Como en casa en ningún sitio

Personalmente, nada más escuchar el nombre Alberto Zapater, se me vino a la mente una imagen del escaso conocimiento que yo poseía sobre este deporte cuando era pequeño, y solo con pensar un poco recordé al Zaragoza de los años 2000. Se me vinieron a la mente las pegatinas de LaLiga que venían en los chicles y aquellos cromos que llenaban mi ilusión y todavía siguen trayendo buenos recuerdos nada más ver un cromo o abrir un sobre.

Investigando un poco, me he fijado en la larga carrera que este centrocampista maño ha desempeñado en el club de sus amores: el Real Zaragoza, y en las dificultades que ha pasado hasta volver a la que es y siempre será su casa.


Alberto Zapater auguraba grandes cosas desde sus comienzos en el Real Zaragoza.
Alberto Zapater auguraba grandes cosas desde sus comienzos en el Real Zaragoza. Fuente: espiritudeportivo.es

La carrera de Alberto Zapater

En los principios del siglo XXI empezaba este joven chaval a ser un talento in crescendo, llegando a jugar en el 2004, con apenas 21 años, en Europa League, siendo también llamado a ir con la Selección Sub-21 y con la Selección Sub-20 para jugar un Mundial.

Al año siguiente llegó a la final de la Copa del Rey contra el Espanyol, en la cual cayeron derrotados por un contundente 4 – 1.

En esa misma temporada fue nombrado segundo capitán con 21 años, aunque sería él mismo el encargado de capitanear el club zaragozano ante la ausencia y el posterior retiro del primer capitán, Luis Carlos Cuartero.

Desde 2004 hasta 2009 militó en el club maño, hasta que el Genoa se dispuso a pagar 4 millones de euros para hacerse con los servicios de esta promesa.

Su fichaje por el Genoa parecía que iba a ser su trampolín al gran panorama internacional.
Su fichaje por el Genoa parecía que iba a ser su trampolín al gran panorama internacional. Fuente: gettyimages.com

En su debut brilló como nunca con una asistencia, un golazo de falta y el inicio de la contra que les daría el encuentro por 3-2 contra la Roma de Spalletti, que fue destituido en unas semanas por sus pésimos resultados.

En el conjunto italiano llegó a estar solo un año, al igual que en el Sporting de Lisboa, equipo donde conoció la Champions League.

Sorprendentemente, terminó recalando en Rusia, pero allí no le dieron la continuidad deseada y las lesiones no pusieron de su parte, por lo que en 2015 quedó sin equipo.

Por suerte, en el mercado de verano de la temporada pasada le acogieron con los brazos abiertos en Zaragoza, ofreciéndole dejar de lado la retirada y seguir luchando con ellos para conseguir el ascenso a Primera División, y este año le han dado la posibilidad de firmar un contrato de 5 años, lo que básicamente significa que seguirá vistiendo los colores blanquiazules hasta que se retire.

La afición maña hizo muy emotiva la vuelta de Alberto Zapater.
La afición maña hizo muy emotiva la vuelta de Alberto Zapater. Fuente: espiritudeportivo.es

Conclusión

Cuando Iniesta firmó un contrato vitalicio todo el mundo se enteró, pero pocas veces se tiene en cuenta estos gestos de afecto a jugadores que están acabados pensando en colgar las botas hasta que llega una bendita llamada para volver a su tierra y seguir disfrutando del fútbol. Es verdaderamente emotivo y toda una señal de haber dejado huella el volver al sitio donde uno se ha ganado un nombre, al sitio que te vio nacer como jugador y como persona y ahora te ve como una leyenda, donde pasados los años se te sigue recordando con cariño, que creo que es la meta de toda persona. No hay mejor sitio en este mundo que nuestra casa, y creo que Zapater lo sabe muy bien.

Deja un comentario