Injusta y pobre la victoria del Real Madrid ante el Sporting Clube de Portugal en Lisboa. El equipo local mereció, al menos, sacar un punto. A pesar de la expulsión de Joao Pereira no perdieron la cara al encuentro. El equipo de Zidane se salvó por la categoría de sus futbolistas y por una dosis de suerte. Tres puntos vitales para seguir luchando por la primera plaza que dejan eliminado al equipo luso.

El inicio de encuentro en el José Alvalade fue una declaración de intenciones de ambos equipos, que se repartieron los papeles con mucho gusto. El Real Madrid esperó tranquilo, con las líneas muy juntas y aguardando su oportunidad como un león a punto de cazar. Los locales agarraron el balón intentando emular su magnífico encuentro en el Santiago Bernabéu.

Los primeros 10 minutos fueron del Sporting de Portugal que llegó varias veces a las inmediaciones del área con peligro. Bruno César y Gerson Martins estaban desatados, y con balones aéreos intentaban rascar un gol tempranero. Sin embargo, los madrileños no titubearon y salieron a la contra con gran peligro en las mínimas opciones que les concedió el equipo luso.

Cuando se aburrieron de esperar se intercambiaron los papeles. El campeón de Europa decidió dominar la posesión y atacar con todas sus armas disponibles. Modric e Isco entraron más en juego y Bale, Cristiano Ronaldo y Lucas Vázquez disfrutaron de mejores oportunidades para batir a Rui Patricio. Los leones decidieron esperar y contraatacar.

Real Madrid y Sporting de Portugal nos dejaban un encuentro francamente entretenido, con llegadas de peligro para ambos. En defensa también se mostraban sólidos, sobre todo el equipo español. En el lado blanquiverde Semedo era el más atinado.

Ataque del Sporting frenado por la defensa del Madrid. www.mundodeportivo.com

Ataque del Sporting frenado por la defensa del Madrid. www.mundodeportivo.com

Sin embargo, en el minuto 28, una falta de Semedo sobre Ronaldo favoreció el gol del equipo blanco. Tras el saque de Modric el balón quedó muerto en el área y ahí Varane se movió con sentido felino para colocar el primer tanto en el electrónico.

La reacción del Sporting Clube no se hizo esperar y en el 31, Bruno César volvió a tener una ocasión clarísima, que salvó en boca de gol Ramos. El Real Madrid demostraba carencias defensivas, no estando al mismo nivel que en el Calderón y el Sporting estaba poniendo mucho empeño en poner contra las cuerdas al vigente campeón. Minutos después gozaría de dos llegadas más de mucho peligro, un remate de falta de Bruno César que rozó la cruceta y una tras fallo de Ramos que fue anulada por fuera de juego.

La segunda mitad comenzó tal y como acabó la primera, con el Sporting Clube llegando con insistencia por banda y con centros imprecisos. Así en el inicio William Carvalho dispuso de una ocasión clarísima, su balón fue filtrado hacia Gerson Martins que falló estrepitosamente.

El Real Madrid no dominaba la situación, a cada robo de balón del Sporting no era capaz de recomponerse como mandaban los canones en defensa, haciendo que el equipo luso saliera disparado y sin oposición hasta llegar a las inmediaciones del área. Si algo hacía que el Real Madrid siguiera por delante en el marcador era la suerte y la imprecisión de los atacantes lisboetas.

Gerson Martins era un continuo dolor de muelas para la defensa madridista. En el centro del campo mandaba William Carvalho y en defensa Semedo. En estos tres pilares estaba sosteniéndose el equipo de Jorge Jesús, que por momentos se comía al conjunto de Zidane.

En el 62 ocurrió algo que debiera cambiar el rumbo del encuentro. Expulsión por supuesta agresión de Joao Pereira. Cuando mejor estaba el Sporting, jarro de agua fría y el Madrid parecía ya con los 3 puntos en el bolsillo.

Sin embargo, el Real Madrid no apareció. Tal vez la lesión de Bale, la relajación excesiva o una falta de fútbol evidente, sea lo que fuera el equipo blanco no conseguía aprovechar su superioridad. Incluso parecía que el Sporting estaba más cómodo, los de Jorge Jesús seguían llegando. Joel Campbell y Schelotto eran los nuevos incordios para el Real Madrid y la justicia se hizo en el José Alvalade en el minuto 80.

Enésima llegada de los lisboetas por la banda izquierda, jugada embarullada en el área y mano clamorosa de Fabio Coentrao, que minutos antes se incorporaba al terreno de juego por lesión de Marcelo. El penalti lo transformó Adrien Silva, colocando el justo y merecido empate.

Jugadores del Real Madrid celebrando un gol. www.trome.pe

Jugadores del Real Madrid celebrando un gol. www.trome.pe

Tras el penalti, con más corazón que cabeza, el Real Madrid salió a por el gol. Este acto de pasión encendía nuevamente al Sporting Clube que en un nuevo contragolpe tuvo el 2-1. Sufrimiento en ambos lados, cada llegada era una ocasión clara de gol. El Sporting seguía rozando la heróica y el Real Madrid sin jugar a nada, merodeaba las entrañas del león.

Al final, como en la vida real, como en el día a día, el equipo más poderoso se acaba alzando. En el 86 marcaba un gran gol de cabeza Karim Benzema que silenciaba al Alvalade. Nuevo e injusto golpe a los lusos, como en la ida en Madrid, una derrota triste, inmerecida. Los 3 puntos viajaban a España y en Lisboa, Jorge Jesús seguía preguntándose porque tanta mala fortuna siempre con el equipo campeón de Europa.

El Real Madrid venció, se sobrepuso a las adversidades y se clasificó para los octavos de final. No fue justo, jugaron mal y tuvieron nuevas desconexiones defensivas que deben ser mejoradas si no quieren que el Dortmund se aproveche de ellas en la lucha por el primer puesto.  Destacar en el Real Madrid a Gareth Bale y Kovacic, grandísimo encuentro de ambos. En especial Kovacic, el croata estuvo fantástico en defensa y con mucho carácter a la hora de salir al ataque, haciendo olvidar y probablemente superar al lesionado Casemiro.

En el Sporting Clube la actuación de William Carvalho, Bruno César, Semedo y sobre todo Gerson Martins fueron los que hicieron temblar al gigante del fútbol mundial. Gran partido de los lusos que con uno menos siguieron haciendo méritos para empatar e incluso ganar, si el fútbol fuera un deporte justo no sólo hubieran ganado la partida, si no que probablemente tendrían muchos más puntos en la tabla.

En el otro partido del grupo venció en una locura de goles el Borussia Dortmund. 8-4 frente al Legia en un partido para la historia de la Champions League. La tabla deja líder al Dortmund y eliminado al Sporting Clube, en la última jornada Real Madrid y Dortmund se batirán en duelo para decidir el primer puesto.