¿Dónde está el techo de Edgar Vicedo?

Edgar Vicedo Movistar Estudiantes
The following two tabs change content below.

Marcos Anton Rioboo

Aquel deporte que lideró Michael Jordan me enamoró. Ahora me motiva compartir conocimientos sobre baloncesto ,aprender cada día más y nunca perder la pasión por lo que hacemos.

Tras los partidos de la selección española durante las ventanas FIBA, las esperanzas del baloncesto español están más que aseguradas, viendo la nueva generación de jugadores menores de 25 años que vienen pisando fuerte para irrumpir en el baloncesto, tanto nacional como internacional. Y queremos resaltar un nombre dentro del vestuario, la del jugador del Movistar Estudiantes, Edgar Vicedo.

Los inicios de Edgar Vicedo

El alero del conjunto colegial nació en Madrid, en 1994, y fue a los 15 años cuando se incorporó a las filas de la cantera del club Estudiantes en la sección cadete, un año después de que iniciase su andadura en este deporte en el CB Colmenar Viejo.

Durante su etapa en el conjunto del Ramiro, Edgar consigue progresar cada año, pasando por las categorías de Junior y EBA, incluso siendo convocado por las categorías inferiores de la selección española, debutando en 2010 en el europeo sub16 en Montenegro, donde España terminó en 4º lugar, compartiendo vestuario con su compañero Darío Brizuela, y su ex-compañero de equipo, Sebas Saiz, y del pívot NBA de los Charlotte Hornets, Willy Hernángomez.

Edgar Vicedo y Willy Hernángomez

Edgar Vicedo y Willy Hernángomez durante el Europeo sub16 disputado en Montenegro en 2010. fibaeurope

Debut y cesión

El año 2012 marcará un antes y un después en la carrera de Edgar Vicedo, donde el jugador dará el salto al primer equipo y debuta en ACB. Pero a los 15 partidos, el entonces Asefa Estudiantes decide ceder al alero al Peñas Huesca, equipo de LEB Oro, para que adquiera minutos y experiencia, y se quedará en el equipo las dos próximas campañas.

Edgar Vicedo Peñas Huesca

Edgar Vicedo con la camiseta del Peñas Huesca. somosbasket

Vuelta al Estudiantes

En abril del año 2015, Edgar Vicedo da por finalizada su cesión al Peñas Huesca, y vuelve al equipo del Magariños con un solo objetivo, quedarse en el equipo ACB.

Tras varios años luchando por su única ambición, la de ser un jugador ACB y marcar su carrera en el Movistar Estudiantes, Edgar termina por conseguirlo y establecerse en la rotación del primer equipo, hasta que, en la actualidad, ha conseguido ser una pieza importante en los esquemas de Salva Maldonado.

En un equipo equilibrado, donde hay veteranos que aportan experiencia, como Nik Caner-Medley o Sitapha Savané; líderes del equipo, el caso de Omar Cook y Sylven Landesberg, hay situaciones donde Edgar Vicedo es, para mí, una pieza fundamental en la plantilla. Su ADN colegial.

Edgar Vicedo aporta carisma, energía, descaro, intensidad defensiva y, tras varios años mejorando en el aspecto ofensivo, aportación de cara al aro, ya sea tirando o penetrando a canasta, aprovechando su físico, y llegando al 68% de acierto en tiros de dos. En la temporada 2017/18, Edgar promedia sus estadísticas más completas en ACB, llegando a los 7.8 puntos y 3.3 rebotes en 20 minutos de juego.

Las cualidades y aptitudes de este jugador le ha llevado a hacerse un nombre en ACB. Es el jugador del Movistar Estudiantes que más años lleva en el equipo (contando su cesión en Peñas Huesca) junto a Darío Brizuela (6 temporadas). El desarrollo del alero colegial le ha llevado a darse con el techo al que él mismo pensaba que llegó, ante la falta de oportunidades en el primer equipo. Hasta que su hora ha llegado, tanto en el primer equipo, como en la selección.

Edgar Vicedo con la selección española

Despertó el interés del seleccionador Sergio Scariolo, y fue convocado por la selección española para la clasificación al mundial de China en 2019. La garra, el trabajo defensivo y la intensidad con la que juegan son los valores con los que Edgar Vicedo ha crecido como jugador de baloncesto, y que han llevado al jugador a ser reconocido, tanto por el Movistar Estudiantes, como por la selección nacional.

Edgar Vicedo selección española

Edgar Vicedo con Sergio Scariolo en un entrenamiento de la selección española durante las ventanas FIBA. marca

El futuro para Edgar Vicedo

Edgar finaliza contrato con el Movistar Estudiantes esta temporada. Pese a que aún no se haya pronunciado al respecto, le encanta el club del Ramiro, donde ha crecido y madurado y por el que ha dado todo.

Pese a que surjan rumores acerca de su posible salida del club, no vería acertada la decisión, de ser así. El Estudiantes es un conjunto que necesita a los jugadores jóvenes. Como he escrito anteriormente, aportan energía, le dan otra marcha al equipo. Y en esto Vicedo es imprescindible para el “Estu“. Aún es pronto para tratar de dar un salto más en su carrera. Le queda camino por recorrer antes de tomar decisiones acerca de un cambio de aires.

Por lo tanto, no tengo duda en que Vicedo quiere continuar en el Club Estudiantes. Y así continuar progresando junto al club de su vida. Y los aficionados del Movistar Estudiantes y del baloncesto en general tampoco tenemos dudas en que será un jugador exitoso.

Conclusión

Edgar Vicedo es uno de esos jugadores que te demuestran cómo se llega a ser un jugador profesional. No es una estrella con una capacidad anotadora extraordinaria. No realiza numerosas jugadas espectaculares en cada partido, pero representa lo que es este deporte.

Es un trabajador, un hombre que ha luchado por conseguir su sueño a base de esfuerzo y empeño. Lo que conlleva al progreso si tienes pasión por lo que realmente haces. Ha demostrado durante su carrera que tiene hambre de éxito. Que quiere mejorar cada año, y lo está llevando a cabo. Parecía que empezaba a tocar techo en el baloncesto. Pero no ha hecho más que abrirse un hueco para sobrepasarlo, y no ponerse límites. Puesto que es un jugador que trabaja para conseguir todo lo que se propone.

Muchas gracias Edgar, por hacernos disfrutar cada partido en el Wizink Center. Y sobre todo a los que llevamos siguiendo tu progreso desde que debutaste en el primer equipo. Tu sacrifico y el hambre por ser cada día mejor que es realmente admirable. Un espejo en el que los jóvenes que tienen los mismos sueños que tú deberían reflejarse.