The following two tabs change content below.

Muchos criticaron la llegada del joven Ousmane Dembélé a Barcelona, las circunstancias no eran nada positivas, segundo año de profesional y es el jugador más caro de la historia del club.

Durante los primeros partidos del francés, nada cambió, se le veía tímido, muchos errores. Un Dembélé que no estábamos acostumbrados a ver en el Dortmund, se hinchaba a dar asistencias de gol -entre los máximos asistentes de la Bundesliga la temporada pasada-, a desbordar y romper esquemas de las defensas, cosa que en Barcelona se ha visto poco.

El papel de Dembélé en el esquema de Valverde

El papel de Dembélé en el Barça se puede ver desde dos puntos de vista: cuando el Txingurri juega con un 4-4-2 y el francés está en el campo, cae en la línea de cuatro en el medio por banda derecha. Un Dembélé mucho más participativo en defensa, ayudando ya sea a Sergi Roberto o Semedo. El francés se encarga del lateral del conjunto rival cuando sube al ataque, marcaje al hombre, dejando a Sergi o Semedo con el extremo y con una sola preocupación que encargarse.

En tareas defensivas con este sistema, vemos a un Ousmane Dembélé con alguna intención de desbordar y romper líneas defensivas de los rivales, pero sobretodo el francés deja un espacio libre para que el lateral tenga todo el carril libre para su subida, cosa que cuando estaba Neymar, impedía a Alba subir por ese carril. Ahora sin él, el Barça ha mejorado en ese aspecto.

Cuando Valverde sale con este esquema, pero con la ausencia del francés, sale con Paulinho, que le da más equilibrio al medio del campo y más seguridad en tareas defensivas.

Esquema de Valverde 4-4-2 en Champions, con Dembélé como centrocampista por la derecha.

Esquema de Valverde 4-4-2 en Champions, con Dembélé como centrocampista por la derecha.

Con el típico esquema barcelonista, el 4-3-3, Dembélé juega únicamente en ataque, cayendo a banda derecha, desentendiéndose de cualquier tarea defensiva. En situaciones de ataque, mismo planteamiento, dejar espacio para la subida del lateral y intentar – aún le queda mucho para desarrollar su nivel esperado – romper los esquemas defensivos de los rivales.

Al francés se le ha visto más cómodo con este sistema, jugando con Messi y Suárez en el ataque. Ejemplo claro fue el partido de vuelta ante el Chelsea, la mejor actuación de Dembélé con la camiseta blaugrana; suelto en ataque y muy libre para desarrollar su juego. En este partido se estrenó como goleador, aspecto que no es su fuerte comparado con el número de asistencias que dio en Alemania.

4-3-3, esquema de Valverde en la vuelta del Chelsea, con Dembélé como extremo.

4-3-3, esquema de Valverde en la vuelta del Chelsea, con Dembélé como extremo.

Se espera un rendimiento alto del francés, lo acabará dando, va a dar con la tecla y dará muchas alegrías a la afición y será una joya de cara al espectador.