Cómo juega Alex Sarr: un trotamundos con aspecto de unicornio

Alex Sarr es uno de los principales candidatos al número uno del próximo Draft de la NBA.

La etapa de formación del interior francés, ya considerado como un proyecto de alto nivel, está siendo atípica.

Con tan sólo 19 años, ya cuenta con experiencias en distintos clubes de su país natal, en el Real Madrid —allí pasó sus dos cursos como cadete—, en Overtime Elite —también estuvo dos temporadas en el prestigioso programa estadounidense— y en unos Perth Wildcats de la NBL australiana en los que ha vivido su primera experiencia profesional esta pasada campaña.

Cómo juega Alex Sarr

El jugador nacido en Burdeos cuenta con un físico privilegiado para la práctica del baloncesto. Con 213 cm de altura y 224 cm de envergadura (medidas oficiales del NBA Draft Combine), es capaz de mover sus 102 kg de peso a un ritmo poco común en interiores de tamaño similar.

Más allá de su atletismo, posee ciertas capacidades técnicas que hacen vislumbrar en él a una pieza de mucho impacto a medio plazo en la mejor liga del mundo. Sin embargo y, al contrario de lo que suele ocurrir en los recién llegados más especiales, requerirá de un proceso de maduración no demasiado rápido y de un contexto apropiado para su crecimiento.

Alex Sarr Real Madrid

Cómo juega Alex Sarr en ataque

Es difícil ver en Sarr a una potencial estrella que condicione buena parte de los ataques de su equipo como Zion Williamson (nº 1 en 2019), Anthony Edwards (2020), Cade Cunningham (2021), Paolo Banchero (2022) o su compatriota Victor Wembanyama (2023).

Su capacidad para correr la pista le convierte en una gran amenaza como tráiler y el buen manejo de balón para su tamaño le será de gran ayuda para superar en situaciones de uno contra uno a interiores más lentos, pero no reúne las condiciones necesarias para generar ventajas de manera autónoma.

Alex Sarr es capaz de abrir la pista, pero su amenaza en el tiro no es especialmente grande. No ha alcanzado el 30% desde el triple en su primera experiencia como profesional —27 partidos con 4 intentos por 36 minutos—, pero sí ha demostrado poseer una mecánica fluida, a través de la cual se puede convertir en un lanzador fiable, pero no excelente, a nivel NBA. Desde el tiro libre, que ha visitado con frecuencia gracias a su tamaño y movilidad, ha alcanzado el 71’4% de acierto en temporada regular.

Puede finalizar con comodidad en situaciones de ventaja cerca del aro gracias a sus grandes aptitudes físicas, aunque puede sufrir un poco al hacerlo con contacto —de hecho, suele huir de él—. Pese a superar los 100 kg, todavía debe fortalecerse algo más. También debe ganar seguridad a la hora de atrapar la pelota, pues sus malos agarres han evitado canastas sencillas de su equipo.

Como es normal en muchos jugadores de su edad, es poco resolutivo en situaciones de presión, especialmente cuando debe encontrar soluciones con el balón en sus manos.

Alex Sarr Francia

Estos problemas también son trasladables a partidos en los que la exigencia es más alta que en el resto del curso. Tanto en el pasado Mundial sub-19 (tras su segunda campaña en Overtime Elite) como en los Playoffs de la NBL (después de su primera regular season como profesional), su rendimiento ofensivo fue algo decepcionante.

Aunque a lo largo de su experiencia en Australia se ha podido vislumbrar cierto potencial como pasador en las continuaciones cortas y buenos detalles cortando sin balón, Alex Sarr todavía se encuentra desubicado por momentos en acciones de ataque. Ha recurrido a malos tiros en repetidas ocasiones y no ha sido capaz de leer ventajas a un buen nivel de forma regular. Sí ha podido generarse oportunidades a través del rebote ofensivo, virtud que podrá trasladar a la NBA si sigue trabajando su privilegiado cuerpo.

Cómo juega Alex Sarr en defensa

El potencial defensivo del interior de 19 años es el principal motivo por el que aparece como número uno en muchas de las previsiones de los expertos. Aspira, sin duda, a ser la pieza principal de una gran defensa. Tanto el tamaño como su instinto hacen de él una enorme amenaza para los finalizadores cerca del aro. Lo tiene todo para cambiar y taponar muchos tiros ayudando desde el lado débil.

Además, su impacto en esa faceta del juego podría ser muy positivo desde el día uno en la mejor competición del planeta. En cualquier caso, a lo largo del curso se han podido observar pequeñas lagunas en cuestiones de concentración y timing en estas acciones. Pocas dudas hay de que las hará desaparecer.

Parece que Alex Sarr será muy útil como defensor de cambios. Si bien es cierto que le puede costar en sus primeros meses como jugador NBA —no ha defendido en toda su corta trayectoria a talentos de ese nivel—, todo hace pensar que acabará haciendo un gran trabajo quedándose con exteriores.

Alex Sarr Perth Wildcats

Su desplazamiento lateral, aunque en ocasiones pueda mostrar cierta inactividad en sus piernas, es realmente bueno para su tamaño. Pese a que todavía deba corregir algunos detalles de posicionamiento, es un excelente defensor en situaciones de bloqueo y continuación. Como es lógico, todavía debe mejorar a la hora de leer el ataque rival.

Al igual que en ataque, no se encuentra cómodo con los contactos en defensa. Tiende a quedarse en bloqueos indirectos, a los que aún no se anticipa eficazmente. Tampoco hace un gran trabajo en el rebote defensivo. No se hace lo suficientemente fuerte bajo su tablero y concede demasiadas oportunidades al equipo rival.

Principales puntos fuertes de Alex Sarr

Alex Sarr destaca por su:

  • Físico y atletismo diferencial.
  • Polivalencia defensiva. Gran defensor en potencia.
  • Detalles positivos como pasador.
  • Buen reboteador ofensivo.

Principales puntos débiles de Alex Sarr

Alex Sarr debe mejorar en:

  • Dudas como tirador.
  • Poca autonomía en ataque.
  • Manos mejorables.
  • Sufre en los contactos. Necesita mejorar como reboteador defensivo y pasando bloqueos.
  • Inconsistencia competitiva. ¿Tiene carácter de estrella?