La Real Sociedad apuntilla al Valencia en un partido memorable

Fantástico encuentro lleno de emoción en Anoeta. Real Sociedad y Valencia nos dieron un espectáculo futbolístico en el que ambos equipos mostraron su estado real. Los donostiarras perdonaron, pero fueron muy superiores en todo momento, el Valencia por su parte mostró todas sus carencias, sin embargo dio mucha guerra al conjunto txuri-urdin.

Cuando sólo llevábamos 1 minuto de encuentro, mientras los equipos se tanteaban, la Real Sociedad dio el primer mazazo al Valencia. Córner prolongado en el área por Xabi Prieto, que remataba con oportunismo William José. El Valencia no se lo podía creer, tras una semana de bronca y proclamas de heroicidad, nada más empezar el duelo ya se veían por detrás en el marcador.

El Valencia llegó a Anoeta con bajas muy importantes: Garay, Enzo Pérez y Nani no eran de la partida, y Mangala estaba en el banquillo aquejado de unas molestias. Por ello, Cesare Prandelli, introdujo cambios tácticos como la aparición de Munir o Fede Cartabia, para dar un giro a la estratagema ofensiva del club che.

Probablemente la falta de seguridad, el mazazo anímico y una mala composición táctica, provocaron que el Valencia se derrumbara, haciendo que la Real Sociedad se impusiera con una diferencia de juego e intensidad altísimas.

Al Valencia le costaba ganar los balones divididos y en ataque no conseguía ni siquiera merodear el área de Gerónimo Rulli. En defensa, los de Prandelli estaban continuamente sobrepasados. La banda de Joao Cancelo era una autopista para los atacantes vascos, Yuri y Oyarzábal pasaban por allí con facilidad pasmosa y colocaban peligrosos balones al corazón de área.

Con un Valencia desplomado simplemente era cuestión de tiempo ver el segundo del equipo txuri-urdin. Sin capacidad de reacción, en el minuto 23, nuevo córner que remata William José al fondo de las mallas. Esta vez el Valencia defendió mejor y puso mayor resistencia, pero como si contra niños se tratara, el delantero hispano-brasileño batió a Diego Alves.

William José celebrando uno de sus dos tantos. www.mundodeportivo.com

William José celebrando uno de sus dos tantos. www.mundodeportivo.com

La Real Sociedad seguía siendo superior. Estaba francamente cómoda, ganado todos los duelos, llevando el balón con criterio y torturando al Valencia. Sólo con Rodrigo el equipo de Mestalla conseguía poner algún halo de esperanza, pero la Real no dejó prosperar ninguna tímida llegada de los valencianos.

Sin embargo, el fútbol es un deporte impredecible, y cuando un entrenador reconoce su error y arriesga, generalmente tiene su recompensa. En el 34 Prandelli se hartó de su idea inicial y metió en el campo a Santi Mina por Fede Cartabia. El cambio tuvo su efecto al primer segundo en el que el futbolista gallego tocó el balón en una internada al área. En cuanto el recién incorporado se introdujo en el área donostiarra, Íñigo Martínez, pasado de revoluciones, arroyó al futbolista ex del Celta y provocó un penalti de oro.

El mismo sería transformado por Parejo. Un gol que insufló ánimos renovados al Valencia, que comenzó a robar más balones e incordiar por primera vez en todo el encuentro a la Real Sociedad.

La segunda mitad parecía un oasis para el club valenciano, pero el inicio fue muy tenso y preocupante. Inoperante en ataque, el Valencia se limitaba a achicar agua como buenamente podía. Incluso la lesión de William José no varió la situación. La Real tiró de orgullo y cercó la meta de Diego Alves.

Tanto fue el cántaro a la fuente que al final Aderlan Santos barrió en el área a Carlos Vela y el Valencia tenían penalti en contra en el 58 y la posibilidad para la Real de zanjar un partido que se les complicó en exceso.

Pero en los penaltis el Valencia tiene seguro de vida. Diego Alves detuvo la pena máxima al mexicano, este es su cuarto penalti parado esta temporada y la cifra global en Liga es de 20 penaltis detenidos de 43 lanzados. El fútbol es caprichoso porque se enfrentaba a un futbolista que nunca antes falló un penalti en la Liga, 9 de 9 era la estadística de Vela hasta hoy.

La acción no desanimó a la Real Sociedad que continuó llamando a la puerta del gol de todas las maneras. En esta ocasión Juanmi y Oyarzábal desaparecieron, y el mexicano Vela llevó los galones. Todas sus internadas fueron una pesadilla para la zaga de Prandelli, que con faltas de diverso gusto frenaban como podían al azteca.

Pero cuando nuevamente el Valencia volvía a las andadas surgió la figura de Mario Suárez. Que llegó a todos balones, impuso su ley en el centro e incluso gozó de ocasiones de gol. El Valencia comenzó a crecer, inquietando a Rulli, pero sin tener las ideas realmente claras.

La Real insistía, quería el gol, entendían que era un resultado corto e injusto para lo visto en el terreno de juego. Lejos de guardar la ropa, los vascos zarandearon al Valencia y tuvieron una ocasión de oro en el 74. Zurutuza, tras impresionante jugada colectiva, disparó sólo ante Diego Alves, cuando el balón se colaba, enmendando errores del pasado, Aderlan Santos salvó el 3-1 bajo palos.

Jugada del partido para el Valencia. www.mundodeportivo.com

Jugada del partido para el Valencia. www.mundodeportivo.com

La interesante entrada del jovencísimo Carlos Soler en el Valencia, surtió de inicio el efecto que quería Prandelli, hacer que la Real se preocupara también por defender. En el 78 tuvo una gran acción cuyo centro no consiguió llegar a conectar a puerta Parejo.

El partido tenía un ritmo frenético que no acabó de dar buenos resultados al Valencia. Con furia la Real Sociedad encerró al Valencia en su área, Carlos Vela sacó todo su repertorio y de manera milagrosa el gol no acabó de llegar. De hecho, las cosas se le pusieron todavía más negras al Valencia, en el 82 fue expulsado Joao Cancelo por doble amarilla, poniendo así la rúbrica final a su horrible partido.

Los últimos minutos fueron para levantarse a aplaudir a ambos. Centro del campo roto y el coraje del Valencia y la calidad de la Real pusieron toda la carne en el asador para conseguir los resultados que ambos clubes necesitaban.

Al final el gol llegó, y del lado del equipo que más lo había buscado, la Real Sociedad. Contra de libro de los vascos, con un fabuloso Carlos Vela, que puso un balón magnífico a Juanmi, que remató forzado pero con calidad, 3-1 y justicia en Anoeta. Pero el Valencia no se quería ir sin seguir luchando, y en el 92 puso el 3-2, golazo de Bakkali en un balón a la espalda de los centrales. Quedaban dos minutos y la Real no se lo podía creer, el Valencia no acababa de morir.

Finalmente la Real Sociedad venció con justicia. Fue muy superior pero no acababa de dar la puntilla al equipo del Turia. El Valencia se hunde, pero sacando como mínimo una prueba de orgullo y coraje. Cierto es que eso no les está valiendo para sumar puntos y se están metiendo en problemas muy graves.