Caso Demichelis: ¿quién es el responsable?

Demichelis se negó a dar toques al balón durante su presentación con el Espanyol.
The following two tabs change content below.

Demichelis puso el pasado martes punto y final a su etapa como perico. En apenas unos meses, su presencia sobre el césped ha sido poco más que testimonial y su paso por el Espanyol se podría catalogar como un fracaso.

Cuando un fichaje sale bien, todo el mundo quiere colgarse una medalla. Todos reclaman su parte de reconocimiento por haber descubierto al jugador, por haberlo seducido, por llevar las negociaciones por buen camino, por explotar su rendimiento sobre el césped… Pero a veces los fichajes son auténticos fracasos. Como es el caso de Martín Demichelis. Y entonces nadie asume la culpa. No se trata de castigar a nadie. Simplemente va bien a menudo analizar las operaciones que no salen bien para evitar cometer los mismos errores en el futuro. Y siempre partiendo de la base de que todo el mundo se puede equivocar.

Demichelis jugó su único partido de titular con el Espanyol contra el Eibar.

Demichelis jugó su único partido de titular con el Espanyol contra el Eibar. Laliga.es

La trayectoria de Demichelis como jugador del Espanyol se reduce a 98 minutos oficiales disputados. Jugó todo el partido ante el Eibar (3-3) y salió al final de la victoria por 0-1 en el Benito Villamarín frente al Betis. Nada más a nivel oficial. Tres goles recibidos en 98 minutos significa que el equipo recibió un gol cada 33 minutos cuando el argentino jugaba. No es una buena estadística para un central. Nadie esperaba el 10 de agosto, cuando se anunció su fichaje por el Espanyol, que Demichelis rindiera al nivel que lo hizo en el Bayern o en el Málaga. Se dijo incluso que venía para hacer de mentor de los centrales de la zaga perica, como Álvaro (en ese momento todavía era blanquiazul) u Óscar Duarte. Se habló de su rol en el vestuario. De su liderazgo sobre el verde.

Pero algunos escépticos también hablaron de su bajo nivel físico tras estar sin equipo durante la pretemporada, algo que Quique Sánchez Flores dijo que se solucionaría con unas semanas de trabajo específico. El futbolista incluso se negó a hacer toques con el balón durante su presentación. Pero las jornadas fueron pasado y el ex del Manchester City no aparecía en el campo. Al cierre del mercado de verano se fue Álvaro y llegó Diego Reyes. En la tercera jornada, David López jugó como central. Las cosas no parecían mejorar para Demichelis, que incluso iba convocado con la albiceleste. Hasta que tuvo su oportunidad ante el Eibar. Y la desaprovechó. Una primera parte desastrosa de los pericos dejó que los vascos se pusieran 0-3 y, aunque al final los catalanes lograron empatar, Demichelis fue uno de los señalados. Ocho minutos contra el Betis y hasta aquí su etapa como periquito.

Demichelis se negó a dar toques al balón durante su presentación con el Espanyol.

Demichelis se negó a dar toques al balón durante su presentación con el Espanyol. Marca.com

Su fichaje llegó tras fracasar las negociaciones de Ángel Gómez, el antiguo director deportivo, con Fazio. El ahora central de la Roma fue el elegido para reforzar la defensa blaquiazul, pero no se llegó a un acuerdo con el Tottenham Hotspur para su llegada. El tiempo se agotaba y la afición pedía un central para una defensa que mostró un nivel muy bajo la campaña anterior. Y apareció la opción Demichelis. El jugador encajaba en el perfil que buscaba Ángel Gómez: jugador experimentado que conociera la competición. Pero no es justo hablar sólo de Ángel Gómez. Quique Sánchez Flores era el que tenía la última palabra en los jugadores que llegaban. Además, Ramon Robert le puso sobre la mesa un contrato de unos 1’2 millones de euros anuales, por lo que la rescisión del contrato ha costado al club alrededor de medio millón de euros.

Así anunció el Espanyol el fichaje de Demichelis el pasado 10 de agosto.

Así anunció el Espanyol el fichaje de Demichelis el pasado 10 de agosto. Rcdespanyol.com

Cuando un fichaje sale bien, todo el mundo quiere colgarse una medalla. Y lo que suele ocurrir es que el mérito no es de una única persona. Cuando el fichaje sale mal, pasa lo mismo. Buscar a un solo culpable sería injusto. Ángel Gómez no acertó al rastrear el mercado. Quique Sánchez Flores dio el visto bueno a una opción que resultó no ser tan buena. Ramon Robert quizás fue demasiado generoso en el apartado económico. Incluso Chen Yansheng y el propio jugador tienen parte de responsabilidad. Lo que está claro es que hablar a toro pasado es facilísimo. De lo que tiene que servir el caso Demichelis es para no caer en los mismos errores en operaciones futuras. Al fin y al cabo, todos reman en una misma dirección y sólo quieren lo mejor para el Espanyol.