The following two tabs change content below.

Jose Martinez

Periodista mexicano, escribo para Sportball.es

El Bayern Munich en Champions: sed de gloria europea

Han pasado varios años en los cuales el Bayern München ha devorado la Bundesliga sin piedad ni consuelo. Nos hemos acostumbrado a ver a los teutones en la cima de su liga y en instancias definitorias en la UEFA Champions League, palabras mayores. Sin embargo, se hizo tan familiar el dominio del Bayern que, si hay un atisbo de desatención, lo consideramos como una hecatombe en el conjunto germano.

Sea cual sea el nombre del entrenador que desembarque en la institución bávara, llega con la obligación de enarbolar al gigante alemán con el mejor plantel que pueda haber en Alemania. La presión en el Bayern es aprehensiva. Así se lo dejó claro una entidad del fútbol alemán, como lo es Franz Beckenbauer a Pep Guardiola; “Al final seremos como el Barcelona. Nadie nos querrá ver. Estos jugadores se pasarían el balón hasta en la línea de gol”.

Con Ancelotti, el Bayern München, dejó a un lado el fútbol de cadencia y sinfónico de Guardiola y se convirtió en una máquina voraz que no teme aplastar en el Emirates Stadium al equipo de un tal Arsene Wenger. Por momentos, el Bayern muestra rastros característicos de Pep Guardiola, un estilo que se quedó en las entrañas del cuadro tudesco.

Bayern Munich en Champions

Los jugadores del Bayern aplaudiendo a los hinchas vía: Google.com

La capacidad que pueda tener el Bayern Munich en Champions queda plasmada cuando ves el banco de suplentes que tiene. Hombres como Thomas Müller, campeón del mundo; Renato Sanches, campeón de la Euro; Arturo Vidal, campeón de América; Xabi Alonso, campeón del mundo. Jugadores de calibre pesado y con un poderío letal.

La gestión del italiano, Ancelotti, va de viento en popa. Un entrenador ganador y que sabe sacar lo mejor de sus jugadores; manejó grandes plantillas y con una estupenda gestión. Más, no es valorado al nivel de sus títulos ni de sus proezas. Un director técnico introvertido.

Estamos viendo un Bayern Munich en Champions compactado y sin lesiones de cara a la parte exigente de la temporada. Un armamento peligroso, que veremos siendo protagonista en Champions League, un conjunto con sed de gloria europea.