, , ,

El Atlético se exhibe en Alemania a costa de un flojo Leverkusen

Octavos de final Champions League Análisis táctico Bayer Atlético

Gran victoria del Atlético que superó todas las adversidades del encuentro, poniendo pie y medio en los cuartos de final de la Champions League a costa de un Bayer alicaído y con muchos errores atrás. Destacar el fantástico partido de Gameiro que fue un quebradero de cabeza para los defensores germanos.

La primera mitad fue completamente rojiblanca. Desde los primeros instantes el Atlético manejó el partido a la perfección. Sólo Brandt y Kampl intentaban poner algo de mordiente en el ataque alemán. Sin embargo, poco a poco los de Simeone neutralizaron cualquier opción alemana, hacía tiempo que el Atlético no estaba tan bien concentrado en tarea defensiva, jugando una marcha por encima de su rival.

Los movimientos entre Griezmann y Gameiro se conectaban a las mil maravillas con la medular del Atlético, que llegaba ya a las inmediaciones del área de Leno. La ofensividad de los laterales del Leverkusen favorecía que los centrales tuvieran que manejar más el balón, haciendo que su salida fuera detenida una y otra vez en el medio del campo por la presión fabulosa del Atlético de Madrid. Así nacieron las mejores jugadas de los visitantes, entre ellas el primer gol de la noche, en el 17, un golazo descomunal de Saúl Ñíguez que define como los ángeles tras unas fintas de mucha categoría.

Jugada del partido entre Bayer y Atlético. Análisis táctico Bayer Atlético

Jugada del partido entre Bayer y Atlético. www.mundodeportivo.com

El Leverkusen estaba tocado, los colchoneros olieron sangre y se lanzaron a la yugular alemana. Asfixiados en la salida de balón, los del Cholo siguieron cercando el área de Leno. Una y otra vez los madrileños tanteaban el gol. Tanto fue el cántaro a la fuente que llegó el gol en una fabulosa jugada de recuperación y contragolpe, protagonizado por Griezmann y Gameiro, que definió el “principito” tras pase del ex sevillista.

El Atlético los estaba bordando y milagrosamente no se fue con más margen al descanso. Los de Roger Schmidt necesitaban un cambio en la intensidad, buscando las internadas por banda con Brandt y Bellarabi, para conectar aunque fuera una vez con un desasistido Chicharito.

En la reanudación el Bayer salió con más ahínco y en el 48 Bellarabi marcó el primero de los germanos tras una gran incorporación por banda, una de las pocas combinaciones vertiginosas de los locales. El Atlético no se resintió y aprovechó la inercia positiva del Leverkusen para machacarlos a la contra, y Gameiro se dedicó a entorpecer los ataques alemanes, que tenían que dedicarse a defender las internadas del galo. Así, tras su enésima galopada, se produjo el penalti que fabricó el 1-3, transformado por el mejor del partido hasta entonces, Kevin Gameiro.

Pero el Atlético no es el que era, la sombra del pupas es muy alargada y planea de vez en cuando sobre los chicos que juegan en la ribera del Manzanares. Tras un centro malo de Brandt, un despeje desafortunado de Moyá golpea en Savic y acaba entrando el balón en la meta española. A partir de aquí Simeone se asusta y realiza un cambio amarrategui, un genial Gameiro deja su puesto al centrocampista Thomas Partey para fortalecer el centro y evitar más sustos. Algo comprensible pero extraño, puesto que las jugadas ofensivas de los locales serán escasas y a trompicones, y en ataque los rojiblancos eran letales gracias a las carreras del francés.

Jugadores del Atlético de Madrid celebrando el primer gol. Análisis táctico Bayer Atlético

Jugadores del Atlético de Madrid celebrando el primer gol. www.eurosport.com

Para refrescar el ataque el Cholo quitó a Griezmann y Carrasco para meter a Torres y Correa. Un cambio que buscaba frescura en ataque con las galopadas del madrileño y el argentino. Al final sin saber cómo, el Atlético de Madrid acabó sufriendo mucho, siendo inferior a su rival, defendiendo peor y atacando menos. El Leverkusen con más corazón que cabeza atacaba y tuvo grandes opciones, de hecho en una Filipe Luis sacó el balón de debajo de los palos.

Para alegría rojiblanca, finalmente Fernando Torres sacó la garra de un Atlético moribundo y metió el tan ansiado 2-4, cuando todo parecía predispuesto al empate a 3. Con este resultado final hay justicia en el BayArena, con un Atlético sensacional, que quizás se mostró algo timorato en la segunda mitad, pero aún así fue infinitamente superior a los alemanes, salvo en el tramo final donde los locales pusieron en apuros a los colchoneros.