San Antonio Spurs, algo más que una leve crisis

Gregg Popovich San Antonio Spurs 2018-19

Si algo es sumamente complicado en el baloncesto es encontrar un estilo de juego reconocible y usarlo como fórmula de éxito durante muchos años. Estilo y regularidad año tras año. Pero ha habido un equipo que ha conseguido esto durante más de 20 años. Para ser exactos, 21 años pisando ‘Playoffs’. Esas han sido las temporadas en las que los San Antonio Spurs se han paseado por la liga con un estilo de juego alegre, vistoso, lleno de movilidad con balón y sin balón y con la premisa de encontrar siempre que fuese posible el mejor tiro posible.

21 años cimentando una dinastía sin precedentes en la NBA sobre cuatro pilares fundamentales. Tim Duncan, Manu Ginobili y Tony Parker como jugadores, y Greg Popovich como arquitecto y director de obra del proyecto. Casi nada. Cuatro personas que no nos deberían sorprender verlos, no dentro de mucho tiempo, en el ‘Hall of Fame’ del baloncesto.

Bajas importantes de los Spurs en el verano de 2018

Pero nada en esta vida es para siempre. Y el paso de los años no deja libre a nadie. Y el tiempo de las retiradas ha llegado a los Spurs. El primero en irse, al igual que en llegar, fue Tim Duncan. Este verano nos dejaba sin poder disfrutarle más sobre una pista, Manu Ginobili. Y también llega el tiempo de buscar nuevos proyectos, de tomar un rol distinto, de salir del tiesto en el que lo tienes todo. Ese tiempo llegó, también este verano, para Tony Parker. Abandonaba a los texanos con destino a Charlotte.

Y, de repente Greg Popovich se queda solo. Muchas han sido sus declaraciones acerca de los tres jugadores mencionados en el párrafo anterior. Su relación trascendía a algo más allá que a una simple unión jugador-entrenador. Greg era el padre, y los tres sus ojitos derechos. Y ya no estarán más a sus órdenes. ‘More than basketball’ que reza el eslogan.

Esta temporada el nuevo reto en la larga y exitosa carrera de Popovich era volver a llevar a los Spurs a estar entre los mejores. Pero esta vez sin ninguno de ellos. Y si queremos sumarle más dificultad a la tarea, hay que añadir que este verano han abandonado la disciplina texana Kawhi Leonard y Danny Green con destino Toronto. Y Kyle Anderson como agente libre firmando por los Grizzlies. Demasiado reto, pero quién mejor para afrontarlo y superarlo que Gregg Popovich.

Ginobili Duncan Popovich Parker Spurs anillo NBA

El pasado es una losa enorme para los actuales Spurs.

Y no iban a quedar ahí las malas noticias para los de San Antonio. Antes de comenzar la temporada vigente, Dejounte Murray, su mejor jugador defensivo de la plantilla decía adiós a la temporada a causa de una lesión.

Las altas de los Spurs en el verano de 2018

La marcha de Kawhi Leonard y Danny Green trajo a cambio a un ‘All-Star’ como DeMar DeRozan y a un prometedor Jakob Poetl. No todo iban a ser malas noticias. Pero no están funcionando como se esperaba. Bien es cierto que DeRozan sigue rindiendo al mismo nivel que en Toronto – promedia 24 puntos, 5.6 rebotes y 6 asistencias en 35.4 minutos – pero Jakob no está contando con la confianza de Popovich.

En el capítulo de llegadas hay que sumar a Dante Cunningham y Marco Bellinelli. Pero el rendimiento de ambos no está siendo el esperado. Cunningham no está demostrando sobre la cancha porqué confiaron los Spurs en él. Con Marco ocurre lo mismo prácticamente. Su llegada debía de aportar tiro exterior y movimiento sin balón buscando abrir defensas. Pero no lo está consiguiendo. Intenta tan solo 4.7 triples por partido con un acierto del 32.4%. Mal asunto para los de ‘Pops’.

Los problemas de los Spurs 2018-19

Pasemos ahora al plano colectivo. Por que así es como debemos valorar (se lo han ganado a pulso) a los Spurs. Siempre un equipo coral y por encima de las individualidades. Y en ese plano tampoco son buenas las noticias que nos encontramos. Empecemos por el estilo de juego.

Declaraba Gregg Popovich hace unos días estar descontento con el estilo tan basado en el triple que predomina la NBA actual. Añadía que nunca le gustaron. Y su equipo es un fiel reflejo de su entrenador. Los Spurs ocupan el puesto 28 de la NBA en triples intentados aunque, eso sí, con el segundo mejor acierto de la liga. El arma más usada – y menos eficiente de esta NBA – por los de San Antonio es el ‘mid-range’. Zona donde lideran la liga en intentos por partido con 26.3. Y no están cuidando el balón, siendo el segundo equipo con más perdidas de la NBA (11.1). Algo que debería estar prohibido en estos Spurs.

Danny Green Kawhi Leonard San Antonio Spurs

Los Spurs perdieron a sus mejores defensores, Danny Green y Kawhi Leonard, este verano.

Aún así el ataque no es su principal problema. Son el décimo mejor ‘OffRtg’ de la liga (110.4) y el decimoquinto equipo en puntos anotados con 109 por partido.

Los Spurs 18-19 necesitan urgentes mejoras en defensa

Sus verdaderos (y graves) problemas vienen en el apartado defensivo. Las salidas de Danny Green, Kawhi y Kyle Anderson se están notando. Actualmente son el segundo peor equipo de la liga en cuanto ‘DefRtg’ con 114.6 y permiten 113.4 puntos. Y el problema no parece tener solución, puesto que si miramos en la plantilla no encontramos a un jugador diferencial y que guíe a sus compañeros cuando toca agachar el trasero y defender.

Para hacernos una idea más clara del bajón defensivo respecto a la temporada anterior. En la pasada campaña los Spurs fueron el equipo con la menor puntuación encajada de la liga con 99.8 puntos, y terminaron la ‘regular season’ siendo el cuarto mejor equipo defensivo con un ‘DefRtg’ de 104.8 puntos. Casi 10 puntos de diferencia entre temporadas. Una barbaridad.

El mercado como posible solución para los Spurs

Los Spurs necesitan un cambio si no quieren dar la temporada por perdida para finales de enero. Y la solución a ello se encuentra en el mercado. Febrero se acerca cada vez más y varios buenos jugadores serán puestos en el mercado. Gay, Forbes, el recién llegado Poetl o Pau Gasol pueden verse incluidos en un ‘trade’.

Suceda como suceda la temporada. Pase lo que pase. Dentro de lo malo, tiene algo de bonito o poético, ver a una franquicia que ha llegado a lo más alto en la NBA, bajar hasta los infiernos y volver a poner las bases de un nuevo proyecto. Sea como fuere, a los Spurs y a nosotros, siempre nos quedará Popovich.

Quién escribe
Adrián Pozo

Lee más artículos míos

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.