Carta abierta a Alberto Herreros

Alberto Herreros felicita a Llull tras la consecución de la Copa del Rey 2016.

Lo confieso. Soy un cobarde. Este artículo debería ser un correo personal para Alberto Herreros, pero seguramente no lo haría nunca, así que he pensado que la única manera de pedirle perdón era a través de este artículo.

El Alberto Herreros jugador de baloncesto

Alberto Herreros ha sido uno de los mejores jugadores de baloncesto la historia de España. Además de los chicos de oro de la generación presente, los ha habido muy buenos, como Fernando Martín, Villacampa, Epi y aquellos más antiguos que me deben disculpar si no los menciono porque no los recuerdo.

Aunque muchos casi sólo se acuerdan de él por el triple que cerró su carrera deportiva (merecidísimo colofón a una carrera brillante), Alberto Herreros fue referente en el mejor Estudiantes, probablemente de la historia, en un Madrid que pasó sus peores años, pero que gracias a él se mantuvo a flote y en la Selección española. Su tiro de tres puntos es de los mejores que he visto nunca. Sólo Carroll o Navarro han sido comparables en el baloncesto FIBA de los últimos años.

Alberto Herreros en una de sus acciones más famosas: el triple de la remontada del Real Madrid ante el Tau.

Alberto Herreros en una de sus acciones más famosas: el triple de la remontada del Real Madrid ante el Tau.

El Alberto Herreros Director Deportivo del Madrid

Pues bien, quiero pedirle perdón, porque pese a la gran admiración que le he profesado como jugador, pese a que he sido Herrerista casi toda la vida, mi única conversación con él fue un reproche.

Me remonto al principio de su carrera como Director Deportivo del Madrid. En una visita madridista a Alicante, nos encontramos mi hermano (otro herrerista empedernido) y yo con él, después de terminar el partido. El Madrid había ganado con muchísima autoridad pero venía de perder por enésima vez contra el Barça.

Al verlo, nos acercamos a él. Nuestro ídolo, tan cerca, tan accesible. Y le felicitamos por su trayectoria deportiva, pero… inmediatamente después le cayó un chorreo como este: “No puedes consentir que el Madrid esté como está… es indigno de nuestro club… estamos muy disgustados…” El pobre asentía con la cabeza con resignación. De verdad que no era por darnos la razón. Lo sentía de verdad. Él sabía que era el sentir del madridismo, porque él era un madridista más. Y él sabía que la dinámica que llevaba el Madrid en aquellos años (antes de la llegada de Laso) no era la que él quería. Por eso, cuando hoy lo recuerdo, me da pena. Y desde entonces lo llevo clavado como un agravio que él no se merecía.

Alberto Herreros felicita a Llull tras la consecución de la Copa del Rey 2016.

Alberto Herreros felicita a Llull tras la consecución de la Copa del Rey 2016.

Gracias, Alberto Herreros

Y lo que desde luego que merece y ya me da igual lo que pase esta temporada y las que vienen, es que le demos las GRACIAS. GRACIAS ALBERTO. Contigo hemos vuelto a enamorarnos de nuestro equipo. Hemos disfrutado como enanos. Nos sentimos orgullosos de nosotros hasta cuando perdemos. Llenamos el Pabellón jornada tras jornada (antes en el Pabellón de la Ciudad Deportiva no acudían ni 3.000 personas) y sentimos al Madrid con tanto fervor como al equipo de fútbol. Un equipo basado en españoles y cantera (Sergio Rodríguez, Llull, Rudy, Reyes, Mirotic, Doncic, Radoncic, Yusta y otros que se acercan como Garuba) es fruto de su trabajo y de aquellos que le rodean.

De verdad, perdón. Lo que te tenía que haber dicho es: “Gracias por todo lo que hiciste en tu carrera como jugador y ánimo porque estoy seguro que sabrás llevar al Madrid donde se merece. Te lo digo ahora. GRACIAS”.

1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *