,

Jugó al fútbol y ganó, intentó jugar en los negocios, y no tuvo la misma suerte

The following two tabs change content below.

Jose Luis Guerrero

16 años. Loco del fútbol y amante de la escritura. Sumando en este proyecto con muchísima ilusión.

Diego Costa vivió uno de sus mejores momentos durante la pasada edición de la Premier League, la cuál ganó con una diferencia considerable frente a los demás clubes dispuestos a llevarse el título inglés.

En 42 partidos oficiales con el Chelsea, de los cuales 38 fue titular, pudo marcar la elevada cifra de 20 goles, una cifra nada monstruosa, pero a la que no todos los delanteros pueden llegar. También hay que decir que dio 7 asistencias, con las que también contribuyó en las actuaciones ‘blues‘.

Estaba siendo un jugador clave en los planes de Conte, pero ya en enero tuvieron un problema que más tarde se solucionó, y al llegar el verano, justo después del partido amistoso que enfrentaba a España y Colombia el 7 de junio, AS.com reveló un SMS del italiano que destrozó por completo la relación entre el entrenador y el delantero. El mensaje se resume en una frase contundente: “no estás en mis planes“. A partir de este momento, Costa ha estado haciendo lo que le place mientras su mente está realmente lejos de Stamford Bridge.

Hola Diego, espero que estés bien. Gracias por la temporada que pasamos juntos. Buena suerte para el próximo año, pero no estás en mis planes.Antonio Conte
Entre Conte y Diego Costa existía una buena relación.

Entre Conte y Diego Costa existía una buena relación. Fuente: La Vida en Rojiblanco

En realidad, a Diego Costa le interesaba tal situación y, si no fuera por la sanción de la FIFA, ahora mismo estaríamos viendo al delantero hispano-brasileño jugando como ‘colchonero’. Yo creo que el epicentro del terremoto ‘blue‘ ha sido su deseo de venir a jugar a la capital española y volver a jugar en el club que le hizo saltar a la fama. Llevaba tiempo intentando crear negociaciones con el club madrileño y, de hecho, ha llegado a demostrarlo en ciertas ocasiones, pero la jugada le ha salido realmente mal y le va a costar caro.

En teoría, su pensamiento era ir a un club cercano al Atlético para mantener el nivel y poder llegar al Wanda Metropolitano en enero (que es cuando acaba la sanción), y han corrido rumores por el mercado de todo tipo. Se llegó a decir que iba a jugar a otro ex equipo suyo: el Rayo Vallecano, ya que seguiría estando en Madrid, donde podría vivir en la misma casa en la que vivió cuando vestía la elástica rojiblanca.

La afición vallecana esperaba con los brazos abiertos a Diego Costa. Fuente: ABC.es

La afición vallecana esperaba con los brazos abiertos a Diego Costa. Fuente: ABC.es

La última caída que ha sufrido el delantero ha sido su ausencia en la lista para la UEFA Champions League, otra prueba más con la que Antonio Conte cumple su palabra. No creo que Diego Costa se sienta sorprendido u ofendido a estas alturas por esta decisión, pero debe reconocer que no actuó bien demostrando tales intereses. No me extraña que el entrenador italiano lo único que busque sea una disculpa. Si se sentara a hablar con el ex seleccionador, tendría una mínima posiblilidad de estar jugando en estos momentos en un club de gran nivel, ya sea en el Chelsea o en un equipo que podría necesitarlo verdaderamente, como el Rayo, para después ir al Atleti.

Más que nada, y conociendo lo problemático que es este jugador, creo que su problema es cuestión de orgullo, y no siempre es bueno poner al orgullo por delante. A veces es bueno retroceder para seguir avanzando, y Diego Costa ahora mismo está empezando a pagar esa falta. A menos que no se disculpe pronto, estará (como mínimo) medio año sin tocar balón en alto nivel competitivo, y eso puede depararle una bajada del nivel que puede que haga al Atlético de Madrid cambiar de idea, o podemos ver a un Diego Costa irreconocible cuando vuelva a los terrenos de juego. El fútbol da muchas vueltas, y nadie sabe si dentro de un año, en el mercado de fichajes, llegaremos a ver al internacional español en un equipo de menor categoría lamentándose como ya hicieron varios jugadores a lo largo de la historia de este deporte. Ante cualquier caso, debería llevarse bien con el Chelsea, ya que está decepcionando totalmente a la hinchada y al club que pagó una fortuna por disponer de sus servicios creyendo en él para marcar goles y ser aclamado, no para ser odiado.