Celta 18-19: temporada para olvidar y peligro de descenso

celta-18-19-fran-escriba

La trayectoria del Celta 18-19 invita a pensar en que se dirige irremediablemente hacia segunda división. La temporada está siendo para olvidar: tres entrenadores, un juego irreconocible y, sobre todo, unos números que asustan. Una victoria en trece partidos, seis partidos sin ganar, un punto de los últimos 18, cuatro encuentros sin marcar…

Con semejante panorama, inevitablemente el Celta se ha hundido en los puestos de descenso. Es antepenúltimo a cuatro puntos de Villarreal y Valladolid. Pero el ambiente es de pesimismo: mucho va a tener que cambiar el Celta para conseguir salvarse. La esperanza se llama Iago Aspas.

El juego del Celta 18-19

En general el fútbol practicado por el Celta 18-19 ha sido muy pobre, exceptuando algún partido a principio de temporada con Mohamed. La apuesta del club por entrenadores extranjeros sin experiencia en España, que tan bien le fue con Berizzo, no ha funcionado. Al Celta le ha faltado esta temporada una identidad de juego que sí tuvo años atrás. Cuando las cosas empezaron a torcerse con el camaleónico Mohamed (daba la impresión de que en cada partido planteaba una cosa distinta), al club no le tembló el pulso y trajo a Miguel Cardoso, que venía de ser destituido en el Nantes.

celta-18-19-boufal

Boufal, de lo mejorcito del Celta últimamente, se lleva un balón ante Odriozola en el Real Madrid-Celta.

La primera idea de Cardoso fue un fútbol ofensivo con la línea defensiva adelantada. No le llegó a salir pero al menos lo intentó. No obstante, con el paso de las jornadas, los malos resultados y la inseguridad del equipo fue cambiando a planteamientos más defensivos, hasta acabar con cinco defensas. El Celta tuvo una tímida mejoría en defensa, pero siguió concediendo goles casi cada partido. A cambio, la producción ofensiva, que ya no era gran cosa, se redujo al mínimo. En muchos duelos no se le recuerdan más de una o dos ocasiones. El juego del equipo, ya empobrecido, se desnaturalizó completamente. Perdió su esencia.

La ausencia de Iago Aspas

La lesión de la estrella del equipo ha coincidido con la peor racha del Celta 18-19. Iago Aspas se lesionó en el último partido del año, reapareció en febrero pero apenas jugó hasta volver a recaer. Se le espera para después del parón de selecciones. El equipo ha notado su ausencia una barbaridad. No solo por los goles, sino por lo que producía en ataque y lo que mejoraba a sus compañeros.

De todos modos, Escribá no ha querido excusarse en su ausencia. Cuando se confirmó su baja, las esperanzas recayeron en Maxi Gómez, el otro goleador y su pareja en ataque, pero el uruguayo es «solo» un rematador que necesita ser surtido de balones. ¿Sabéis cuántos goles lleva en 2019? Uno. Entonces, ¿quién marca goles en este Celta 18-19?

La llegada de Fran Escribá y el partido del Bernabéu

Cuando la situación del equipo con Cardoso era insostenible el Celta volvió a cambiar de entrenador. Pero este vez buscó un perfil distinto: alguien con experiencia en la liga española y caracterizado por un fútbol más defensivo. Ese fue Fran Escribá. Su primer partido, contra el Betis en Balaídos, fue más de lo mismo y terminó con derrota. Dejadme decir que sentarse a ver un partido del Celta 18-19 se ha convertido en desesperante: las veces que dan cinco pases seguidos se cuentan con los dedos de las manos y, vaya como vaya, casi siempre acaba igual.

celta-18-19-fran-escriba

Fran Escribá da indicaciones a sus hombres en la banda del Bernabéu.

Tuve la oportunidad de acudir al partido del Celta en el Bernabéu. La verdad es que, pese a todos los comentarios vertidos sobre la mala actuación del equipo, personalmente me llevé una grata sorpresa y salí algo más esperanzado para lo que viene. Dada la situación del Celta y el regreso de Zidane al Real Madrid, esperaba una goleada blanca. Pero no fue así: el Celta aguantó el 0-0 hasta el minuto 60. Además, vi a un equipo al que por primera vez en mucho tiempo no le quemó el balón, por momentos tuvo la pelota y fue capaz de trenzar jugadas, aunque no se transformaran en ocasiones. Entiendo que para alguien que no ve los partidos del Celta habitualmente le pareciera poco, a mí me pareció mucho. He visto casi todos los partidos del Celta en 2019, y el del Bernabéu me pareció de lo más aseado.

Las opciones de permanencia del Celta 18-19

Después del parón, al Celta le esperan dos partidos contra rivales directos para intentar engancharse a la salvación. La próxima jornada recibe a un Villarreal al alza en Balaídos, y unos días después (jornada entre semana) visita al Huesca. Son dos partidos trascendentales y pensar que el equipo será capaz de sumar los seis puntos es más una cuestión de fe que otra cosa. Veremos si la actuación más aceptable contra el Real Madrid tiene continuidad y si surte efecto el esperado regreso de Iago Aspas. No obstante, el delantero de Moaña tendrá toda la presión sobre sus hombros.

Pero luego aún quedarán ocho partidos: el Celta visitará al Atlético, recibirá al Barcelona, y acabará la temporada contra un rival a priori directo, el Rayo Vallecano, en Balaídos. Con 25 puntos, se antojan necesarias cuatro victorias y algún empate en diez partidos para salvarse. Tal y como está el panorama, parece difícil.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.