Carmelo Anthony, el último gran anotador

Los últimos años en la NBA han pertenecido a los bases y a los aleros. Los primeros han dejado de ser sólo distribuidores para abarcar todos los aspectos del juego y los segundos han destacado por su polivalencia y su capacidad de defender múltiples posiciones. Pero entre el 2000 y el 2010 los killers dominaban la liga. Kobe Bryant, Tracy Mcgrady, Allen Iverson… y Carmelo Anthony.

El último dominador de la media distancia y del fade-away. Qué gustito cada vez que lo hace con Portland y qué rabia habérnoslo perdido un año.


Nº 3 del tercer gran draft

1984 con Michael Jordan, 1996 con Kobe Bryant y 2003 con LeBron James. Los tres grandes drafts de la historia con los tres mejores jugadores de la historia para muchos seguidores. Pero en cada camada, grandes jugadores les acompañaron para completar una gran generación. Carmelo Anthony llegaba en 2003 a Denver Nuggets con el número del 3 del draft. Detroit Pistons se decantó por Darko Milicic, al contar ya con el alero Tayshaun Prince.

El muro de la primera ronda (2003-2008)

Denver pasó de ser uno de los peores equipos de la liga a tener presencia fija en playoffs. Carmelo mejoraba sus números año a año en temporada regular y se convertía en un fijo en el All-Star. Pero como para Tracy Mcgrady, las semifinales de conferencia eran inalcanzables. San Antonio Spurs (x2), Los Angeles Lakers, Minnesota Timberwolves y Los Angeles Clippers los eliminaban consecutivamente. La mejora en el juego de Carmelo no aparecía a la hora de la verdad. Ni con Allen Iverson en el equipo encontraba mejores posiciones para lanzar.

La gran oportunidad de Carmelo Anthony (2008-2009)

Allen Iverson salía traspasado a mitad de la temporada 08-09. George Karl al fin daba con la tecla y los Nuggets se presentaban como aspirante en un Oeste dominado por los Lakers. 54 victorias, con un juego mucho más coral con más protagonismo para el triple. Carmelo promedió 22.8 puntos por partido, una cifra baja para su prime. Kenyon Martin, Anthony Carter, Nené Hilario, Kleiza o Chauncey Billups son sólo algunos de los nombres que acompañaban a Carmelo.

Los fantasmas desaparecieron a las primeras de cambio derrotando a los Hornets de Chris Paul por 4-1. Mismo resultado repitieron frente a Dallas Mavericks. Finales de conferencia y enfrentamiento ante los Lakers que venían de 7 partidos ante los Rockets. El primer partido fue un tira y afloja continuo, con Carmelo dominando. Pero Kobe Bryant sacó su experiencia para remontar en el último cuarto y poner el 1-0.

Carmelo Anthony Denver Nuggets

Los Nuggets no perdonaron en el segundo y robaban la ventaja de campo. El tercero fue el punto de inflexión. Los Lakers estaban agotados y los Nuggets tenían el partido en la mano. Pero la Mamba Negra estaba decidida a ganar sin Shaq y recuperó la ventaja de campo. Denver empatab,a pero no pudo repetir gesta en el Staples (3-2), para ser barridos en el sexto en su pista.

Un duelo entre los dos mejores killers de la década pasada que dejó partidos espectaculares. Recientemente, Melo reconoció que el error fue no haber ganado los dos primeros partidos fuera de casa para llevarse esa serie. A título personal, recomiendo ver esos partidos.

2009-2011: lesiones y traspaso

En la siguiente temporada Billups, Anthony y Martin cayeron lesionados. Además, George Karl caía enfermo. Los Nuggets se metían en playoffs, pero volvían a caer en primera ronda ante Utah Jazz. A mediados de la 10-11, Carmelo salía traspasado a New York Knicks en una mega-operación donde también participaba Minnesota Timberwolves. Carmelo volvía a su ciudad natal para volver a hacer grande una franquicia histórica.

2011-2013: lockout y el Carmelo Anthony candidato a MVP

En la temporada 2011-2012 las lesiones se acumulaban y Mike D’Antoni no encontraba la tecla y sólo la explosión de Jeremy Lin salvó la temporada. En playoffs, los Heat campeones enviaron a los Knicks a casa a las primeras de cambio con un contundente 4-1.

Al año siguiente, con la llegada de veteranos como Jason Kidd o Tyson Chandler y el cambio de estilo con Mike Woodson a uno más pausado y apto para Carmelo, los Knicks se convirtieron en la sensación de la temporada y Carmelo en un serio candidato a MVP. Además, sería máximo anotador de la liga por primera vez en su carrera con más de 28 puntos por noche.

Carmelo Anthony New York Knicks

En playoffs, eliminaron por 4-2 a Boston Celtics. Unos Indiana Pacers correosos en semifinales de conferencia consiguieron minimizar la efectividad de Carmelo, aunque mantuviera números, y anular a sus compañeros con su defensa hiperfísica.

2014-2017: lesiones, Phil Jackson y fracaso

La retirada de algunos jugadores y la marcha de otros, unido al bajón de Amar’e Stoudemire y las lesiones continuas de Carmelo Anthony hicieron que los Knicks tuvieran una temporada 13-14 decepcionante, sin playoffs. Ni la llegada de Phil Jackson levantó al equipo. Cada año los resultados eran peores y Phil Jackson fue despedido en 2017 con sólo la elección de Porzingis como algo positivo.

En el verano de 2017 los rumores en torno a un traspaso de Carmelo se hacían cada vez más fuertes. Y el candidato del que menos se hablaba se lo llevó. Sam Presti hacía su enésima jugada maestra y se llevaba Carmelo a cambio de sólo jugadores y una segunda ronda. Paul George, el recién nombrado MVP Russel Westbrook y Carmelo formaban un temible big-three para plantar cara a los Warriors.

2017-2020: chivo expiatorio, año sabático y la resurrección de Carmelo Anthony

Carmelo Anthony Portland Trail Blazers

Un año irregular en OKC para Carmelo. La idea de los tiros abiertos gracias a las ventajas de George y Westbrook era buena sobre el papel, pero su falta de físico para correr y su desidia en defensa hizo que acabara la temporada en el banquillo, con los Thunder siendo eliminados por 4-2 por los Jazz en primera ronda.


Los Rockets decidieron rescatarle (era un sueño pendiente de Morey) pero sólo duró 10 partidos. Fue cortado y se pasó toda la 18-19 sin ser contratado por ningún equipo. El chivo expiatorio utilizado por los Rockets que salvaron su temporada a medias gracias a las animaladas de James Harden.

Un año después, medidas desesperadas requieren soluciones desesperadas. Los Blazers no daban con la tecla y rescataron a Carmelo. En líneas generales, ha tenido un buen rendimiento con un rol secundario. Continúa sufriendo en defensa, pero en ataque ofrece muchas alternativas.

Un anotador de los que ya no quedan. La media distancia comenzó a agonizar con la retirada de Kobe Bryant y va a morir cuando Carmelo cuelgue las botas. Toca disfrutar de sus últimos coletazos y ver cómo de decisivo puede ser si los Blazers entran en playoffs.

Deja un comentario