Ya es hora de poner el respeto por encima de los colores

En los amistosos debe reinar el fútbol y la amistad, no los desencuentros y los malos gestos.

No es la primera vez que se hace caso omiso a las normas y se tira el respeto por la borda sobre el césped. Los nervios traicionan y la impotencia incita a la violencia en muchos casos.

Hace poco ya decía yo del problema de los «amistosos» en Amistoso Barcelona Real Madrid, ¿cuestión de fútbol? en el caso de los equipos que plantean un partido amistoso sin haber buenas relaciones entre ellos, relaciones que unen el interés crematístico que tanto abunda en el fútbol hoy en día.

Este fin de semana tuvo lugar otro de los tantos ejemplos que ha acabado fatal. De hecho, ni siquiera ha acabado. Más o menos todo el mundo sabe que estoy hablando del derbi entre el Athletic y el Alavés, una clase de partido jamás visto por mis ojos que no deja de sorprenderme.

La rivalidad de ambos clubes dejó una mala imagen en el amistoso de la Copa Euskal Herriko Txapelketa.
La rivalidad de ambos clubes dejó una mala imagen en el amistoso de la Copa Euskal Herriko Txapelketa.

Desde el principio todo fueron malos gestos entre los dos conjuntos que fueron acabando en peleas conforme iba pasando el tiempo. Los árbitros ya advirtieron que se irían del partido si no paraban las tanganas y los gestos anti-deportivos, que se sucedían uno detrás de otro acabando con dos rojas el equipo blanquiazul (Alexis Ruano en el 74′ y Romero en el 90′), pero a falta de dos minutos para el final decidieron acabar con aquella pesadilla y suspendieron el encuentro con 2-2 en el marcador, indignando a los jugadores de ambos equipos, que faltaron el respeto totalmente al trío arbitral durante todo el partido.

El gesto más penoso que tuvo que aguantar el joven árbitro Palencia Caballero fue el empujón a su cabeza del polémico Alexis Ruano al ser expulsado. En ese momento empezó a llegar al conjunto arbitral la idea de dar por acabado el partido. Pero la gota que colmó el vaso fue la entrada de Romero, que arroyó a Saborit y creó otra pelea. Estos dos gestos maleducados, acompañados de detalles como continuas protestas y encaros con los colegiados, no tuvieron aceptación e hicieron historia para mal de lo que podría haber sido un partido espectacular.

Tras la expulsión de Alexis vimos una de sus peores versiones llegando a agredir al árbitro.
Tras la expulsión de Alexis vimos una de sus peores versiones llegando a agredir al árbitro.

Es una vergüenza que en el fútbol de hoy en día haya este tipo de comportamientos, y más feo está que un jugador ya veterano como Alexis se deje llevar por este tipo de situaciones. Ante todo está el respeto, tanto al árbitro, como al público, como al pelotari Martínez de Irujo que iba a entregar la copa de la Euskal Herriko Txapelketa. Todo el mundo se fue de allí con un sabor más que amargo al ver que dos equipos unidos por un amistoso terminaron de la peor forma posible. Ya es hora de erradicar estos partidos inaceptables, ya es hora de que el dinero deje de mandar y mande el fútbol y el llevarse bien, porque si estas cosas ya estarían feas en un partido oficial, más feas están en un partido donde la gente va a disfrutar y a pasarlo bien. Ya es hora de cuidar y respetar al aficionado, que es el que hace todo posible, como ya dije también en Levante, caer para levantarse más fuerte.

El respeto siempre debe quedar por encima de cualquier discusión, ya haya colores de por medio o haya un balón. Y por eso debo decir que igual que Alexis dio la nota en el partido ha sabido pedir perdón, y eso dice mucho de una persona.

Tras lo ocurrido de ayer en Lasesarre quiero pedir disculpas al arbitro, y a los aficionados del Alavés, del Athletic y del fútbol en general. Me arrepiento. No voy a buscar excusas. Nunca lo he hecho. Está mal y mi deseo es reconocerlo. Lo que iba a ser una fiesta antes de empezar la temporada, acabó siendo un trago de mal gusto para todos los amantes de este deporte. Nosotros al final tenemos que ser un ejemplo y en eso me comprometo en el futuro.

Para terminar, me gustaría que todos utilizásemos en las redes sociales el hashtag #yaeshora para demostrar que estamos en contra de estos ridículos deportivos que alejan al fútbol de la amistad, ya que no hay nada más bonito en el deporte que la unión.

Deja un comentario