Drogba, “the Blue Legend”

Didier Drogba con la camiseta del Chelsea.
The following two tabs change content below.

Alberto Fuentes López

Entradas recientes de Alberto Fuentes López (ver todas)

En el mundo del fútbol, la posición de delantero es probablemente las más determinante. Los atacantes suelen ser los que añaden ese plus de espectáculo con goles, asistencias o regates imposibles. Si hablamos de grandes delanteros, Didier Drogba es sin ninguna duda uno de ellos.

Drogba para el Chelsea es como Raúl para el Real Madrid o Buffon para la Juventus: una leyenda viva para el club. Por lo tanto, la afición siempre le ha tenido un cariño especial a este jugador, que ha vivido la época gloriosa de los blues y ha sido gran artífice de sus éxitos.

Sin embargo, su carrera no sólo se ha centrado en Londres, sino que ha militado en diversos equipos desde que su carrera como futbolista profesional empezara en 1999, con el club que le hizo debutar: Le Mans. Pero fue en el Guingamp donde pudo demostrar su talento, anotando 17 goles en 34 partidos. Ésto despertó el deseo del Olympique de Marsella de hacerse con los servicios de un joven con una gran progresión. Lo ficharon y en su primera temporada los números fueron muy notables, anotando 33 goles en 55 partidos oficiales. Tan destacada fue su campaña que al año siguiente fichó por el Chelsea, que pagó 24 millones de libras al Lyon.

Didier Drogba con la camiseta del Chelsea.

Didier Drogba con la camiseta del Chelsea.

A partir de aquí comienza su era. Su primer año en Stamford Bridge no fue demasiado destacado, aunque se tiene en cuenta que se perdió 2 meses de competición por lesión en el estómago. Anotó 10 goles en la Premier League, 5 en la Liga de Campeones y uno en la final de la Football League Cup, que sirvió para darles el título. En la 2005/06 realizó 16 anotaciones y fue importante para que su equipo volviese a ganar la Liga.

En su siguiente campaña, batió récords y demostró que tenía potencial para ser el mejor delantero del mundo. Marcó 33 goles, de los cuales 20 en la Premier League, 6 en la Liga de Campeones, 3 en la FA Cup y 4 en la Football League Cup. La 2007/08 no fue una temporada para recordar, pues Mourinho abandonó el Chelsea y Didier, que lo consideraba como un padre dentro del campo, pensó en abandonar el club. Pero finalmente, con el respaldo del club y la afición, volvió a su nivel y llegó a la final de Champions, donde fue expulsado por una agresión a Vidic. Aquella final la perdería en los penaltis con el famoso resbalón de John Terry.

En la 2008/2009, tras haberse perdido varios partidos por lesiones y sanciones, el entrenador Luiz Felipe Scolari puso toda su confianza en Nicolas Anelka, sentando a Drogba en la banca. Su participación con el primer equipo bajó a tal grado que tuvo que disputar encuentros con el equipo de suplentes. Pero él estaba decidido a recuperar su puesto como titular, y el Chelsea no estaba dispuesto a vender al marfileño. Scolari fue destituido y el nuevo entrenador, Hiddink, recuperó al mejor Drogba, aunque los números iban a ser menores que el anterior año (0,47 goles por partido).

En 2009/10 se dio la mejor racha goleadora del delantero marfileño, que consiguió marcar 37 goles en 44 partidos, lo que sirvió para conseguir la Bota de Oro por sus 29 goles anotados en la Premier, competición que volvió a ganar. La posterior campaña sólo anotó 13 goles y no tuvo su mejor año en lo futbolístico.

En  la temporada 2011/2012, Didier fue una pieza imprescindible para el equipo. LLegó a final de UEFA Champions League ante un Bayern muy competitivo, y apareció en el descuento para forzar la prórroga con un cabezazo a balón parado que mandó al fondo de la red. En los penaltis, marcó el decisivo que daba a los ingleses el título europeo.

Drogba celebrando el gol en la final de Chamipons

Drogba celebrando el gol en la final de Chamipons

Tras ser el héroe de la primera Copa de Europa para los blues, se marchó a vivir una nueva aventura al Shangai Shenshua, donde permanece apenas unos meses, ya que tuvo que salir por problemas económicos del club. En 2013 ficha por el Galatasaray, y pronto se gana el cariño de los aficionados. consiguiendo la Super Liga turca, la Recopa de Turquía y la Copa de Turquía en una temporada y media. Terminó su etapa con 20 goles, de los cuales algunos valieron un título.

Drogba celebrando un tanto con el Galatasaray

Drogba celebrando un tanto con el Galatasaray

Y llegó el día de su retorno a casa, su vuelta al Chelsea. Aunque ya no era el Drogba determinante e indiscutible del pasado, consiguió su cuarta Premier League y la Capital One con los blues. Además, se convirtió en el máximo goleador de la historia del club con 164 goles.

Tras su año de gloria, vuelve a abandonar tierras inglesas para vivir una nueva experiencia: se convierte en la nueva estrella del club Montreal Impact de la Major League Soccer, manteniendo su olfato goleador a sus 38 años de edad (22 tantos en 39 partidos). Actualmente juega en el Phoenix Rising.

Dos leyendas, Drogba y Gerrard, en un partido de la MLS

Dos leyendas, Drogba y Gerrard, en un partido de la MLS

Todo aquel que ame este deporte, debe gustarle un delantero como Didier Drogba. Su disparo, uno de los más potentes y difíciles para los porteros, es una de sus cualidades principales, además de su gran remate de cabeza, control y aguante de balón de espaldas a portería, sus recursos para definir o sus admirables movimientos dentro del área.

Pero no sólo su vida deportiva ha sido digna de admirar, también lo es su lado humano. El capitán marfileño ayudó a frenar una guerra en su país. Costa de Marfil estuvo en guerra durante cinco años, entre las fuerzas del norte (rebeldes) y las del sur (gobierno). Drogba suplicó a los rebeldes que depusieran sus armas y optaran por el alto al fuego. Los costamarfileños, parecieron hacerle caso al deportista, y cesaron los conflictos. Su participación en la lucha por la paz en su país hizo que fuera elegido como una de las 100 personas más influyentes de 2010 por la revista Time.

Es uno de los futbolistas más solidarios e incluso ha creado su propia fundación, que financia hospitales en África y dona dinero a las víctimas de catástrofes naturales. Una frase suya resume lo que significa vivir bajo los efectos de la pobreza en África: “Yo sólo comía cuando había comida. Cuando salí de Costa de Marfil, me di cuenta que la gente comía tres veces al día”.

En definitiva, Drogba es una leyenda del fútbol, para muchos el mejor jugador de la historia del Chelsea. Pero la grandeza también la demuestra en lo extradeportivo, luchando por la paz y la igualdad.