Caos y ridículo en la Federación Italiana de Fútbol

Caos y ridículo en la Federación Italiana de Fútbol

Italia ha fallado el pase al Mundial 60 años después: la última vez sin lograrlo había sido para el Mundial 1958 de Suecia y curiosamente esta vez la misma Suecia ha apartado a los azzurri de la competición más importante. Un fracaso absoluto e histórico para la selección del Bel Paese y una entera generación de niños que ansiaba su primera Copa del Mundo y que en verano tendrá que conformarse con admirar a los jugones de los otros países. El fútbol italiano parecía haber tocado fondo y de hecho así es en el campo. Pero los políticos se han superado y han conseguido empeorar aún más la situación. Y el ridículo ha sido monumental en las elecciones del presidente de la Federación.

Caos y ridículo en la Federación italiana de fútbol. Los azzurri tocaron fondo en el campo con su eliminación en los Playoff ante Suecia. Mundodeportivo.com

Caos y ridículo en la Federación italiana de fútbol. Los azzurri tocaron fondo en el campo con su eliminación en los Playoff ante Suecia. Mundodeportivo.com

Al final de una campaña electoral pasada a discutir solo sobre sillones y poco o nunca de programas, los tres candidatos no han sido capaces de hacer equipo. Lo han intentado de todas las maneras, hasta el último momento, intentando todas las combinaciones posibles entre las varias entidades: Tommasi (presidente de la Asociación de futbolistas) con Gravina (presidente de la Liga de Segunda B), luego Sibilia (presidente de los amateurs) con Tommasi y para terminar Sibilia con Gravina. Nada que hacer. No se encontraron los números adecuados para elegir un presidente de la Federación. Centenares de delegados, anónimos personajes en busca de autor, o por lo menos de un presidente, esperando indicaciones de votos de sus respectivos presidentes. Y unos poderosos tramando a escondidas y prometiéndose favores. Se narra de reuniones secretas en los aseos del Hotel Hilton de Fiumicino (sede de las elecciones) organizadas por el presidente de la Lazio Lotito y a las cuales habría participado, entre otros, hasta el presidente de los árbitros italianos Nicchi. Al final todos culpan a todos. La Lega Pro (Segunda B italiana) se cabrea con los futbolistas: “Han sido cabezones, no hay que portarse así”. Sibilia tiene un enfado monumental con Gravina: “Habíamos dado un paso atrás por el bien del fútbol, después ellos han cambiado de idea y ni siquiera me lo han dicho a la cara”. Para Damiano Tommasi, después de haberse ilusionado con “llevar el fútbol a los futbolistas” y haber despertado del sueño con la enésima puñalada a la espalda de Renzo Ulivieri (los entrenadores después de haber jurado alianza han votado a Gravina), esto es el mal menor: “Es una derrota de todo el sistema pero llegados a este punto es mejor que le meta mano alguien desde fuera”. Y así será.

Caos y ridículo en la Federación Italiana de Fútbol. Los tres candidatos a la presidencia de la Federación: Tommasi al centro, Gravina ala izquierda y Sibilia a la derecha.

Caos y ridículo en la Federación Italiana de Fútbol. Los tres candidatos a la presidencia de la Federación: Tommasi al centro, Gravina a la izquierda y Sibilia a la derecha. Gazzetta.it

El fútbol italiano no ha sido capaz de darse un gobierno, de darse un presidente de Federación que hoy como nunca es necesario para dar un nuevo rumbo positivo al proyecto italiano, empezando por revertir la mala situación en la que ha caído la selección. Es la gran victoria de Giovanni Malagò, el presidente del deporte italiano, que llevaba mucho tiempo queriendo poner sus manos sobre el fútbol, el único deporte en que no mandaba. Hasta ahora. La Junta del CONI ha nombrado nuevo interventor extraordinario de la Federación a Roberto Fabbricini con Costacurta y Clarizia como vices. Malagò no quería aparecer directamente y por eso ha hecho nombrar al secretario general del CONI, hombre de confianza. Completan el equipo Massimo Proto, ordinario de derecho privado, y Alberto De Nigro, ya presidente del colegio de revisores de cuentas del CONI. La intervención durará al menos 6 meses. El nuevo jefe de la Federación nombrará al mismo Malagò como interventor extraordinario de la Liga Serie A. Todo en sus manos, directa o indirectamente.

Caos y ridículo en la Federación Italiana de Fútbol. El nuevo equipo que manda en el fútbol italiano: Malagò (el más alto), Clarizia a la izquierda, Costacurta a la derecha y el nuevo interventor de la Federación Fabbricini entre malagò y Costacurta. Sportface.it

Caos y ridículo en la Federación Italiana de Fútbol. El nuevo equipo que manda en el fútbol italiano: Malagò (el más alto), Clarizia a la izquierda, Costacurta a la derecha y el nuevo interventor de la Federación Fabbricini entre Malagò y Costacurta. Sportface.it

El desafío que tienen por delante es muy grande. Tienen que dar un nuevo esplendor a una selección histórica como la italiana. Empezando por nombrar al nuevo seleccionador. Dicen que se encargará de eso Costacurta, que del nuevo equipo formado por Fabbricini es él que más entiende de fútbol obviamente. Los nombres son muchos. Mancini parece el más probable aunque eso ya va para junio. De momento Di Biagio (actual entrenador de la Sub-21) se sentará en el banquillo de la selección para los próximos amistosos de marzo. El futuro es una absoluta incógnita pero hay que confiar porque, como todo el mundo sabe, Italia siempre vuelve.

1 comentario
  1. Nikola
    Nikola Dice:

    El fútbol italiano no ha tocado fondo todavía,sobretodo si ponen de seleccionador a un imbécil que no tiene ni idea de táctica como es Mancini,aparte del descendiente nivel que tiene la Serie A año tras año.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.