El año que ha cambiado la vida de Isaiah Thomas

Isaiah Thomas ha firmado un contrato con Denver Nuggets por un año y 2’1 millones de dólares. La noticia podría ser anodina si nos ajustamos al rendimiento que ha dado este jugador en los últimos meses. Sin embargo, a estas alturas del año pasado, la situación de Thomas era muy diferente. Quinto en la lista para el MVP, segundo quinteto del año, líder de un equipo de Playoffs. Isaiah aspiraba a firmar un contrato máximo dado que él era, en ese momento, «un jugador máximo».

Estas declaraciones del pequeño se daban después de haber caído lesionado el 20 de mayo de 2017. Boston estaba disputando el segundo partido de las finales del Este, en las cuales estaban luchando por sobrevivir a LeBron James y compañía. Cleveland acabaría llevándose esa eliminatoria, para posteriormente caer por un contundente 4-1 contra los Warriors. Ese era el primer año de Kevin Durant con los de la Bahía.

Esa temporada había sido histórica para los Celtics y para el propio Thomas. Isaiah lideró a la franquicia hasta la primera posición del Este con 28’9 puntos por partido en la temporada regular. Además, Thomas fue el rey de los últimos cuartos (por momentos anotaba 12,9 puntos en esas fases de partidos). En ese momento donde el balón quema en las manos de muchos jugadores, Isaiah dominaba. Era el líder de Boston y soñaba con llevarlos al ansiado título.

La tragedia golpea a Isaiah Thomas

Pero la temporada de Isaiah empezó a desquebrajarse en lo personal. 15 de abril. Falta un solo día para que dé comienzo la primera eliminatoria. Los Celtics de Thomas contra los Chicago Bulls de ese “Big Three” compuesto por Butler, Rondo y Wade. Cuando la mente de cualquier jugador de baloncesto debería estar totalmente centrada en el partido que disputará el día siguiente, el base de los Celtics recibe una terrible noticia: Chyna Thomas, su hermana de 22 años, acaba de fallecer en un accidente de coche.

Isaiah Thomas se recompuso y acabó jugando esa eliminatoria. Boston siguió avanzando de rondas en su camino hacia el anillo. Una travesía que no hubiesen conseguido sin el liderazgo de su base All-Star. Thomas, aun jugando con el corazón desgarrado, nos dejó actuaciones memorables cada noche. El súmmum de su gesta llegó el día de los 53 puntos contra Washington Wizards.

El base estaba siendo apoyado por el resto de la organización y contaba con el cariño de toda la NBA. La historia era digna de ser contada durante años. Isaiah Thomas estaba apoyándose en el baloncesto para, durante unas horas, no pensar en la terrible pérdida de Chyna. Pero la película tendría un fuerte revés para nuestro protagonista.

Isaiah Thomas: una lesión de cadera lo cambió todo 

El 20 de mayo Danny Ainge anunciaba que Isaiah Thomas sufría un pinzamiento femoroacetabular con desgarro en su labrum en su cadera derecha. Una lesión que había ido arrastrando durante gran parte de la temporada. Eso fue lo único que pudo detener la histórica hazaña de Isaiah. Los Celtics, sin su líder, fueron barridos por Cleveland Cavaliers con un contundente 4-1. Finalizada la temporada, Isaiah tenía por delante un verano complicado, y no solo por la tragedia familiar.

Su sueldo, alrededor de 6’2 millones de dólares por temporada, estaba muy alejado del estatus que poseía en la liga. Todo eso cambiaría pronto, puesto que su contrato expiraba en un año y ese mismo verano podría firmar una extensión con la histórica franquicia de Massachusetts. Thomas aspiraba a firmar un gran contrato, puesto que él creía que se había ganado cada millón.

Isaiah Thomas Boston Celtics

Traspaso a Cavaliers 

Pero la historia tenía aún más tintes negativos para el pequeño jugador. La gerencia de Boston se encontraba en una situación delicada. La plantilla que poseían parecía que había llegado a su límite de potencial, y creían que debían hacer algunas reformas en el equipo para llegar a cotas más altas. Entre esas reformas se podía encontrar Isaiah. Las grandes pretensiones económicas de Thomas, las dudas sobre cuál sería el nivel del base a la vuelta de su lesión y el hecho de poder adquirir a una prometedora estrella de la NBA como Kyrie Irving, fueron las razones por las cuales Boston se decidió a traspasar. Danny Ainge realizó aquel sonado movimiento por el cual Isaiah Thomas, Jae Crowder, Ante Zizic y una 1ª ronda del draft llegaban a Cleveland a cambio de la nueva estrella de los Celtics, Kyrie Irving.

Isaiah no debutó hasta enero de 2018 con los Cavaliers. En ese momento el equipo de LeBron no estaba pasando por un buen momento. Las derrotas contra equipos menores se sucedían y algunos rumores apuntaban a mala química dentro del vestuario, e Isaiah Thomas parecía ser el centro de esos conflictos internos. Si a esto le sumamos que sus números tampoco fueron los esperados -14’7 puntos, 4’5 asistencias y 2’1 rebotes- podemos ver como la situación no auguraba un buen desenlace ni para la franquicia ni para el jugador.

Traspaso a Lakers

Los Cavaliers “entraron en pánico”. Al menos eso cree Isaiah Thomas cuando en el último día para hacer traspasos los de Cleveland enviaron a su base All-Star a Los Angeles Lakers a cambio de Larry Nance Jr y Jordan Clarkson. En un traspaso a tres bandas que también involucró a Utah Jazz.

La franquicia angelina sería el hogar de Isaiah por el resto de la temporada, donde unos discretos 15’6 puntos por partido no han servido en ningún momento para afianzarle en la titularidad ni en el equipo de Los Angeles. Los Lakers no parece que estuvieran pensando en ningún plan a largo plazo con Thomas en ese traspaso que realizaron. Tras la llegada de LeBron James a los Los Angeles Lakers, la renovación de Isaiah se daba prácticamente por descartada. Y así ha sido.

Agencia Libre y destino Denver Nuggets

El pick número 60 del draft de 2011 ha pasado por todo en esta liga. De pieza de rotación de equipos abocados a la mediocridad a estrella de la liga en una franquicia ganadora. Después de su travesía por Cleveland y Lakers, está en una situación donde su estatus en la liga ha caído mucho. Tanto que, en la agencia libre, ha firmado solo por un año y por valor de 2’1 millones de dólares (mínimo de veterano) con Denver. Además, se prevé que será suplente de Jamal Murray, jugador con 3 años de experiencia en la liga.

Esta baja cifra que ha aceptado Isaiah Thomas nos puede decir dos cosas. O que este año en el mercado de la NBA es muy difícil conseguir un gran contrato por la situación contractual de las franquicias, las cuales tienen comprometido el dinero en salarios para la temporada 2018-2019, e Isaiah simplemente se esperará al año que viene para conseguir un contrato un poco más ajustado al nivel que está dando en los últimos tiempos. O puede ser que Isaiah se vea confiado de que puede volver al nivel que nos demostró en las temporadas de Boston (o al menos acercarse) y hacer un gran año para firmar un gran contrato y volver a estar en la élite de la liga.

Pero si de alguien hay que fiarse es de Isaiah Thomas. Su trabajo y dedicación es lo que consiguieron que, ese jugador de apenas 1’75 metros de altura, llegara a estar en lo más alto de la NBA.

Deja un comentario