Aquellos, y estos, locos bajitos

Bajitos en el baloncesto. Tyrone Bogues, un bajito en tierra de gigantes.
The following two tabs change content below.

Alberto Monte

BALONCESTO, la vida con él es más divertida.

Bajitos en el baloncesto

El baloncesto es un deporte de altos, nadie lo duda, pero yo soy de los bajitos y me encanta jugar al baloncesto, y como a mí, muchos somos los que aun siéndolo ponemos nuestro empeño para jugar y nos lo pasamos muy bien.

Bajitos en el baloncesto. Tyrone Bogues, un bajito en tierra de gigantes.

Bajitos en el baloncesto. Tyrone Bogues, un bajito en tierra de gigantes.

Como cualquier persona siempre buscamos referentes o ídolos que nos inspiren para seguir haciendo lo que nos gusta, en este caso, jugando al baloncesto, y por qué no, mejorando nuestro juego.

Como bajito que se precie, busco un referente como yo, de corta estatura, pero se hace más difícil encontrar ese modelo de jugador que inspire a ir un paso más allá, y la verdad es que muchos en la historia no ha habido, pero ya en el baloncesto “moderno”, más o menos desde 1980, los referentes han sido más bien escasos, ya todo el mundo mide al menos 1,80.

Bajitos en el baloncesto. Facu Campazzo, sorpresa esperada en ACB.

Bajitos en el baloncesto. Facu Campazzo, sorpresa esperada en ACB.

Pero ante la adversidad, más trabajo, y eso es lo que demuestran estos locos bajitos que luchan a brazo partido por hacerse un hueco en un mundo de gigantes. Ahora asistimos en España a la explosión de calidad de uno de ellos, Facundo Campazzo, que desde sus 179 centímetros, está consiguiendo hacernos ver sus enormes facultades, en la dirección, en el tiro, pero sobre todo, en la intensidad, en el carácter, en el querer más y más. Parece que debe mostrar un extra de motivación, de trabajo, que el resto, para llegar a las mismas cotas de juego y ser competitivo, de dar el nivel.

Bajitos en el baloncesto. Manute Bol y Tyrone Bogues.

Bajitos en el baloncesto. Manute Bol y Tyrone Bogues.

Seguramente el referente de Campazzo, como el de muchos otros, pueda ser el jugador más bajito de la historia del baloncesto NBA, Tyrone “Muggsy” Bogues, aquel jugador de 159 centímetros que nos sorprendió en el mundial de España defendiendo a Petrovic, y haciéndolo más que bien con alguien que en Europa considerábamos indefendible, y que luego formó pareja en sus inicios con el jugador entonces más alto de la NBA, Manute Bol, o con Larry Johnson, Anthony Mason, y demostró durante catorce temporadas y varios equipos que era un jugador muy grande, en un cuerpo mas pequeño de lo habitual. Los más jóvenes lo recordarán más por ser el jugador bajito de Space Jam.

Bajitos en el baloncesto. Spud Webb en el concurso de martes de 1986

Bajitos en el baloncesto. Spud Webb en el concurso de martes de 1986

O quizás no el, sino otro bajito de la misma época, quizás sea un Spud Webb, campeón del concurso de mates, arrebatándoselo a su compañero de equipo y eminencia en esto de meterla hacia abajo, Dominike Wilkins. Eléctrico, rápido, sorprendente desde sus 167 centímetros. Que rabia me daba en aquella baraja de cartas, con las estadísticas de 40 jugadores NBA, que Webb no fuera el mejor en nada…

Bajitos en el baloncesto: Earl Boykins encarando a Arvydas Sabonis

Bajitos en el baloncesto: Earl Boykins encarando a Arvydas Sabonis

Más cercanos en el tiempo, tenemos a Earl “lentejita” Boykins, que también paseó su talento por una serie de equipos NBA, si bien su notoriedad ha sido menor que los anteriores, diremos que se encontró quizás con la NBA más física, más alta de la historia, donde suplir con velocidad, con carácter, con inteligencia un déficit de al menos 20 centímetros, se antojaba misión imposible, y lo consiguió durante buena parte de su carrera.

Bajitos en el baloncesto: Nate Robinson contra Marcin Gortat.

Bajitos en el baloncesto: Nate Robinson contra Marcin Gortat.

Miembro de este club, y en activo aún, tenemos a Nate Robinson, este ya con 175 centímetros, un par más que yo, y que en su periplo por algunos de los históricos de la NBA ha dejado actuaciones espectaculares, es el jugador que más concursos de mates tiene en su haber, incluso enfrentándose al gigante Dwight Howard en una ocasión. Es de los nombrados el máximo anotador, hizo buena la decisión de no tomar la senda de su padre, gran jugador de fútbol americano, a pesar de sus prometedoras facultades en el instituto.

Si en la ACB tenemos la explosión de Facu, no nos podemos olvidar del a día de hoy, bajito más prometedor de nuestro deporte, también con 175 centímetros de carácter, intensidad, técnica y que está demostrando a propios y extraños en los Boston Celtics, que puede ser uno de los mejores bases de la competición, haciendo honor a su nombre, a pesar de no tener nada que ver con el ídolo de los Bad Boys. Isaiah Thomas, se llama así porque su padre, que prometió ponerle su nombre si su equipo, los Lakers, perdían las finales del 89, y lo hicieron.

Bajitos en el baloncesto. Isaiah Thomas intenta superar la defensa de John Wall.

Bajitos en el baloncesto. Isaiah Thomas intenta superar la defensa de John Wall.

Volviendo a casa, otro crack ACB está dando que hablar, y mucho desde sus oficiales 179 centímetros. Le hace la competencia por ser el mejor bajito de la competición a Campazzo.

Clevin Hannah, después de una muy destacada temporada en Badalona, siendo el escudero perfecto de Demond Mallet, el cambio de aires y la titularidad le ha supuesto subir varios escalones de golpe, siendo el líder en la dirección de un equipo como Bilbao Basket, asumiendo galones y dando descanso a un alma mater como Raül López cada vez más castigado.

Bajitos en el baloncesto. Clevin Hannah, explosión de calidad en Bilbao

Bajitos en el baloncesto. Clevin Hannah, explosión de calidad en Bilbao

Dicen que el perfume se guarda en frasco pequeño, pero estos frascos son demasiado pequeños para tanto talento, menos mal que lo sacan en una cancha, y nosotros lo disfrutamos.