Un Real Madrid insostenible

Tras el empate del Real Madrid en la segunda jornada de la fase de grupos contra el Brujas (2-2), en el Santiago Bernabéu, al conjunto merengue se le complica la clasificación para la siguiente fase de la UEFA Champions League. El conjunto dirigido por Zidane mostró una cara muy distinta a la de los tres partidos anteriores frente a Sevilla, Osasuna y Atlético, sobre todo en defensa.  Con 0-2 al descanso la pitada del Santiago Bernabéu era antológica. El público está cansado de un equipo que no termina de arrancar  y que, cuando lo hace, rápidamente se cala.

Un Real Madrid muy mal en defensa

La zaga no se pareció en nada a la que había conseguido mantener la portería a cero en los tres choques anteriores. Se vio a un equipo confiado, que quiso mantener el control de la pelota contra un rival de menor entidad. Hasta ahí todo bien, sin embargo, las transiciones defensivas del equipo madridista fueron nefastas.

El primer gol llegó de un error en cadena, algo bastante típico de este Madrid. Un error de posicionamiento en una contra del Brujas acabó poniendo el 0-1, después de un remate extraño del delantero del Brujas. Se trata de un tanto que deja evidencias de las carencias defensivas del Real Madrid en el partido. Se pudo apreciar que, durante todo el encuentro, los blancos se vieron constantemente rodeados por jugadores del Brujas en cualquier lado del campo. Daba la sensación de que alrededor de la pelota siempre había mas futbolistas del equipo belga.

Sin embargo, el conjunto de Zidane no se volvió a asentar en el campo. En esta ocasión, en el minuto 39 Modric perdió un valor impropio y dejó vendida a la defensa. Otro remate trastabillándose y 0-2. De esta forma se llegó al descanso, mal defensivamente y los pitos y críticas del público del Bernabéu, dirigidos principalmente a Courtois.

https://youtu.be/WqhplpA-9GE

Los señalados del partido del Real Madrid

Tras la debacle, se advierten cuatro señalados principales. Comenzando por Courtois que, aunque bajo mi humilde opinión no tuvo culpa de los goles, se mostró demasiado inseguro. A la vez que los pitos hacia su persona aumentaban, crecía su inseguridad. Fue cambiado al descanso por problemas estomacales y mareos. Para mal suyo, Areola salvo de gran manera el 0-3. Sin duda, hay debate en la portería.

El segundo es Lucas Vázquez, al cual, en el partido de ayer no le salió nada. Trató de driblar a su defensor en numerosas ocasiones, pero no fue capaz. Sin duda, es otra muestra de un jugador que está fuera, sobre todo anímicamente, fruto de ello que en los últimos partidos esté negado en la mayoría de acciones que realiza. Fue cambiado en la segunda parte por Vinícius, y también se llevó una sonora pitada del Bernabéu.

También hay que destacar a Luka Modric. Este, aunque no fue excesivamente pitado, demostró no haber recuperado su nivel tras la lesión. Lo más preocupante es que no se advierte una mejoría. Desde luego, no es el jugador que enamoró al Bernabéu hace alguna temporada, y da claros síntomas de que su sitio en el Madrid empieza a diluirse.

Por último, el jugador que salió mal parado del encuentro fue Eden Hazard. El belga no termina de arrancar como merengue. En el partido frente al Brujas, no se le puede decir que no lo intentará. Sin embargo, sus acciones no entrañaron demasiado peligro. Se espera muchísimo más del ex del Chelsea, que estaba llamado a cambiar la forma de jugar del conjunto madridista.

El gran señalado: Zidane

¿Peligra el puesto de Zinedine Zidane en el Real Madrid?
Zidane, durante un partido. Imagen procedente de Vimeo.

Es cierto que los cambios de Zidane mejoraron la cara del equipo. Tras la entrada de Marcelo por Nacho al descanso, el Madrid comenzó un aluvión de ocasiones, que cristalizó en el 1-2 de Ramos. Y posteriormente en el empate de Casemiro. Sin embargo, se pudo ver un equipo poco trabajado ofensivamente. Tácticamente, el planteamiento del Madrid en ataque está siendo nefasto esta temporada. Ataques en estático, en los que los jugadores apenas se mueven. Sin movilidad en el campo, sobre todo de centrocampistas, es muy difícil crear ocasiones contra equipos encerrados atrás. 

En defensa se ha demostrado que, con sacrificio de todos, se pueden sacar adelante los partidos. Pero en ataque se juega todo a una carta, que le lleguen balones a Benzema y que el galo se las apañe. Eso no es un equipo trabajado. Tácticamente, el gran perdedor de la temporada es Zidane, del que el Bernabéu se está empezando a cansar.

Por último, pese al liderato de LaLiga, es necesario advertir la necesidad manifiesta de vencer en los cuatro partidos de fase de grupos que quedan. No hay duda de que una eliminación tan pronto en Champions sentenciaría a varios protagonistas y produciría un temblor catastrófico en el seno del Real Madrid.

Deja un comentario