La increíble Champions 2018-19 vs la amenaza de la Superliga

Lucas Moura, clave para el Tottenham en la Champions 2018-19

La Champions 2018-2019 está siendo el máximo exponente del espectáculo futbolístico. Para quienes no superamos la treintena, es sin duda la edición más apasionante de la máxima competición continental. Sentarse a ver cualquier partido de martes o miércoles nunca defrauda. Y aún falta la final entre Liverpool y Tottenham.

Giros inesperados de guión, remontadas imposibles, goles en los últimos minutos, resultados abultados, sorpresas abundantes, emoción a raudales… A esta Champions no le ha faltado ningún ingrediente, ni siquiera el VAR en las eliminatorias. En pleno debate sobre la conveniencia de la Superliga, una Champions prácticamente cerrada a las potencias continentales, esta Champions 2018-2019 ha supuesto toda una reivindicación.

Los mejores momentos de la Champions 2018-19

Rescatamos los momentos e historias más sorprendentes que nos ha dejado esta Champions 2018-19 memorable.

Manchester City – Tottenham

Sin duda el partido más recordado de la Champions 2018-2019 será el de vuelta de cuartos de final entre Manchester City y Tottenham. Tras el 1-0 de Londres, los de Guardiola debían remontar y no se guardaron nada desde el primer minuto. Pero el Tottenham respondió. 2-2 a los 11 minutos y 3-2 a los 20. Como para parpadear.

El éxtasis no se detuvo en la segunda parte, donde un gol polémico de Llorente volvió a poner a los spurs por delante. El City, volcado, consiguió el gol de la clasificación en el descuento, pero con Guardiola ya corriendo la banda a lo Stamford Bridge, el VAR lo anuló por fuera de juego.

Lucas Moura, clave para el Tottenham en la Champions 2018-2019

Lucas Moura, clave para el Tottenham en la Champions 2018-2019. Imagen de la Uefa

El Tottenham de las siete vidas

La capacidad de resistencia ante la adversidad del equipo de Pochettino ha sido la razón por la que ha llegado a la final. Nunca se le puede dar por muerto. Recordemos que ya se clasificó en su grupo in extremis en el Camp Nou. Pero a eso añadió su fortaleza en el Etihad (con 4-2 parecía controlado por el City), y su magistral remontada en el Johan Cruyff Arena. Con 2-0 (además del 0-1 de la ida), los spurs necesitaban tres goles para pasar.

El Ajax había sido muy superior y el Tottenham, lastrado por las lesiones, apenas encontraba recursos para atacar. Pochettino, encumbrado en esta Champions 2018-2019, metió a Llorente para mandarle balones aéreos y entonces emergió Lucas Moura. El brasileño, suplente habitual, se echó el equipo a sus espaldas para firmar un hat-trick con su pierna mala, anotando el tercer gol en el minuto 95. Increíble.

La bendición del Ajax

La gran Champions 2018-19 protagonizada por el Ajax, un equipo de liga pequeña alejado de las últimas rondas en los últimos tiempos y caracterizado por su fútbol ofensivo y desacomplejado, ha sido una maravilla. A los de Ten Hag no les ha temblado el pulso para salir a hacer su fútbol en dos campos tan imponentes como el Bernabéu y el Juventus Stadium y dejar en la estocada a dos de los grandes candidatos. Lástima que los grandes ya estén tentando a muchos de sus jugadores, porque sería deseable que su cuento de hadas continuara. Pese a no meterse en la final, este equipo sin duda merece todos los honores.

Frenkie de Jong celebra el pase del Ajax a semifinales de la Champions 2018-19.

Frenkie de Jong y sus compañeros del Ajax celebran el pase a semifinales en el Juventus Stadium. Imagen de la Uefa

Otra debacle del Barcelona

Si una de las semifinales, resuelta en el minuto 95, fue tremenda, la otra no le queda a la zaga. Es que, tras los partidos de ida, la final más presumible hubiera sido un Ajax – Barcelona. Pero no: en esta Champions 2018-2019 no se puede dar nada por hecho. Tras el 3-0 de la ida con exhibición de Messi incluida, el Barça volvió a vivir en Anfield Road una noche espantosa similar a la de Roma que le dejó sin final.

La incomparecencia del equipo en la segunda parte, culminada con el cuarto gol de juveniles, debería dar que pensar en el Camp Nou. Todo ello sin quitar mérito a un Liverpool mermado, pero con una determinación incuestionable. Creen a muerte en lo que hacen y en Klopp.

Las remontadas de octavos

Quedan muy lejos en el tiempo, pero la vuelta de los octavos de final también nos depararon guiones sorprendentes. Como el asalto del Bernabéu por parte del Ajax tras el 1-2 de Ámsterdam. Sergio Ramos lo vio tan hecho que incluso se perdió el partido por forzar la amarilla en la ida. El otro equipo madrileño, el Atlético, también se quedó fuera al dejar escapar el 2-0 del Metropolitano. La Juventus le eliminó con la enésima exhibición en Champions de Cristiano Ronaldo.

Pero quizá la más inesperada fue la de Paris Saint Germain y Manchester United. Los parisinos habían logrado un 0-2 en Old Trafford y los red devils llegaban plagados de bajas y con varios jugadores del segundo equipo. Pues, con un guion maquiavélico, los ingleses remontaron ganando 1-3 tras error de Buffon (entre otros) y penalti en los últimos minutos transformado por Rashford. Cosas de esta Champions 2018-2019.

El poderío inglés en la Champions 2018-19

Todo ello ha deparado finalmente una final inglesa entre Liverpool y Tottenham. También será completamente inglesa la final de Europa League entre Chelsea y Arsenal. Otros años se hablaba de decepción inglesa en Europa, pero en esta ocasión se han llevado la palma. Pero creo que es más bien circunstancial y que no hay que sacar grandes conclusiones.

Tampoco era normal no ver a ningún inglés en las últimas rondas, pero en esta Champions retorcida donde las haya hubiese sido muy normal ver una final entre Barcelona y Ajax y nadie hablaría del dominio inglés. En todo caso, está claro que es una liga muy competitiva y que sus equipos tienen suficiente nivel como para hacerlo muy bien en Europa.

Jurgen Klopp Sadio Mane Liverpool Champions 2018-2019

Klopp y Mane, entrenador y estrella del Liverpool

La Champions 2018-19 como reivindicación ante la Superliga

El pacto de la ECA (asociación de los mejores club de Europa) para impulsar una Superliga Europea a partir de 2024 pone en peligro el fútbol tal y como lo conocemos hoy. Afecta a la meritocracia porque muchos clubes disputarían la competición porque sí, a los demás les quedarían muy pocas plazas, los fines de semana pasarían a jugarse partidos europeos, las ligas domésticas se debilitarían… Estamos en riesgo de perder la esencia del balompié por culpa de la insaciabilidad de los clubes más ricos.

Esta Champions 2018-2019, impresionante entre otras cosas por ver a equipos de segunda línea llegar más lejos que la realeza europea, ha supuesto un golpe en la mesa. Queremos que hable el balón y no que los gigantes monten una competición a su medida. Esta Champions ha demostrado que el formato funciona, que es súper entretenido y que no requiere grandes cambios. Así que concluyo reiterando el deseo de muchos aficionados al fútbol:

«No toquen la Champions, por favor».

Quién escribe
Álex Boubeta

Lee más artículos míos

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.