,

El Barça entra en crisis

El FC Barcelona de Ernesto Valverde no carbura.

Tras el empate del pasado martes frente al Slavia Praga, el conjunto azulgrana confirma las malas sensaciones de los últimos partidos. Y es que se puede decir ya que el Barça está atravesando una crisis. No se trata de una crisis solo de resultados, si no una crisis profunda en el juego del equipo dirigido por Ernesto Valverde.

Mal inicio de temporada

La temporada no ha empezado nada bien para el conjunto blaugrana. En LaLiga ha sido el peor arranque de los últimos años, con tres derrotas, cuatro partidos sin ver puerta y una fragilidad pasmosa fuera del Camp Nou. La temporada comenzó con derrota en San Mamés en la primera jornada (1-0) y con empates ante Osasuna (2-2), en la tercera jornada y Dortmund (0-0), en el primer partido de la presente edición de la UEFA Champions League. Este inicio tocó fondo con la derrota, en la quinta jornada frente al Granada (2-0).

Sin embargo, el retorno de Messi y las buenas sensaciones en el medio campo de Arthur y De Jong, permitieron a los azulgranas encadenar cinco victorias consecutivas. Pese a esto, el gran batacazo llegó la jornada pasada, frente al Levante. En ese partido el conjunto blaugrana se adelantó de penalti en el marcador. Sin embargo, en la segunda parte, los grandotas consiguieron dar la vuelta al resultado en cuestión de siete minutos, colocando el 3-1 en el marcador final.

Crisis de juego del Barcelona de Valverde

El principal problema del Barcelona al margen de los resultados es la mala imagen del equipo en cuanto a juego. Se trata de un problema del que ya advirtió Marc André Ter-Stegen tras el partido de ida frente al Slavia, con 2-1 a favor de los blaugrana. Y es que, tras la victoria del equipo, el meta estalló por el mal juego del equipo. Ese día, el alemán fue el mejor jugador del partido pese a la victoria azulgrana, y no sentó le sentó nada bien.

Ter Stegen está siendo de lo mejor del Barcelona 2019-2020.

Ter Stegen está siendo de lo mejor del Barcelona 2019-2020. Imagen cedida por LaLiga.

En este equipo hay ahora mismo varios señalados por su nivel durante los últimos partidos. El primer nombre es el de Griezmann, que no ha terminado de encajar en el sistema de juego. El galo, acostumbrado a ser el catalizador del Atlético se ha visto relegado a un segundo plano al jugar con Messi al lado.

Por otro lado, hay que destacar a Ousmane Dembelé. El extremo francés terminó por ser pitado tras su cambio. Y es que la temporada está siendo lamentable, plagada de lesiones, pero sobre todo, por el castigo impuesto por Valverde, que le ha dejado en la grada en muchos partidos. También hay que destacar a Gerard Piqué. El central blaugrana no atraviesa su mejor estado de forma.

Valverde, el gran señalado

Pero por encima de todos, el gran señalado es Ernesto Valverde. El «Txingurri» no ha conseguido revertir la situación tras las derrotas frente al Liverpool y el Valencia en la final de Copa. Ahora mismo, para gran parte de la afición, el vasco es el principal culpable de la situación actual del club.

Para empezar, el equipo no es capaz de dominar los partidos, ofensivamente se ve un equipo poco trabajado. En muchas ocasiones el juego azulgrana se limita a pasarle el balón a Messi para que el argentino resuelva la papeleta.

El Barcelona de Valverde es demasiado dependiente de Messi.

El Barcelona de Valverde es demasiado dependiente de Messi. Imagen cedida por LaLiga.

Además, no se entienden algunas decisiones, como el empeño del técnico en alinear a Arturo Vidal, un excepcional futbolista, pero no es el tipo de futbolista adecuado para solventar los problemas de juego. Aporta mucho, presión fuerte, energía, ganas, llegada, pero se aleja mucho del estilo de juego de Can Barça. A esto se le suma la situación de Rakitic. El croata ha sido tachado de los planes de Valverde, que apenas cuenta con él, además, ya se empieza a especular con su posible salida del club blaugrana.

Por último, hay que destacar la mala gestión con algunos futbolistas. En el caso de Ansu Fati, la gran revelación de la temporada, que tras enlazar grandes actuaciones al comienzo del curso, su presencia ha descendido claramente. El Barça luchó porque no fuera convocado al Mundial Sub-17, ya que perderían al futbolista durante un mes. Sin embargo, Valverde apenas le ha usado, sobre todo, cuando sus principales rivales por un puesto (Griezmann y Dembelé) no terminan de arrancar.

Según diversos medios de comunicación la directiva comienza a cansarse de Ernesto Valverde. Aunque no se piensa en la destitución inmediata, comienzan a crecer las voces a favor de un cambio de técnico al finalizar la campaña. Mientras tanto, Koeman espera

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *