Brendan Rodgers: la importancia de un entrenador

Equipos entrenados por Brendan Rodgers

Es seguramente uno de los entrenadores del momento, líder del Leicester City y amante del fútbol británico. Actualmente en el banquillo de los «foxes», a los que está manteniendo en una idílica tercera posición. Para explicar la figura de Brendan Rodgers, hay que empezar por la base de todo entrenador, aquel instante en el que la vocación se convierte en una realidad de vida.

Conociendo a Brendan Rodgers

Nacido en Carnlough, Irlanda del Norte, un 26 de de enero de 1973, y desde pequeño muy ligado al deporte rey. Comenzó jugando en el Ballymena hasta la mayoría de edad, cuando ficharía por el Reading, su futuro estaba ligado al fútbol profesional. Desgraciadamente, su carrera acabaría antes de empezar ya que unos problemas graves en la rodilla le obligarían a colgar las botas a los 20 años.

Al igual que otros entrenadores actuales, las lesiones no consiguieron obstaculizar la pasión de un chaval de 20 años. Pues tras jugar un par de años más lejos de la profesionalidad, decidió ponerse a estudiar para técnico.  Sus primeros pasos en la dirección los dio en la academia del Reading, quien le otorgó la posibilidad de lanzarse. Rodgers por aquel entonces era un apasionado de la escuela holandesa y sobre todo de la figura de Cruyff. Había aprendido mucho de ese estilo el que luego se vería reflejado, en parte, en sus equipos. Pero llegó la figura de José Mourinho.

El portugués le incorporó en la academia del club donde sus vertientes de sabiduría futbolística se multiplicaron. Del exentrenador del Chelsea aprendió muchísimo. Su manejo de un gran grupo de estrellas, la importancia de una buena preparación y de la correspondiente intensidad en los entrenamientos. Por supuesto, una riqueza táctica como pocas en el mundo. El joven norirlandés poseía conocimientos suficientes y estaba preparado para dar el salto a un banquillo como primer entrenador, mejor preparado imposible.

Equipos entrenados por Brendan Rodgers

Tras su estancia en Londres fue el Watford el que se fijó en el joven británico. Con 35 primaveras contadas en noviembre de 2008 se hacía con el cargo. No arrancó como un cuento de hadas, pero el equipo en aquel momento en Championship logró escapar de aquellas 2 victorias en 13 partidos del inicio y acabar salvando la categoría colocándose en la decimotercera posición. Posteriormente, estuvo 6 meses de nuevo en su casa, en el Reading, pero solo sería un puente para alcanzar la Premier.

Brendan Rodgers

Imagen cedida por Geoffrey Hammersley.

Brendan Rodgers en el Swansea City

El primer gran reto de Rodgers, en 2010, con el cual se daría a conocer en la élite fue el Swansea City. Tocó la gloria consiguiendo el ascenso a la Premier League y practicando un juego muy vistoso y fluido. Adaptó a sus jugadores la filosofía que le había sido inculcada y la supo poner en práctica a las mil maravillas. Además, con un porcentaje ganador del 54,54 % (30-16-9) el más alto de la historia del club.

En su año en lo más alto de Inglaterra, se consolidó en una merecida undécima posición en la tabla, pero este entrenador solo miraba hacia arriba.

Brendan Rodgers en el Liverpool

Aterrizó en sustitución de Kenny Dalglish, con quien compartía ideas futbolísticas, y su primer objetivo fue buscar nuevas figuras de la zona media-alta que le garantizaran un cierto control del juego. En su primer año los frutos no se mostraron. Séptimo en la Premier, pero las primera pinceladas del verdadero «Pool» de Rodgers se postrarían en el Reino Unido. Como por ejemplo imponer la posesión de su equipo en 32 de 38 partidos de liga, aunque el acierto en las áreas fuera casi inexistente. En sus filas nombres como Coutinho, Gerrard, Sterling, Suárez o Sturridge, los cuales empujaron al equipo a una temporada casi perfecta al año siguiente.

Brendan Rodgers rozó el título de Premier League con el Liverpool.

Brendan Rodgers rozó el título de Premier League con el Liverpool. Imagen cedida por WBUR Boston’s NPR News Station.

Temporada 2013-2014, penúltima jornada de Premier, Gerrard resbala con el balón en su posesión y el Chelsea se aprovecha para arrebatarle los 3 puntos a los de Brendan Rodgers. Tras una temporada de empuje hasta el final, en el que todo parecía ir viento en popa a falta de 5 jornadas, un desliz  privó a los «reds» de su título liguero, la maldición continúa hoy en día. Llegaron a alcanzar el centenar de goles, la propuesta fue brillante desde un punto de vista de fútbol combinativo y ultraofensivo. Luis Súarez levantaría la Bota de Oro con 31 goles, con Rodgers se vio la mejor versión del «pistolero». Era un equipo que además del toque poseía una gran verticalidad y velocidad en la salida, pero acabaron con 84 puntos, a dos del Manchester City.

El año siguiente se le hizo bola a los del norirlandés. Su equipo cambió a Suárez por un decepcionante Balotelli y quedaron en sexta posición a pesar del mal arranque, de nuevo 0 títulos. En octubre de 2015, tras haber invertido en jugadores como Roberto Firmino o Benteke para volver a ilusionar a la afición, se vio encallado en una mala racha lo que llevó a su destitución.

Brendan Rodgers en el Celtic de Glasgow

Nada más y nada menos que 7 títulos en 3 años, fue llegar y besar el santo logrando el número 100 de la entidad con la Copa de la Liga y la Premier de Escocia. Levantaría también un triplete nacional en 2017 mostrando un modelo de juego combinativo y de propuesta ofensiva que aún usan allí por su eficacia. Batió el récord de partidos imbatidos en el «football» escocés. La salida del Celtic fue un poco controvertida, pero a pesar de ello el recuerdo futbolístico que tienen los escoceses superan la marcha de Rodgers.

Brendan Rodgers batió récords en el Celtic de Glasgow.

Brendan Rodgers batió récords en el Celtic de Glasgow. Imagen cedida por Werner100359.

Brendan Rodgers en el Leicester City

Nada más llegar prometió a la afición «un equipo con un fútbol estético e intenso, donde el colectivo siempre sea la fortaleza del club». Mantiene la idea del colectivo de Van Gaal y de la escuela holandesa que tanto admiraba, el concepto de fútbol estético de Guardiola y la intensidad y solidez de su maestro Mourinho. Su tercera posición en la Premier por detrás de los gigantes Liverpool y City no es casualidad, la riqueza está en lo táctico. El buen uso del juego posicional, largas posesiones y aplicación del allí llamado «passing game». Esto es algo no tan habitual para un juego tan directo y físico como el de Inglaterra y siempre ayuda a mejorar la competición en cuanto a variedad.

Se le marchó Harry Maguire, pieza fundamental en la defensa pero ha sabido rehacerse. Jamie Vardy está de lujo y es actual «pichichi» de la competición doméstica y se confirma el buen rendimiento de James Maddison. El técnico ha renovado su plantilla pasando de una media de edad de 27,5 a 25,5 años, apuesta por los jóvenes como Tielemans y los canteranos Barnes y Chilwell. En palabras de Klopp, su sucesor en Liverpool:

«Defienden bien, sus medios son fuertes y saben tocar, sus atacantes son creativos y sus contraataques una amenaza», todo un cumplido.

Veremos hasta dónde llega el Leicester de Rodgers y su fútbol, pero hasta el momento queda demostrada la importancia de este técnico y de una buena base.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *