Thomas Müller, el cerebro alemán

En el fútbol moderno más allá de la ubicación del jugador, importa la función. Con Müller, es algo que los entrenadores vienen practicando desde hace bastantes años. Por ello, vamos a intentar analizar la posición de Thomas Müller, a través de su función en el campo.

Posición de Thomas Müller

Es importante dejar en claro que el alemán está atrapado en un punto medio entre la posición de media punta y segundo delantero. Sus funciones varían entre crear y repartir juego, abrir huecos en la defensa rival, concluir de forma exitosa las jugadas y proveer de asistencias a sus compañeros. Sólo de imaginarlo se nos haría agua la boca. Todo esto es Thomas Müller, aunque en ocasiones pase desapercibido.


Una de las variantes que ofrece es la posibilidad de jugar en banda. Su recorrido hacía la parte media da pie constantemente a la llegada de laterales ofensivos, como pudieron ser Lahm o Rafinha en su momento. La organización partiendo desde un extremo no es una tarea ajena para el alemán, acompañado de jugadores de buen pie terminan dando buen fútbol al espectador.

El aspecto mental, clave para Müller

Una fortaleza del jugador llega desde la parte mental, ya que cuenta con una grandiosa lectura de juego y ejecución. Sabe cuándo y cómo ubicarse en el terreno, entregando ventaja a sus compañeros a la hora de recibir pases o enfrentar rivales. Los centrocampistas de corte suelen pasar malos ratos con Müller jugando a sus espaldas. El alemán se muestra indetectable y rápido en la ejecución.

Thomas Müller, con la camiseta de Alemania

La versatilidad en un jugador tiene un papel primordial a día de hoy. El cambio de esquemas durante un mismo juego sin agotar cambios desde la banca es un adicional interesante para cualquier entrenador. La facilidad del alemán para adaptarse en una nueva ubicación dentro del terreno permite mutar a su equipo de forma práctica.

La ubicación en campo contrario en busca de dañar al rival es muy importante. La acción de acompañar la jugada con movimientos precisos ocupando zonas del campo —en el momento adecuado— tiene suma vitalidad. Independientemente de la posición de Thomas Müller en el campo, el alemán es uno de los que mejor ejecutan esta acción. Se puede apreciar en muchos goles donde parece siempre estar en el lugar indicado para pescar el balón. Los movimientos que ejecuta sin balón son claves y tienen un valor agregado en el equipo, aunque para los menos atentos parezca que sólo acompaña la jugada sin influir en ella.

Jugador fundamental para cada entrenador

La complejidad en el fútbol, en ocasiones termina escondiendo mediocridad, un punto de vista válido dependiendo de la perspectiva. Lo complejo Müller lo convierte en simpleza, movimientos prácticos y técnicos sumados a una mente que va dos pasos adelante del resto.

Termina siendo llamativo para las miradas distraídas que Thomas siempre sea una pieza inamovible. Desde Louis van Gaal, Josef Heynckes, Pep Guardiola o Joachim Löw, por nombrar algunos, Müller siempre ha sido importante por su entendimiento y ejecución. Sobrepasar las quinientas apariciones en un club gigantesco y exigente cómo el Bayern Múnich no es una tarea sencilla y te habla de lo que este espigado alemán con poca pinta de futbolista ha representado en la institución.

Mucho fútbol, pocas cámaras y una pasión incontrolable. Ese es Thomas Müller.

Goles de Thomas Müller en su carrera

  • Con el Bayern de Munich: 194 goles en 518 partidos, acompañados de 184 asistencias.
  • Con la Selección de Alemania: 38 goles en 100 partidos, acompañados de 36 asistencias.

Deja un comentario