The following two tabs change content below.

Abel Caride

Amante del fútbol inglés siempre con un ojo en las demás ligas europeas. Gooner y del Athletic. NBA en general, Sixers y Jazz en particular.

Borja Iglesias y Joselu, delanteros de oro en la categoría de bronce

La Segunda División B del fútbol español es una de las categorías más complicadas, si no la que más, de dicho país. Para el que os escribe la Segunda División B es quizás la división más bonita para seguir. Es el fútbol a la “vieja usanza”. Campos humildes, terrenos de juego imperfectos, equipos parejos, ese aroma al fútbol que practicamos desde benjamines hasta juveniles… Por geografía, en mi caso, sigo bastante el grupo primero de dicha división y en consecuencia a los equipos gallegos, bendita TVG2, ya sea por televisión o, por suerte, in situ en los campos. En la Segunda B siempre hay jugadores interesantes. Jugadores con calidad para jugar en divisiones superiores pero que por cosas de la vida no han podido lograrlo. Hoy hablaré de dos jugadores que me tienen enganchado. Ambos son delanteros, similares en el juego y con una misma denominación de origen: Galiza Calidade. Les hablo de José Luis Gómez Pérez más conocido como Joselu, jugador del Racing de Ferrol y de Borja Iglesias, jugador del Celta B.

Borja Iglesias y Joselu

Joselu guía en Ferrol. lavozdegalicia.es

Joselu, para quienes no le conozcan, salió de la cantera del Celta. Tras buscarse la vida lejos de Galicia, en Lorca, Reus o Teruel volvió “a casa”, a A Coruña, para jugar en el Cerceda. La gran oportunidad de Joselu llegó cuándo con 25 años fichó por el Compostela, de aquella en Tercera División. Con el conjunto gallego conseguirían un impresionante ascenso, él de máximo goleador, a la Segunda B. Dicho ascenso fue recompensado con una renovación merecida, Joselu volvería a tener su chance en la división de bronce. ¿La desaprovechó? No. Joselu acabaría la temporada 2013-2014 como máximo goleador del grupo primero, 30 goles, dejando huella de su juego y de su manera de líder. El Compos se salvó y el Racing de Ferrol petaría en verano a la puerta de Joselu. En Ferrol Joselu alcanzó su cenit como futbolista. Líder, goleador y siempre entregado a la afición de A Malata.

Borja Iglesias, de Compostela, salió de la cantera del Villarreal para retornar a Galicia allá por verano de 2013. Su carrera, a diferencia de Joselu, ha sido más corta, también tiene cinco años menos, y menos “ajetreada” pero igual de luchada para conseguir sus objetivos. Borja Iglesias no tardó en despuntar en el filial del conjunto vigués. Calidad, desborde, gol… Ese juego de caer a banda, buena asociación y siempre siempre con la mirada puesta en la portería. El chico no tardó en romper récords, máximo goleador de la historia del filial, y de guiar, junto a un buen grupo de chavales, al Celta B a una temporada histórica, la que estamos viviendo. Borja Iglesias sí ha podido saborear lo que es la Primera División, debutando en el Pizjuán a principios de 2015, pero lo ha hecho levemente. Su máxima aspiración es jugar con el Celta en primera continuadamente. ¿Méritos? Todos los del mundo. Su gran pega es que con 24 años una vez juegues en el primer equipo ya no puedes volver al filial. Él lo sabía, se quedó sabiendo las consecuencias y acertó con su decisión.

Borja Iglesias y Joselu

Exquisita temporada la de Borja Iglesias. lavozdegalicia.es

Ambos jugadores están para al menos una categoría superior. En el caso de Joselu, a punto de cumplir 30 años, la situación es diferente. Durante estos años en Ferrol Joselu rechazó ofertas de clubes de Segunda y ofertas económicas muy superiores a las del Racing. El proyecto del Racing es bueno, la temporada pasada desfallecieron en el tramo final quedándose sin ascenso. Esta temporada el club se ha recompuesto con la vuelta de Tena al banquillo volviendo el proyecto a apuntar alto. Su lealtad al club ferrolano está fuera de duda pero queda por ver si sus caminos se separan en verano. Sería una pena, ya que a Joselu calidad, de sobra para una categoría superior la tiene pero es que para el Racing es el faro que los guía.

El caso de Borja Iglesias quizás está más claro. Todo lo que no sea, por parte del Celta, darle una chance en el primer equipo sería una total locura. El chico debe probarse, tiene 24 años, está en la plenitud de su carrera y puede perfectamente pelearle el puesto de delantero a Guidetti o quién sea en el primer equipo. De no darle la chance, una locura, lo ideal sería buscarle acomodo en la Segunda División, ofertas no le faltarán. Por ahí el Lugo no sería mal destino para seguir dando pasos adelante en su carrera.