Anthony Edwards: carácter ambicioso y físico NBA

La temporada de la primera división de la NCAA está a punto de dar comienzo. El próximo martes dará el pistoletazo de salida con hasta 148 partidos ese mismo día. Con ello, empezará la aventura universitaria de algunos de los candidatos a ser la primera elección del próximo Draft. Son los casos de Cole Anthony, Isaiah Stewart o James Wiseman. Pero hoy analizamos cómo juega Anthony Edwards, el que es, para algunas páginas especializadas, el favorito al pick 1.

Viene de dominar en el instituto y espera poder seguir haciéndolo con la universidad de Georgia. Su mayor reto en este curso será mantener e incluso reforzar la opinión de aquellos que piensan que es el mejor proyecto de esta camada.

Anthony Edwards es un escolta de 193 cm de altura y 95 kg. Pese a ser algo más pequeño que la mayoría de jugadores de su posición, tiene potencial de superestrella. De hecho, mide exactamente lo mismo que una leyenda como Dwyane Wade y una figura principal de la NBA como Donovan Mitchell. Y, al igual que ellos, suple esa falta de centímetros con una enorme capacidad atlética. A sus todavía 18 años, su cuerpo ya está listo para dar el salto a la mejor liga del mundo.

Cómo juega Anthony Edwards

Es fuerte, rápido y cuenta con una envergadura de 206 cm, muy poco común entre exteriores. Además, sabe aprovechar a la perfección esa fortaleza física. Utiliza muy bien su cuerpo para crearse ventajas en ataque y para frenar a los rivales en defensa. Y lo mejor para él es que, a su corta edad, aún tiene margen de mejora en este aspecto.

Cómo juega Anthony Edwards en ataque

El jugador de los Bulldogs es un anotador nato. Esa es la principal faceta que puede convertirle en alguien especial. Es muy competitivo y, por ende, agresivo. Por lo tanto, recurre con cierta asiduidad a las penetraciones. Gracias a su físico, se siente cómodo finalizando con contacto y aprovecha las ventajas que tiene ante exteriores más débiles.

Su primer paso es muy rápido, lo que le permite desbordar a sus defensores sin demasiados problemas. Además, tiene la habilidad suficiente para anotar bandejas con ambas manos. En los contraataques es letal, pues es capaz de llegar muy rápido a la canasta rival. En cuanto a su lanzamiento, puede anotar desde prácticamente cualquier lado de la cancha. Ha demostrado poder convertir tiros desde el rango NBA y necesita muy poco espacio para levantarse.

Pese a no ser un gran playmaker, Anthony Edwards ha dejado detalles en este aspecto que indican que sí puede serlo en el futuro. Lee bien el juego y, al contrario que algunos jugadores de su edad, no le cuesta soltar la pelota. Aprovecha su gran habilidad atlética para atraer a las defensas en las penetraciones y, posteriormente, pasar el balón a los tiradores liberados. También toma buenas decisiones cuando recibe un dos contra uno. Mantiene la cabeza alta y evita perder el bote en seguida. Además, maneja bien el balón. Es capaz de crear ventajas con ambas manos.

Cómo juega Anthony Edwards en defensa

A lo largo de sus años compitiendo en high school, su físico ha sido determinante para que domine en defensa. Aunque le falta desarrollarse a nivel táctico, frena a los atacantes gracias a su velocidad, fuerza y salto vertical. Salto vertical gracias al cual puede convertirse en un gran taponador y reboteador para su estatura. Además, tiene mucha confianza en sí mismo y es muy competitivo. Y, por si fuera poco, la edad juega a su favor. Es uno de los prospects más jóvenes del próximo Draft. Será seleccionado con tan solo 18 años y debutará en la NBA con 19. Por lo tanto, su margen de mejora es muy grande.

En qué debe mejorar Anthony Edwards

Anthony Edwards es, en líneas generales, un buen tirador. Sin embargo, le ocurre algo bastante común entre jugadores de su edad. Y es que, pese a lanzar con buenos porcentajes desde la larga distancia con un volumen alto de lanzamientos, no es nada fiable desde la línea de tiros libres. Tiende a fallar mucho desde el 4,60, superando ligeramente el 50% de acierto. Su mecánica es buena y ya sabemos que puntería tiene de sobra, por lo que esos malos porcentajes se podrían deber a faltas de concentración o, simplemente, a una desconfianza que suelen sufrir incluso algunos profesionales.

Como ya hemos remarcado anteriormente, este joven escolta todavía no es un gran creador de juego. Tiene mucho que mejorar en ese sentido si quiere ejercer exitosamente de playmaker en la actual NBA. Pese a que lee realmente bien las defensas rivales, en ocasiones toma decisiones precipitadas. Esto acaba desembocando en pérdidas que son, en su gran mayoría, evitables. También será necesario que aprenda a moverse mejor sin el balón en sus manos. Suele estar muy inactivo y no ha demostrado poder crear ventajas tanto para él como para sus compañeros a partir del juego off ball.

El tiro de media distancia es, estadísticamente hablando, el menos eficiente de todos los que se pueden realizar. Pese a esto, a veces es necesario recurrir a ellos. Sin embargo, Anthony Edwards lo hace muy poco. Apuesta casi siempre por tiros lejanos o por penetraciones hasta la cocina. En el segundo caso, puede encontrar lanzamientos más cómodos si se para a tres o cuatro metros del aro o hace un tiro por elevación, pues en ocasiones las cercanías de la canasta están demasiado pobladas como para intentar penetraciones. También tiende a intentar muchos más lanzamientos de tres que a buscar el aro. Algo que no debería hacer un jugador de sus características, ya que podría aprovechar sus capacidades atléticas de mejor manera.

Cuál es el verdadero potencial de Anthony Edwards

Puede que Edwards sea una de las apuestas seguras que dará el próximo Draft. Parece difícil que, teniendo en cuenta su talento físico y técnico, no se acabe convirtiendo en un gran jugador. Además, puede que su techo también sea uno de los más altos de la camada del 2020. Si hace una buena temporada con la universidad de Georgia y no tiene ningún tipo de contratiempo grave en forma de lesión, será una elección, como mínimo, top 5. Y, quién sabe, podría ser la primera elección. Desde luego, es uno de los favoritos a ello. Independientemente de en qué posición salga y cuál sea su destino, lo tiene todo para triunfar en la mejor liga del mundo.

Mejores jugadores que se presentan al draft 2020 de la NBA

LaMello BallCole Anthony
Anthony EdwardsJaden McDaniels
Isaiah StewartJames Wiseman
Théo MaledonNico Mannion

Deja un comentario