Dejemos trabajar a Prandelli

The following two tabs change content below.

Joaquín Serna Sánchez

Futbolero y estudiante de periodismo en la Universidad Complutense de Madrid. Colaboro en Sportball.

La temporada 16/17 no está siendo buena para el Valencia CF. Con tan sólo tres partidos ganados y siete derrotas en once partidos, el equipo dirigido por Cesare Prandelli se sitúa en el décimo quinto puesto en la tabla clasificatoria. Bien es cierto que tras la destitución de Pako Ayestarán, la escuadra valencianista ha sido capaz de dar un lavado de cara a su juego, pero nadie se debe engañar; no es suficiente con jugar bien, aquí solo vale puntuar.

Siempre he admirado aquellos equipos que son capaces de ganar jugando bien, sin dar opción alguna a los rivales. De momento el Valencia deja el trabajo a medias: es capaz de dominar setenta minutos de un partido y acabar perdiéndolo por acciones puntuales; esas que son tan determinantes en este deporte y para las cuales un equipo con aspiraciones europeas debe estar preparado. Hay que saber sufrir un poco.

Prandelli dirigiendo al Valencia CF en Paterna

Por ahora Prandelli está tratando de implantar la base, el estilo que debe adoptar por fin el equipo tras un año y medio desastroso marcado por decisiones pésimas de la directiva en el ámbito deportivo, como la contratación de Neville sin ninguna experiencia en los banquillos anteriormente o la continuidad de Pako Ayestarán al principio de temporada, que el pasado curso ejercía como miembro auxiliar del cuerpo técnico comandado por el ex-entrenador inglés.

Es por ello que debemos dejar trabajar a Prandelli, el primer entrenador como tal que tiene el Valencia desde que se destituyó a Nuno. Debemos porque es nuestra única opción; porque después de encontrarse con unos jugadores en un estado anímico lamentable tras comenzar con cuatro derrotas seguidas en La Liga, ha sido capaz de hacer que el equipo haya ilusionado aunque fuese por momentos, como en esos cinco minutos en los que logró dar la vuelta al marcador ante el Barça a pesar de acabar perdiendo el partido. Debemos porque no es ningún entrenador-experimento, sino un hombre que ha entrenado en la élite, que sabe gestionar grupos y dar confianza a los jóvenes que explotan, como está haciendo con Joao Cancelo, que está dando un rendimiento espectacular desde que llegó el técnico italiano.

Puede que suene frustrante tras aguantar un año y medio desastroso de este Valencia, pero es necesario ser pacientes. Lo es porque ahora sí hay un entrenador que puede volver a ubicar a nuestro club en el buen camino al que hemos estado siempre acostumbrados en Valencia. Es necesario serlo porque, al compartir un sentimiento por este club, no nos queda otra.