Eduardo Camavinga: la estrella que todavía va al instituto

Todo parece indicar que el Stade Rennais va a ser un equipo a tener en cuenta en la Ligue 1. Sin embargo, dentro de los 25 jugadores que forman la plantilla, hay uno al que empiezan a apuntar los focos. Tan solo tiene 17 años, pero este joven angoleño ha llegado para quedarse. De hecho, ya tiene la vitola de titular indiscutible en Rennes. Analizamos quién es y cómo juega Eduardo Camavinga.

Equipos actuales de Eduardo Camavinga

Eduardo Camavinga llegó al Stade Rennais procedente del AGL-Drapeau Fougères en 2013. A partir de ahí, no se movió del club rojinegro. Su paso por la cantera fue fructífero, ya que sus características le permitían ocupar cualquier lugar del terreno de juego y eso es un auténtico lujo para un entrenador. Finalmente, se asentó en el centro del campo y su condición de promesa comenzó a acrecentarse.

Una condición que sumada a la apuesta del Rennes por la cantera provocó su debut en Ligue 1 durante la temporada 18/19. El 6 de abril debutó con el primer equipo y se convirtió en el primer futbolista nacido en 2002 en jugar en una de las grandes ligas europeas. Y visto el potencial, Julian Stéphan siguió apostando por Camavinga en los últimos partidos de liga. El congoleño fue titular en varios partidos y en alguno de ellos incluso fue el mejor de su equipo. Terminaba así su primera temporada en la élite con la intención de consolidarse como jugador de la primera plantilla.

Y lo consiguió Eduardo. Primer partido de la campaña 19/20 y primera titularidad del centrocampista. Así que el club no tardó en firmar un nuevo contrato (9 meses antes obtuvo su primer contrato profesional) para su joven promesa con 2022 como fecha final. Esa misma semana, el Rennes se enfrentaba al todopoderoso PSG y Camavinga saltó a la escena del fútbol mundial. Y es que un chico de 16 años había dominado a todo un París y dejaba una asistencia para ganar el partido y un acierto en el pase del 97,6%. Asimismo, Camavinga continuó siendo titular y ha sido nombrado mejor jugador del mes de agosto de la Ligue 1, convirtiéndose en el más joven de la historia en conseguirlo.

Posición de Eduardo Camavinga

Para explicar la posición de Camavinga, primero hay que resumir el juego del Stade Rennais. Les Rouges et Noirs de Julian Stéphan se asientan en el juego con un sistema 3-5-2, en el que las bandas son claves y donde hay tres centrocampistas que tienen una labor importantísima. Pues Camavinga es el pivote defensivo, una posición determinante en este esquema.

Sin embargo, no es el típico pivote defensivo con escaso recorrido en el campo. Más bien todo lo contrario, ya que gracias a su gran despliegue físico aparece en prácticamente todas las zonas del tapete. El mapa de calor de sus partidos destaca cerca de los centrales, pero cayendo un poco a banda. Así que se podría decir que esa es su posición en el Rennes, pero vistas las características de este portento, podría jugar en cualquier lugar del centro del campo.

Mi sensación es que con el paso del tiempo y con un esquema diferente, Camavinga terminará siendo un interior box-to-box. Un jugador del estilo Paul Pogba, que puede abarcar todo el campo con físico, personalidad y descaro con el balón en los pies. Una especie de futbolista moderno que cada vez es más necesario en un deporte que incrementa su intensidad cada día.

Cómo juega Eduardo Camavinga

Como en el anterior punto, también hay que comentar el juego del Stade Rennais para conocer a Camavinga. Y es que una de las ventajas del 3-5-2 se podría resumir en que los mediocentros pueden arriesgar más con el balón, ya que hay un un defensa más en la retaguardia. Esto no pasó desapercibido para el entrenador del Rennes y por ello apostó por el joven al que estamos analizando. Un futbolista con gran facilidad para romper líneas gracias a su cambio de ritmo y que puede arriesgar en zonas peligrosas debido al juego de su equipo.

Como he comentado antes, Eduardo Camavinga puede jugar en cualquier posición del centro del campo gracias, entre otras cosas, a su versatilidad. Se trata de un futbolista que aparece en cualquier zona del campo sin dejar en el olvido sus responsabilidades en el medio. Para ello, explota su trepidante cambio de ritmo y su asombroso despliegue físico. Unas características que no pasaron de largo para el Borussia Dortmund, una de las primeras potencias en intentar su fichaje antes de que explotara con el Rennes.

Vídeo con las mejores jugadas de Eduardo Camavinga

A esta potencia que encarna, hay que sumar el buen pie que tiene. Además, es zurdo, y todos sabemos que los jugadores con ese pie suelen ser especiales. La asistencia de gol frente al PSG y el alto porcentaje de acierto en el pase (97,6% dos veces, 86,5% y 89,7%) en el inicio de liga lo hacen un futbolista que puede funcionar frente a conjuntos que tienen un esquema defensivo. Y en el aspecto defensivo, Camavinga es contundente al corte.

Inteligencia inusual para un mediocentro de 16 años

Camavinga parece contar con un sexto sentido a la hora de encontrar a sus compañeros en el campo. Pero esto es mérito suyo porque antes de recibir el balón ya sabe dónde están posicionados sus socios para jugar y los rivales. Y aquí llega, para mí, lo mejor de este futbolista: la tranquilidad. Eduardo Camavinga juega con una frialdad pasmosa para la edad que tiene: recibe el balón, observa y toma la decisión correcta en el juego.

Decisiones que pueden ser muy variadas, ya que domina el pase en corto, el pase en largo y la conducción rápida para romper líneas que es prácticamente imposible de parar. Además, le gusta participar y ser protagonista. No es de los que se esconde. Todo ello acompañado de una personalidad y un liderazgo que no muestra el fútbol de un chico de 16 años, sino de un jugador experimentado y con tablas.

Por último, el ritmo del juego. En partidos como su exhibición frente al PSG, se muestra a un chaval con mando y que sabe cuándo acelerar y cuándo bajar la intensidad de su equipo. Un dominador del juego. Un futbolista que si sigue con esta proyección, da miedo en lo que puede convertirse. La Europa League será posiblemente su gran escaparate esta temporada, en la que parece que va a rozar los 40 partidos disputados en la élite. Una experiencia que multiplicará sus «novias» para los próximos mercados de fichajes.

Estadísticas de Eduardo Camavinga

Stade Rennais

  • (18/19): 7 partidos.
  • (19/20): 36 partidos, 1 gol y 2 asistencias.

Deja un comentario