Carmelo Anthony: ni haters ni defensores, nadie tiene razón

Ni All-Star ni jubilado, ese es el estatus actual de Carmelo Anthony. Cuando tiene un partido bueno o muy bueno, sus fans saltan a señalarlo como el próximo All-Star y jugador determinante para los Blazers. Cuando es uno malo, unos van a la cueva y aparecen los otros, los haters, aquellos que defienden que Carmelo jamás tendría que haber vuelto, que ya no tiene sitio en la liga, y que su defensa da lástima.

El problema de Melo es que no está ni en un punto ni en otro. Está en el medio, un lugar en el que nadie tiene razón sobre él. Sigue teniendo muchas carencias, especialmente en el apartado defensivo, pero no ha olvidado cómo se juega al baloncesto. Carmelo no estaba para jubilarse cuando los Rockets lo cortaron, pero tampoco estaba para ser el protagonista principal de una franquicia, algo que le costó comprender.


En ataque estamos viendo a un Melo moderno… por ahora

Vamos con las cosas bonitas, con las que contentan a sus fans. Carmelo está siendo un anotador eficiente. O al menos, está sabiendo a los recursos con los que tiene que limitarse: Catch and Shoot y penetraciones a canasta. La media distancia ha muerto, y aunque el primer partido fue casi una vuelta al pasado, desde ese momento asumió otro papel, pasando mucho más tiempo en el perímetro.

Su partido ante Oklahoma es la muestra clara de lo que podría llegar a ser. En toda su carrera jamás había acabado un partido con unos porcentajes tan fantásticos: 9/11 en tiros de campo para un 81’8% de acierto. Pero, sobre todo, son las sensaciones con las que hay que quedarse: está de vuelta, sabe lo que tiene que hacer, y sabe lo que hay en juego.

Quizá esta versión llega muy tarde (que nunca haya tenido un partido tan bueno hasta casi el final de la carrera dice mucho de cómo ha jugado) pero más vale tarde que nunca. En una NBA modernizada y con cada vez más triples, su rol debe ser este, y no experimentar ni hacer cosas raras.

Terry Stotts quiso hacerle un bonito cumplido a Anthony y no solo mencionó la evidente buena actuación, sino que habló de la actitud que muestra y la presencia en cancha de este. Es consciente de que no solo es un anotador compulsivo, sino que tiene otras facetas que también puede aprovechar ofensivamente, especialmente su capacidad para pasar, elevada y generalmente infravalorada.

Pero Anthony aún arrastra otros problemas

Sin embargo, y como a mí en lo personal sí me gusta estar en el punto medio (no tengo una historia de amor loco por él, y tampoco lo odio) para analizar este caso en particular, veo que arrastra una serie de problemas. La edad afecta a todo el mundo, y Carmelo resta muchísimo atrás. Nunca ha sido bueno en esta faceta, y ahora es aún más comprensible: el físico no llega. Puede tener alguna jugada donde sí lea bien lo que debe hacer, pero en situaciones de 1vs1 se ve superado casi siempre.

Por otro lado, en sus primeros partidos rondó el 27% de Usage, y si bien es cierto que tiene sentido (está siendo la tercera opción en ataque) está bastante por encima del 22% que tuvo en OKC, y no hablemos de la breve etapa en Houston, donde ni llegó al 20%.

Carmelo Anthony Houston Rockets

A Carmelo le encanta amasar balón, juega cómodo con él en las manos, y, sin embargo, no es el camino que deben seguir. Tal y como juega Portland, y viendo el momento de forma, este Usage debería incluso ir reduciéndose para que el balón lo tengan más tiempo otros jugadores, y pueda estar centrado en los triples tras recibir el balón o en las rápidas penetraciones que también sabe hacer. Y así ha ocurrido hasta situarse en un 21.8%.

Respecto a la defensa, por ahora, poca solución tienen en Portland, ya que la serie de bajas que acumula el equipo son precisamente de carácter defensivo, y, por otro lado, Nurkic era fundamental para tapar el aro y solucionar las carencias en general. ¿El objetivo? Seguir a este nivel de eficiencia para que el balance ataque-defensa no sea nefasto.

¿Cómo se valorará el año de Carmelo?

Es complicado responder a esta pregunta, ya que hasta el final de temporada no tendrá una respuesta correcta. El primer partido fue un desastre, ha ido mejorando cada vez más, y ha llegado el partido del récord. Y ya con 50 partidos de muestra, las sensaciones son buenas. 15.3 puntos y 6.3 rebotes, tirando en un 45% en T2 y en un 37 % en T3.

Carmelo Anthony New York Knicks
Imagen cedida por Keith Allison.

Lo que me parece más interesante aun es el hecho de que Lillard y la plantilla están encantados con él. La sensación es que está aportando mucho en la mencionada actitud y todos están tranquilos y felices pese a que el decepcionante récord no anime a ello.

Esperemos a fin de año para ver la evolución. Y entonces, juzguemos.

Deja un comentario