El rumbo del Athletic

Crisis del Athletic: a Ziganda le está costando dotar al equipo de una identidad propia.
The following two tabs change content below.

Austin Alkorta

Futbolero oficial y entrenador oficioso. Nivel 3.

Entradas recientes de Austin Alkorta (ver todas)

Tras presenciar los dos últimos partidos del Athletic de Ziganda ante Eibar y Girona, no me cabe ninguna duda de que este equipo atraviesa una crisis de juego e identidad casi irreparable y voy a citar las causas que, bajo mi punto de vista, son las causantes de esta alarmante situación. Desde el inicio de la temporada vigente, el club vizcaíno ha sido una inagotable fuente de noticias extradeportivas, las cuales han podido influir en el rendimiento del equipo. Ausencias por lesiones u otras causas, renovaciones desmedidas, bajas frustradas, fichajes controvertidos, etc., no han hecho más que desviar la atención del respetable aficionado, al cual están colmando su paciencia.

Crisis del Athletic: a Ziganda le está costando dotar al equipo de una identidad propia.

Crisis del Athletic: a Ziganda le está costando dotar al equipo de una identidad propia. as.com

El Kuko pegaba el salto desde el filial con el objetivo de crear un equipo competitivo para que la transición tras las brillantes campañas de Valverde fuera plácida. Me parecía el más adecuado para ocupar su plaza: técnico con experiencia, conocedor de la cantera y de la casa, en fin, el apropiado. Estamos en febrero y el equipo merodea en la zona media de la tabla, con la Copa ya olvidada, a dos semanas de la eliminatoria de la Europa League, y el semblante del equipo es triste. No tiene una identidad adquirida y deambula por los campos sin un once concreto.

El affaire Kepa, otra razón para la crisis del Athletic.

El affaire Kepa, otra razón para la crisis del Athletic.

El aficionado de San Mamés es muy inteligente y comprensivo, y conoce las limitaciones del equipo pero no acepta la falta de competitividad. Es consciente de que ha habido obstáculos en el camino en forma de lesiones (De Marcos, Muniain, Beñat, además de la ausencia consabida de Yeray), a las que se suma la baja de Laporte. Asimismo, se ha vivido una navidad inusual con la renovación-marcha de Kepa en todas las portadas, una bomba mediática que ha mostrado la fragilidad de la directiva bilbaína. Ello ha provocado el apresuramiento de renovar a todo sospechoso de irse a otro equipo (Williams, Herrerín, Unai Núñez, Mikel Rico), hipotecando el futuro más próximo del club. No todas son malas noticias; el Athletic ha realizado la inversión más cara de su historia con Iñigo Martínez. ¿Resultado? Primer partido, primera derrota, con un cambio de sistema inapropiado. ¿Acaso se ha fichado a Martínez para jugar con tres centrales? El central de Ondarroa estaba acostumbrado a ver el balón cerca del área contraria y ahora observa como el balón no tiene dueño. Lo dicho; el aficionado rojiblanco se está cansando de esperar.

Iñigo Martínez tratará de poner orden en la crisis del Athletic.

Iñigo Martínez tratará de poner orden en la crisis del Athletic.

¿Y qué espera?

Espera un equipo que se agarre a San Mamés, en donde los partidos están siendo denunciables. Antaño era un estadio complicado para los rivales pero se ha tornado asequible. Espera también que su entrenador sea capaz de, a pesar de los obstáculos, formar un once de garantías cuya alineación sea conocida por todos. La irrupción de jóvenes cachorros es una constante en este club y cuando debutan hay que darles un tiempo de adaptación. Pero hay dos casos sospechosos como los de Córdoba y Vesga, a los que Ziganda parece ignorar. Son ausencias inexplicables que ofrecieron un rendimiento más que digno hasta su desaparición. Y también espera que los jugadores sean conscientes de su oportunidad de jugar en un club único, y para ello demandan más competitividad. La peculiaridad del Athletic hace que sus jugadores deban implicarse más aún de lo que lo hacen el resto de jugadores de los otros equipos.

En resumen, el Kuko no está consiguiendo dotar al equipo de un carácter abierto, embaucador, peleón, no exento de calidad. Y se le están acumulando los problemas ahora que parece que la tormenta ya pasó. Está consiguiendo acabar con la paciencia del hincha más sensible y romántico del fútbol español.