China y NBA: pasado, presente y futuro

La historia entre China y la NBA viene desde muy lejos. Una unión que empezó a formarse mucho antes de ni siquiera sentarse a hablar entre ambas partes. Porque en el seno de los aficionados a la liga estadounidense de baloncesto, el año 1984, siempre será recordado por todos por el año en que fue elegido en el Draft de la NBA un joven Michael Jordan (que aún no había empezado a recorrer su historia en la NBA) acompañado de Charles Barkley, John Stockton o Hakeem Olajuwon. Cuatro jugadores que marcarían el futuro de la liga como pocos otros jugadores la han marcado.

Pero no, la unión entre el gigante asiático y la mejor liga de baloncesto del mundo, no se empezó a fraguar por la elección de Michael Jordan con los Chicago Bulls o la de John Stockton con los Utah Jazz. La relación era tan solo una idea embrionaria en la cabeza de un joven David Stern, que era elegido como el cuarto comisionado de la historia de la liga. Ahí, en el momento de su elección, se puso el primer guijarro de una unión que iba a generar beneficios para ambas partes. Pero, no nos quedemos en el año 1984, vayamos un par de años más adelante.


La historia de China y la NBA y repaso de la situación

Porque la primera piedra, la piedra madre de esa relación entre ambas partes se iba a poner el año 1987. Cuando David Stern empezaba a poner en marcha la maquinaria de la globalización del mejor baloncesto del mundo. Y su primer objetivo, su piedra angular sobre la que ir cimentando poco a poco un movimiento que atraparía al resto del mundo en los siguientes años, empezaba por China.

Allí llegó el comisionado de la NBA con una propuesta que hacer al gobierno chino y a la televisión estatal CCTV. La oferta consistía en el envío de cintas de vídeos de partidos de manera gratuita para emitirlos en la cadena pública, y tan solo los beneficios generados serían repartidos entre ambas partes. ¿Cómo decir que no a una propuesta así? Y eso hicieron. Los aficionados chinos podían disfrutar en sus pantallas de jugadores como Michael Jordan, Olajuwon, Stockton o la guerra (aún latente en aquellos años) entre los Boston Celtics y Los Ángeles Lakers. La semilla NBA empezaba a germinar.

Los Juegos Olímpicos de Barcelona y la década de los 90

Y como cualquier otra semilla que se quiere que crezca, la NBA la siguió cuidando y regando. El envió de cintas de vídeo era constante y cada semana, desde Nueva York, se enviaba un paquete con los mejores partidos de la semana para disfrute de los aficionados chinos. Con el tiempo, las audiencias fueron aumentando. Los patrocinios a los partidos iban creciendo y con ello se aumentaban los beneficios. La semilla empezaba a asomar un pequeño tallo.

Michael Jordan y Magic Johnson durante los Juegos Olímpicos de 1992
Michael Jordan y Magic Johnson durante los Juegos Olímpicos de 1992. Imagen cedida por James Robert Smith.

Un tallo que acabo por recibir el empujón para empezar a echar flores con los Juegos Olímpicos de Barcelona’92. La presentación de una constelación de estrellas de la NBA reunidas bajo el mismo uniforme, como nunca antes se había visto, a una competición olímpica que contaba con una expectación tan alta en China supuso un paso adelante. Y es que parte del público que aún no conocía el mundo de las canchas americanas, empezó a interesarse por la competición comisionada por David Stern.

Los primeros fieles y los nuevos seguidores surgidos tras los Juegos Olímpicos comenzaron a disfrutar en sus pantallas de la era de Jordan y sus seis anillos. El mejor jugador visto hasta entonces fue y sigue siendo un fenómeno mundial, y no fue diferente en China. Sus 6 campeonatos, en dos ‘three peats’, asombraron a los espectadores del gigante asiático. Ya no era tallo, era una pequeña planta que daba ya unos frutos de un valor considerable. El plan de Stern estaba saliendo incluso mejor de lo que él mismo esperaba. Pero aún quedaba la bomba definitiva.

El fenómeno Yao Ming

Demos otro salto en el tiempo. De 1996 a 2002. El año en el que aterrizaba en la NBA el jugador chino con mayor impacto en la liga. Yao Ming ponía pie en la liga con los Houston Rockets  y con ello desataba así la locura en China con la NBA. A su llegada, la NBA firmó 12 acuerdos con televisiones chinas para la emisión de encuentros. El número de partidos emitidos en el gigante asiático se duplicó hasta los 170 por temporada. Además, los partidos de los Rockets eran vistos en Estados Unidos por alrededor de un millón de personas. Mientras que en el país chino, las audiencias de los mismos encuentros superaban los 30 millones de espectadores. Una auténtica locura.

Aquella pequeña semilla germinada por David Stern, que había crecido durante los 90, se había convertido en tan solo un año en un árbol asentado, consolidado y que iba a dar a la NBA muchos frutos durante los siguientes años. La NBA había arraigado en China hasta consolidarse como el mejor mercado fuera de las fronteras de los Estados Unidos.

Yao Ming fue el enlace perfecto para la unión NBA-China.
Yao Ming fue el enlace perfecto para la unión NBA-China.. Imagen cedida por Keith Allison.

Octubre de 2019, todo se empieza a tambalear

Otro paso en el tiempo. Esta vez hasta este mismo año. En la temporada 18/19 hasta 490 millones de espectadores chinos se reunieron frente a las pantallas para ver los partidos de la liga norteamericana. Es por ello, que la filial de la NBA en China estaba valorada en 4000 millones de dólares. Una auténtica mina. Además, en julio de 2019, hace 3 meses, la empresa asiática Tencent se hacía también con los derechos televisivos por las próximas 6 temporadas hasta la 2024 con un contrato de 1500 millones por dicho tiempo, algo que supone una quinta parte de los ingresos anuales de la liga. Las cosas entre China y NBA vivían su mejor momento. Pero la tormenta iba a llegar pronto

Sin ya David Stern en el cargo de comisionado (el cuál ocupa Adam Silver desde 2014) todo iba a empezar a temblar. Porque, cuando Daryl Morey (presidente de operaciones de los Houston Rockets) retuiteaba en su cuenta personal de Twitter una imagen que apoyaba a las revueltas de Honk Kong, el gigante chino despertó para sacar las garras. Había sido atacado.

Su reacción ante dicha acción fue la de cortar cualquier tipo de relación con la NBA. La cadena CCTV, que sigue poseyendo los derechos emisión, y Tencent dejaron de emitir los partidos de pretemporada de los equipos. Tan solo la actuación de Silver consiguió apaciguar un tema en el que saltaban chispas y, tras ello, las dos cadenas de televisión dieron un paso atrás y finalmente no dejarían de emitir los partidos, tan solo no serán emitidos los de los Houston Rockets. Pero el conflicto no está apagado del todo, el daño ya está hecho y tan solo queda saber cuales serán las consecuencias reales.

¿Cómo puede afectar a la NBA en el futuro esta crisis con China?

Tal y como publicaba el otro día Marc Stein, en los dirigentes de las franquicias está el sentimiento de que lo peor del conflicto está por llegar y que tan solo es una tregua antes de que llegue un problema mayor. Varios expertos al servicio de la NBA consideran que una salida del mercado chino, supondría unas pérdidas anuales de hasta 500 millones de dólares para liga.

Y eso a nivel global, a nivel de cada franquicia se estima que dicha salida afectaría al ‘salary cap’ de los equipos en una bajada de hasta un 10 o un 15 por ciento para la temporada 2020/21. Tomando dicha bajada como una opción real y que se daría, el espacio salarial de los equipos pasaría de los 116 millones a los 98.6. Casi más de 17 millones de reducción. Y todo esto, tras la mayor agencia libre de la historia en la cual se ha repartido en contratos la suma de dinero más alta hasta la fecha.

¿Y en qué situación quedarían las franquicias?

Si los datos que se manejan se cumplen, estaríamos hablando de un colapso salarial de bastantes franquicias. Y es que, de reducirse el límite salarial hasta los 98.6 millones (bajada del 15%), tan solo 9 franquicias quedarían por debajo de dicha cifra. Las cuales serían:


  • Toronto Raptors (69.6 millones por debajo)
  • Atlanta Hawks (65.2 millones por debajo)
  • Cleveland Cavaliers (34.5 millones por debajo)
  • Charlotte Hornets (20.3 millones por debajo)
  • Denver Nuggets (18.8 millones por debajo)
  • New Orleans Pelicans (14.6 millones por debajo)
  • Phoenix Suns (6.4 millones por debajo)
  • Dallas Mavericks (1.5 millones por debajo)

Para todas estas franquicias, la situación no debería preocupar. Quizás sí influir un poco a la hora de moverse en el mercado y en la cuantía de los contratos firmados. Por lo demás, el problema no les afectaría en cuanto a salarios.

Qué franquicias se verían más afectadas si China abandona la NBA

Pero hay un grupo de equipos en los que los dirigentes están implorando y rezando a todo tipo de rito o religión para que no se cumplan los pronósticos. O que la NBA medie a través de alguna medida excepcional para aliviar la situación. Porque si decíamos que el límite salarial bajaría, el impuesto de lujo sufriría también una caída en su cuantía. De los 132 millones en que está fijado en la actualidad pasaría a situarse en los 118.6 millones. Ante dicha cifra estos serían los equipos que lo superarían:

  • Golden State Warriors. Sobrepasaría el límite de impuesto de lujo por 30 millones. Lo que obligaría a la franquicia a pagar más de 127 millones de euros (4.25 dólares por cada dólar superado) en multas.
  • Philadelphia 76ers. Sobrepasaría el limite de impuesto de lujo por 27 millones. Que supondría una multa de 114 millones de dólares (4.25 dólares por cada dolar superado) a pagar a la NBA.
  • Houston Rockets. Sobrepasaría el limite de impuesto de lujo por 20 millones. Algo que llevaría a la franquicia a pagar 65 millones (3.25 dólares por cada dolar superado) en multas.
  • Milwaukee Bucks. Sobrepasaría el limite de impuesto de lujo por 13 millones. Obligando a pagar 32.5 millones (2.5 dólares por cada dolar superado) en multas a liga.
  • Utah Jazz. Sobrepasaría el limite de impuesto de lujo por 4 millones. Siendo así la cuantía de la multa de 6 millones (1.5 dólares por cada dolar superado) a abonar.
  • Orlando Magic. Sobrepasaría el limite de impuesto de lujo por 3 millones. Dejando la multa en un total de 4.5 millones (1.5 dólares por cada dolar superado) de dólares.

Como veis, franquicias como los Golden State, los 76ers o los Houston Rockets se enfrentarían a unas cantidades a pagar que dejan sin voz a cualquiera de tan solo leerlas. Y todo ese dinero, a parte del montante que tienen que pagar a los jugadores por sus salarios. Una auténtica ruina para varios propietarios.

Los futuros ‘rookies’ también se verán implicados

De una ruptura de las relaciones comerciales y económicas con China, no solo saldrían perjudicados los propietarios y el espacio salarial de las franquicias. Otra parte que se vería afectada por dicho motivo, son los rookies. No los actuales. Los futuros jóvenes que debuten por primera vez en la liga también sufrirían las consecuencias. Pero antes de empezar a explicaros porqué, dejadme que hable primero de la regla ‘Rookie Scale’.

Zion Williamson con Duke
Zion Williamson, con Duke. Imagen cedida por Keenan Hairston.

Dicho término hace referencia a una tabla con los salarios que los debutantes en la liga pueden obtener en su primer contrato. Cada jugador obtendrá un salario base ya fijado en función de la posición en la que sea seleccionado. Según más baja sea la elección, menor será el salario base. Y digo base, porque dicha cantidad puede variar. Los ‘rookies’ pueden firmar por el 80% de dicho salario base o aumentar hasta el 120%. Lo normal, es que firmen por el 120%. Algo que eleva la cuantía de su salario.

¿Y en qué les afectaría?

Dicha ‘rookie scale’ posee unas cuantías base ya fijadas. Pero dichas cantidades pueden variar en función del aumento o disminución del ‘salary cap’. En los últimos años y con la constante subida del espacio de salarial temporada tras temporada, las cifras de los salarios no han hecho más que aumentar. Si el espacio salarial aumentaba en un 4%, el crecimiento de la cuantía de los contratos crecía en la misma medida. Para ponernos en situación. Este mismo año, Zion Williamson (nº 1 del Draft con los New Orleans Pelicans) cobrará 9.7 millones de dólares, para un total de 45 asegurados en sus cuatro primeros años. Un contrato que, si se cumplen las previsiones con China, no se verían en ningún futuro rookie.

De darse, la cuantía que podría recibir el próximo número 1 del Draft sería de un 15% menos que la de Zion (misma bajada que en el espacio salarial) y quedaría fijada en unas cifras aproximadas a los 8.2 millones anuales.

Así, todo el trabajo y tiempo que empezó dedicar David Stern en el año 1987 por empezar a expandir y llevar el producto NBA a cualquier rincón del mundo, empezando por la introducción de la liga en el mercado chino, puede llegar a irse al garete por un simple retuit. Algo tan rápido, tan banal, tan sencillo como pulsar sobre una pantalla dos flechas en círculo que se persiguen jamás tuvo tanto que ver en el devenir de una liga tan grande. El gran árbol de Stern amenaza con caerse por un un rayo fugaz en forma de retuit.

Deja un comentario