Un derbi venido a menos

The following two tabs change content below.

Jose Maria Garrido

Entradas recientes de Jose Maria Garrido (ver todas)

El derbi sevillano siempre ha sido uno de los partidos más intensos del año en el fútbol, sin embargo, en los últimos el partido ha pasado a ser un trámite entre los dos equipos en el que el equipo de Nervión suele sacar un resultado provechoso y el equipo verdiblanco sale con mal sabor de boca.

ultimo-derbi

Imagen del último derbi, muy representativa de los últimos tiempos.

No hay nada peor que lo repetitivo y el Sevilla lleva mucho tiempo, no solo sacando mejores resultados en las competiciones que su vecino, sino además dominando los dos partidos de la ciudad. El derbi ya no presenta como la rivalidad ancestral que fuera de la que esperas, con seguridad, un partido de alta intensidad con buen fútbol y emociones fuertes. Ahora es más bien un “a ver qué pasa y cómo salimos de esto” por parte de los dos equipos (más del Betis, que lleva años saliendo a verlas venir). Puede que más allá de Sevilla no se perciba tanto este hecho, pero en la ciudad es una realidad latente.

betis-vs-sevilla

Los años más calientes del derbi, las emociones estaban a flor de piel. Jugadores como Capi, Pablo Alfaro, Javi Navarro, Juanito, Joaquín han sido emblemas de estos partidos.

Les voy a intentar explicar qué es un derbi. Durante los años que me alcanza la memoria los presidentes de Betis y Sevilla han estado enfrentados, la famosa guasa contribuía mucho a ello, junto al carisma de los antiguos presidentes (Del Nido y Lopera), que además de ello hay que reconocer que hablaban más de lo necesario, y decían cosas de las que podían arrepentirse luego. Pero aquello era parte de la salsa del partido, el pique es necesario en un enfrentamiento entre vecinos. Cierto es que ha habido años en los que el partido ha excedido los límites de la rivalidad y cuando la violencia (ya no entre grupos violentos que son incontrolables) sino con los técnicos/jugadores/afición llega al fútbol se hace muy desagradable y condenable. Ahora ambas directivas mantienen una relación cordial, participan en proyectos juntos y sus presidentes son bastantes más comedidos en las declaraciones de cara al pública, no hay un clima beligerante en la ciudad como antaño, que si bien en cierta parte es de agradecer, nos quita parte del morbo.

del-nido-y-lopera

Del Nido y Lopera, una imagen vale más que mil palabras

El dominio deportivo del Sevilla tampoco ayuda al espectáculo, durante muchos años en los que Betis y Sevilla han vagado sin un rumbo claro por mitad de la tabla el partido más importante del año era el derbi. Ganar el derbi te salvaba una temporada. Cabían tres opciones si el año iba mal: ganar el derbi, quedar por encima del rival, o bien que el vecino no alcanzara puestos europeos (y no parecía tan mala la temporada). Ahora eso da igual, el partido es poco más que una lucha por 3 puntos más o menos, el Sevilla tiene otras competiciones en las que poner sus miras y el Betis lleva años sin estar al nivel competitivo del vecino y eso contribuye a disminuir la rivalidad.

sevilla-betis-antiguo

Denilson, Assunçao, Oliveira, Ramos, aquellos partidos eran especiales y de muchísimo nivel futbolístico.

Los entrenadores son otro factor a tener en cuenta, Caparrós, Juande, Manolo Jiménez, Chaparro, Pepe Mel, Serra Ferrer... todos ellos han vivido muchos derbis, saben lo que significa para la ciudad y lo planteaban como tal. Emery enfrió mucho los partidos y los cambios en el banquillo del Betis no han ayudado a que se consolide un entrenador que vuelva a motivar a la afición. Poyet y Sampaoli no son españoles, ni siquiera han entrenado antes en España y aunque puede que conozcan la trascendencia del derbi, desde luego no la han vivido hasta ahora.

sampaoli-y-poyet

Sampaoli y Poyet en el partido del martes

Los ánimos en las aficiones también se han enfriado, esa falta de igualdad antes y durante el partido ha llevado a que se deje de hablar del partido semanas antes, y sobre todo y lo que hacía que perder el derbi no fuera una opción, semanas después. El partido apenas genera expectación horas antes y al día siguiente se habla por encima, como si no quisiera tocarse el tema y a otra cosa.

grada-betis-sevilla

Siempre ha sido un partido de alto voltaje

Todos estos factores, más allá del propio partido, ya son importantes, pero si encima comparamos los derbis de antes con los actuales el cambio es brutal. Los partidos han pasado de ser dos equipos con presión en campo rival desde salir del banquillo hasta que uno de los dos se adelantara (y entonces el partido sí que se volvía todavía más interesante) y que intentaban hacer todo el daño posible al enemigo, conscientes del significado del partido. Ahora, más en los últimos tiempos, el Betis plantea un partido rácano (curiosamente el Sevilla ha sido tradicionalmente el que ha hecho esto), a defenderse y a parar el partido el máximo tiempo posible (y si el árbitro hubiera estado acertado en el gol anulado en el último derbi podría incluso haber ganado). Uno de los grandes partidos de la temporada a todos niveles ha quedado en una parodia de sí mismo, y de mal gusto.

El último derbi destacable en esta ciudad fue aquel en el que Beñat metió un gol por debajo de la barrera en el minuto 90 en el Sánchez Pizjuán para dar la victoria al Betis 1-2, o aquel que acabó 3-3 en el campo Villamarín cuando Mel estaba en la cuerda floja, bendita locura. La desvirtuación del partido ha sido demasiado grande en los últimos años, hasta el punto de convertir al partido en insulso, insípido, ni una sombra de uno de los partidos que sin duda es el más interesante en todo el año, más allá de los duelos entre los grandes.

gol-de-benat-al-sevilla

El último gran derbi que recuerdo, Beñat anotando en el descuento para poner el 1-2

Derbi, por favor, vuelve.