Así fueron los cuartos de final de la Copa de África de Naciones

Los cuartos de final de la Copa de África sin duda mejoraron la anterior fase. Con el vértigo de las eliminatorias a partido único, el fútbol fue el gran beneficiado y comenzamos a ver partidos dignos de una competición como esta.

La primera eliminatoria de cuartos de final fue la que enfrentó a Burkina Faso y a Túnez, con la no tan sorprendente victoria de Los sementales por 2-0. El enfrentamiento comenzó con el tanteo entre selecciones, ambas sabedoras de que su verdadero potencial estaba en el apartado defensivo, por tanto, ninguna se atrevió a dar un paso al frente hasta que los minutos acuciaban. Túnez, que disponía de mejores y más talentosos futbolistas, fue la que llevó la batuta del encuentro, pero sin inquietar a la defensa de Burkina Faso, que vivía tranquila ante la mediocridad de los ataques magrebíes. Las únicas alegrías ofensivas del cuadro burkinés llegaron de la mano de Bertrand Traoré (Ajax), pero en un movimiento de astucia, Kasperczak, el seleccionador tunecino, colocó a Abdennour (Valencia) en el lateral izquierdo para contener al habilidoso atacante.

Pero la historia reservó un hueco a un delantero clásico en los últimos tiempos para Los sementales, Aristide Bancé (Chippa United) fue el absoluto héroe, con su entrada en los últimos 10 minutos resolvió el partido, creando todos los problemas que no tuvo la zaga tunecina en toda la eliminatoria. Su gol de falta en el 81 y un tiro al palo posterior enloquecieron el encuentro, llevando a Túnez ante un ataque de nervios. Tanto fue así, que en el 84 Túnez sacó un córner con 10 futbolistas en el entorno del área burkinesa, haciendo que del despeje de cabeza de los sementales, se creara un 1 contra 1 de Nakoulma (Kayserispor) con Mathlouthi (Étoile du Sahel) desde el mismo centro del campo, finalmente el delantero convirtió el gol y clasificó oficialmente a Burkina Faso a las semifinales.

Bancé revolucionó a Burkina.

Bancé fue el héroe de los burkineses. www.dailymail.co.uk

La siguiente eliminatoria fue el tremendo Senegal – Camerún, clásico del fútbol africano. Senegal partía como favorita, con un equipo en tremenda forma física y con Sadio Mané (Liverpool) como su estrella incandescente. Camerún viajó a esta Copa de África con la sensación de tener poco equipo para dar alegrías a su afición, bajas sensibles y un equipo de nivel medio bajo hacía presagiar que Los leones indomables no se tomarían muy enserio el torneo. Sin embargo, ante Los leones de Teranga sacaron todo el orgullo, y a falta de estrellas consolidaron un bloque sólido.

El partido comenzó con la iniciativa total de Senegal, que como favorita llevó la batuta con total disposición. Ambas se sentían cómodas en los papeles que el partido les obligaba a tomar. Por ello el partido fue bonito, Senegal atacaba con dinamismo y Camerún cazaba contras que ponían en apuros a Diallo (Rizespor). Los leones de Teranga pusieron una marcha más al encuentro a medida que este avanzaba abocado a la prórroga.

Fue aquí cuando surgió la figura de Ondoa (Sevilla Atlético), el guardameta camerunés se dio a conocer al mundo entero con sus fantásticas paradas, sobretodo dos, una a Gueye (Everton) y otra a Moussa Sow (Fenerbahce). Camerún también tuvo alguna opción con Moukandjo (Lorient) y sobretodo en la prórroga, donde fueron superiores cuando le faltó “gasolina” a Senegal, con una actuación fantástica del recién incorporado Aboubakar (Besiktas). Finalmente en los penaltis se resolvió el choque, con la victoria de los Leones indomables, gracias a una parada de Ondoa a Sadio Mané y la transformación del penalti decisivo por parte de Aboubakar.

El República Democrática del Congo – Ghana fue otro duelo fabuloso. Al contrario de lo que pudiera parecer, el equipo de Avram Grant, fue inferior al Congo en casi todo el encuentro, ganando por pura “veteranía”, sacando ventaja de las jugadas aisladas, mientras los congoleños se chocaban una y otra vez con los palos y con el meta Razak (Córdoba). De inicio a fin los leopardos fueron superiores y dispusieron de un fútbol fantástico. Avasallando completamente a las estrellas negras, destacaron dos figuras Kabananga (Astana) y Mbokani (Hull City) que tuvieron en sus botas grandes opciones para dejar la primera mitad con una gran superioridad del cuadro congoleño.

Los hermanos Ayew llevaron Ghana a las semis.

Celebración del segundo gol de Ghana. www.lepointafrique.fr

En la segunda mitad vinieron los goles y Ghana mostró su madera de campeón. El equipo de Grant aprovechó los ínfimos errores de los leopardos y con su calidad marcó las diferencias. En el 63 Jordan Ayew (Aston Villa), tras una jugada maravillosa, yéndose de varios contrarios, puso el 0-1, haciendo que el mazazo pudiera acabar la RD del Congo. Sin embargo lejos de caer, la justicia del fútbol les dio una opción y con un golazo desde fuera del área de Mpoku (Panathinaikos), los congoleños empataron el encuentro.

Tras el empate los leopardos insistieron en darle la vuelta al partido, pero otra vez erraban de cara a puerta, dejando vivo y muy capaz a los ghaneses. En el 78, el ímpetu congoleño fue mal canalizado y pasados de revoluciones cometieron un absurdo penalti, que sería transformado por el hermano de Jordan, André (West Ham). Aquí el partido se deshizo y los congoleños no supieron reponerse del duro golpe.

Para finalizar la última eliminatoria de cuartos de final, el Marruecos – Egipto. Aquí nuevamente venció el equipo de más renombre, a pesar de jugar peor. Egipto venció 1-0 en un encuentro muy disputado, con poco fútbol y mucha tensión. El poco fútbol que encontrábamos lo ponía Marruecos, que se encontró mucho más cómodo y organizado en el terreno de juego que el equipo de Héctor Cúper. Los marroquíes dispusieron de alguna ocasión de peligro, que El Hadary (Wadi Degla) atajó sin grandes contratiempos. La conexión de Dirar (Mónaco) con Fajr (Deportivo da Coruña) fue lo más destacado a nivel ofensivo del cuadro de Renard. Pero Egipto también atacaba, con la potencia de Salah (Roma) por bandera, haciendo que Munir (Numancia), hiciera un partido esplendoroso.

cuartos de final de la Copa de África

Jugadores egipcios celebrando su pase a “semis”. www.footballive.ng

Cuando el partido se encaminaba a la prórroga y Marruecos parecía tener atado y calmado a Egipto, las cosas cambiaron dramáticamente para los de Rabat. Tras la salida de un córner, el barullo en el área fue aprovechado por Kahraba (Ittihad FC) para poner el 1-0 y dejar cariacontecido al guardameta del Numancia, que no se podía creer que Egipto acabara ganando el partido. Al final, se impuso la selección más laureada del continente que comienza a vestirse de favorita.

Las semifinales se disputarán el Miércoles a las 20:00h con el Burkina Faso – Egipto y el Jueves a la misma hora con el Camerún – Ghana.