín Palermo, que en la Copa de América de 1999 dispuso de tres penaltis. Ninguno de los tres fue tirado de una forma demasiado desastrosa, pero sí que ninguno de los tres besó las redes. Ese 4 de julio, Palermo se convirtió en historia del fútbol. La albiceleste perdió 3-0 contra Colombia.

Desde SportBall esperamos haberos sacado una sonrisa a costa de unos futbolistas que en algún momento de su vida se llenaron de valor para lanzar un penalti, aunque se arrepentirían buena parte de su vida. Nosotros no nos atrevemos a ordenarlos, ¿Tú te atreves a hacer un ranking? ¿Cuál es para ti el penalti peor lanzado?