UNICEF, obra protagonizada por David Beckham

The following two tabs change content below.

Jose Luis Guerrero

Loco del fútbol y amante de la buena escritura. Estudiante de bachillerato. Es un gran gusto poder sumar en este proyecto e ir forjándome como periodista deportivo.

‘Der Spiegel’, semanario alemán, junto a otros medios que colaboraron en los descubrimientos de ‘Football Leaks’, ha denunciado mediante unos correos electrónicos una imagen de David Beckham, ex jugador inglés ejemplar, que hasta ahora muchos desconocíamos.

El inglés utilizaba la marca ‘Beckham’ para ganar más dinero y colaboró con UNICEF, entre otras organizaciones benéficas, solo para ganar el título de ‘Caballero del Imperio Británico’, que llegó a ser una obsesión para el exfutbolista, según aseguran esos correos.

[su_quote cite=”Der Spiegel”]Los documentos destapan la marca (Beckham) como una máscara.[/su_quote]

Su representante Simon Oliveira llega a incitarle a implicarse más con UNICEF, ya que este hecho era decisivo para su marca y le daría un ‘halo’ que favorecería sus posibilidades de ganar su ansiado título.

UNICEF le ha dado a Beckham lo que le faltaba para ser ‘Sir David Beckham’. Fuente: Google

El mismo medio da pruebas textuales de documentos que muestran la negativa respuesta hacia esta idea, suponiendo que le va a costar tiempo, dinero y esfuerzo.

De hecho, estando representando un fondo de la organización, este rechaza a dar dinero propio para la causa. Solo accedió después de ser presionado por su representante, que veía que esto podía manchar su buena imagen.

Pero la cosa no acaba ahí, porque el icono inglés ha llegado a pedir más de 7000 euros por un vuelo en primera clase internacional, cuando se le ofreció un jet privado.

Beckham guardaba un trapo sucio: UNICEF. Fuente: Google

En mi opinión, David Beckham, leyenda inglesa de todos los tiempos, no necesita estas pantomimas ni para ser reconocido oficialmente como ‘Caballero Británico’ (que, al menos por mi parte, ya era reconocido) ni para ganar más dinero del que ya tenía, pero esto es lo que pasa cuando te dejas llevar por las malas corrientes en el mundo de los famosos, un mundo sediento de dinero y fama hasta el punto de tener tantas caras que ni ellos mismos se reconocen. Está claro que tras esto deberían retirarle ese título tan significativo que, como su propio reconocimiento (‘Sir’) indica (Señor), solo se otorga a los señores de verdad, y una persona que ha ayudado a un organización benéfica por tales intereses no es digna de llamársele señor. Sin embargo, esto no quiere decir que deje de ser una leyenda del fútbol, un icono para su país y un jugador siempre elegante y ejemplar en el campo.