Decepción en Stamford Bridge

The following two tabs change content below.

Andres Gelvez

Entradas recientes de Andres Gelvez (ver todas)

El Chelsea abarca una de las temporadas más difíciles desde que juega en la Premier League, luego de salir campeón la temporada anterior con un equipo que jugaba de maravilla y revolucionó al fútbol inglés de la mano  de su entrenador Antonio Conte con su clásico esquema de 3-4-3, el equipo perdió su identidad y le costó mantenerse en la cumbre del fútbol inglés, otra vez.

El Chelsea, ¿sin Champions League la temporada que viene?

Chelsea cayó en su estadio frente al Tottenham el pasado fin de semana por un humillante 1-3, que tuvo como protagonista al joven inglés Delle Alli. El resultado dejó virtualmente a los dirigidos por Antonio Conte fuera de la próxima edición de la UEFA Champions League (salvo milagro) y ha traído consigo una nueva odisea para los blues. 

La reacción de la afición del Chelsea ante el gol de Delle Alli nos regaló la postal del fin de semana en la Premier.

La reacción de la afición del Chelsea ante el gol de Delle Alli nos regaló la postal del fin de semana en la Premier. @HotspourRelated

Veintiocho años tuvieron que pasar para que los spurs pudieran vencer en Stamford Bridge al Chelsea, dato que no habla para nada bien del Tottenham, pero aún más de la escuadra blue, que además de esto, también cayó por primera vez ante un equipo dirigido por Guardiola (en dos oportunidades) y su arco fue vulnerado por Lionel Messi (en tres ocasiones) en su eliminatoria de Champions League frente al Barcelona, acontecimiento que nunca antes había sucedido cuando los londinenses enfrentaban al astro argentino. Todo esto en la presente temporada.

El partido frente al Tottenham representaba más allá del derbi de la ciudad, la oportunidad para que Chelsea se pusiera a tiro del cuarto puesto en la tabla, lugar que da el último cupo a la fase de grupos de la Champions ocupado propiamente por los spurs. Aunque matemáticamente la posibilidad está viva, la derrota lo deja en el quinto lugar a ocho puntos del equipo de Pochettino, cantidad complicada de alcanzar por las pocas fechas que le quedan a la Premier y más aún por el nivel que mantiene el equipo del norte de Londres, sería impensado un bajón tan extremo del Tottenham a estas alturas del campeonato.

Historia reciente del Chelsea: una de cal y otra de arena

El Chelsea presenta un patrón un tanto peculiar. Parece que luego que el conjunto de Stamford Bridge consigue un título importante está encaminado a caer y fracasar en la temporada siguiente. Partamos del mayor logro hasta ahora obtenido por los blues, luego de ganar la Champions League bajo la batuta de Roberto Di Matteo en 2012, el Chelsea quedó eliminado en apenas la fase de grupos de la siguiente edición, convirtiéndose en el primer campeón defensor en quedarse afuera en la fase de treinta y dos equipos y le dijo adiós al técnico héroe encargo de conseguir tal hazaña.

Tras el regreso de José Mourinho al banco de Chelsea en 2013, en su segunda temporada el portugués reforzó el equipo con jugadores como Diego Costa y Cesc Fábregas que fueron clave en la obtención de la Premier League de la temporada 2014/2015 luego de una sequía de cinco años de los blues con el campeonato local, además del titulo de la Copa de La Liga, se tenía la sensación de haber formado una base de cara al futuro, un equipo con la suficiente madurez/experiencia que requiere un club para estar en la élite del fútbol mundial. El siguiente año fue el fin para Mourinho, el equipo afrontó la peor temporada desde que el magnate ruso, Roman Abramovich, adquiriera el club en junio de 2003. The Sprecial One’  dejó el banquillo del Chelsea hundido en una crisis abrumadora, el club se encontraba por solo dos puestos encima del descenso y la preocupación ocupaba las graderías de Stamford Bridge, en cuestión de un año se paso del cielo al infierno bruscamente, llegó Gus Hiddink para salvar el desastre que Mourinho había empezado y logró dejar al Chesea en un salvatorio pero nada aceptable décimo lugar, sin Champions, ni siquiera Europa League y se tendría que volver a partir desde cero.

Antonio Conte fue el hombre encargado de dirigir al Chelsea después del desastre anterior, llegaron jugadores importantes como N’Golo Kanté que venía de ser campeón con Leicester City, Marcos Alonso desde la Fiorentina y el regreso de David Luiz al club. Su comienzo no fue el mejor, pero Conte implantó su idea de juego en la cabeza de los jugadores luego de un par de resultados adversos y a partir de ahí el club tomó un giro de 180 grados, el 3-4-3 del Chelsea era imparable y en Inglaterra era sensación el Chelsea de Conte. El italiano se consagró campeón en su primera temporada en el fútbol inglés rompiendo expectativas, el club alcanzó las treinta victorias por liga y se alzó con el titulo por segunda vez en tres años. Luego de esto llegamos a la temporada actual donde el presente del Chelsea se vuelve a pintar de negro. El futuro de Conte en el club es incierto, el no clasificarse a Champions League acarrea una serie de problemas para los blues partiendo de lo financiero y el seducir a jugadores “top” para que vengan al club y formen parte de un posible “nuevo proyecto” sin Champions será bastante complicado.

Chelsea campeón de la temporada 2016-2017 con Antonio Conte.

Chelsea campeón de la temporada 2016-2017 con Antonio Conte. premierleague.com

Más problemas

Muchos factores pueden incidir en la montaña rusa llamada Chelsea Footbal Club, desde el mal manejo que sus directivos tienen con el club, hasta problemas de relación con entrenadores-jugadores y justamente entrenadores-directivos.

Chelsea perdió a Diego Costa, el español estuvo durante tres años en Chelsea y se convirtió en un líder y goleador innato del equipo en el tiempo que vistió de azul, su salida del club se tornó polémica porque al parecer el delantero español no tenía la mejor relación con Conte y -según declaraciones del propio Diego- el italiano le habría comunicado a Costa que no contaba con él para esta temporada por medio de un mensaje de texto. Luego que el brasileño David Luiz cuestionara la forma en la que Conte planteara el partido que la Roma le ganó a Chelsea por 3-0 en la cuarta fecha del grupo C de la Liga de Campeones, el defensor desapareció de las convocatorias con el club, jugando solo cinco partidos sin mayor importancia desde entonces. No se sabe a ciencia cierta cómo se llevan Luiz y Conte, pero se da a entender que en este momento no se encuentran en los mejores términos.

La mala forma en la que Marina Granovskaia y anteriormente junto con Michael Emenalo llevan el mercado de fichajes también repercute en las malas temporadas de Chelsea. El salir campeón te pone a la vista de los demás, por lo que es lógico reforzar el equipo para presentar alternativas al equipo de cara a una nueva temporada, pero para estos es más importante ahorrarle unos cuantos millones al club y no se mueven con la mayor eficiencia que este necesita. Pasó con Mourinho y ahora pasa con Conte, de arranque el italiano se quejó porque el club no contrató lo suficiente pensando en todos los torneos que tenía por disputar, se sintió con una plantilla corta, muy poco profunda y esto también abrió un problema interno entre directivos y el entrenador, tanto que Emenalo terminó renunciando a su cargo en noviembre del año pasado.

Al aficionado del Chelsea se le ha malacostumbrado, en caso de que Conte se termine marchando de Stamford Bridge, el nuevo entrenador será el número once en llegar al banquillo de los blues en diez años, lo que demuestra la poca pasividad del club a las adversidades, abandonando así a proyectos de técnicos que pudieron haberle dado algo más al club de haber recibo el apoyo necesario.

Azpilicueta después de caer frente al City de Guardiola por segunda vez en la temporada

Azpilicueta después de caer frente al City de Guardiola por segunda vez en la temporada. premierleague.com

El Chelsea sigue vivo en la FA Cup, este puede ser su único titulo para intentar, por lo menos, salvar en algo la temporada que llevan, tendrán que vencer primero al Southampton en la semifinal y luego derrotar al vencedor de ManchesterUnitted-Tottenham en la final. Aunque el vacío que deja el estar afuera de la Champions League sea difícil de llenar.