Dilema en la ACB: ¿asegurar un nivel medio o crecer hasta el límite?

Divina Seguros Joventut Delteco GBC ACB

La ACB está cambiando. El riesgo de los descensos a LEB, la incertidumbre del modelo de competición y del número de participantes ha puesto a los equipos en alerta máxima.

No hay margen de error, o estás en la liga de arriba, o estás en la de abajo. Y el abismo quema por abajo.

Durante años los aficionados se quejaban de unas secretarías técnicas conservadoras. Valores seguros se llamaban. Jugadores que garantizaban un rendimiento medio aceptable para cumplir con las expectativas. Pero cumplir ya no es suficiente. Es necesario otra manera de hacer las cosas.

Las plantillas ACB que apuestan por la experiencia

Hemos visto como un recién ascendido como Breogán apostaba por jugadores con trayectoria ACB. Valores seguros, modelo conservador, una plantilla que generaba la ilusión de mantenerse en ACB. Pero con un margen de crecimiento muy corto.

Jugadores como Norel y Jerome Jordan deben asegurar la zona. Dos interiores que la pasada temporada fueron top 10 de la ACB. Debían ser una garantía, pero hasta ahora fiasco. La lesión de Norel, y el bajo rendimiento hasta ahora de Jordan lastra y mucho al equipo.

Pero no solo ellos, también otros fichajes buscaban ese objetivo, la permanencia. Ellos deberían dar ese nivel medio requerido, y también están por debajo de su teórica calidad. Sergi Vidal, Cvetkovic, Redivo o Alec Brown son el ejemplo de que lo seguro, ya no lo es tanto.

El mismo modelo han aplicado en Andorra. Rafa Luz, Jelinek, Diagne, Shurna, no están dando continuidad a un proyecto huérfano de Peñarroya. Y de las apuestas, pocas, solo Ennis está dando un nivel adecuado para un equipo de Eurocup. Modelo conservador.

En Zaragoza también usan esta receta. McCalebb, Fran Vázquez, Seibutis, Radovic, Nacho Martín. Jugadores consolidados que copan los minutos, pero con muy poco o ningún margen de mejora. Solo el rendimiento de Stan Okoye supone una sorpresa. La esperanza del equipo recae en este último, junto a los Barreiro o Justiz den el paso adelante que sus actuales minutos en cancha no les garantiza.

Tecnyconta Zaragoza Montakit Fuenlabrada ACB

Imagen de la derrota de Tecnyconta Zaragoza ante Montakit Fuenlabrada. ACB Photo / E. Casas

Las plantillas ACB que apuestan por el crecimiento de sus jugadores

Otros equipos están siendo más atrevidos, partiendo de un nivel teórico inferior en su plantilla inicial y confiando en el crecimiento de sus jugadores. Es el caso de Joventut, que se atrevió a apostar por jugadores exóticos como Connor Morgan o Shaw Dawson. También por la progresión de perlas como Birgander o Dimitrijevic, era una apuesta por el crecimiento.

Pero no solo han asumido riesgos en esa parcela, también han sido pacientes haciendo una pretemporada corta de efectivos, para negociar y cerrar jugadores que estando en el umbral de la Euroliga, se convencieran que Joventut era un proyecto para volver a brillar.

Primero fue firmado Laprovittola, candidato a cotas más altas. Pero no consiguió nada interesante, y apostó por crecer aún más en Badalona. Después Marko Todorovic. Un jugador criado en casa, que se hizo un nombre en Bilbao. Pero que en Rusia ha sido relegado al ostracismo, ahora vuelve a casa para volver a empezar.

Lo mismo se repite con la reciente incorporación de Luke Harangody. Un jugador que después de explotar en Valencia, emigró a Turquía y no ha vuelto a dar rendimiento constante como hizo en ACB.

Mucho riesgo, ninguna garantía. Apostar por ser mejores que ayer, crecer o morir esa es la máxima.

No son los únicos, solo hay que ver la plantilla de Burgos. Con proyectos como Fitipaldo, Jaramaz, Cancar, Radoncic, o Brandan Frazier. También Manresa, poniendo toda la confianza en jugadores como Cady Lalanne, Jordan Sakho, Gintvainis, Álvaro Muñoz o Gabriel Lundberg. Ninguna experiencia en la liga, pero un margen de crecimiento enorme.

Éxito o fracaso, mantenerse o descender, reinventarse o morir.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.