El Betis es algo más que Maciá

The following two tabs change content below.

Jose Maria Garrido

Entradas recientes de Jose Maria Garrido (ver todas)

Eduardo Maciá va a ser historia para el Real Betis Balompié, el entorno del director deportivo valenciano reconoció a Radio Marca Sevilla que este ya habría firmado su finiquito en el cual cobraría dos de las cuatro temporadas que firmó. Ángel Haro, presidente, reconoció en unas declaraciones que habrá novedades en la secretaría técnica tras el derbi contra el Sevilla de este domingo. La relación entre la dirección del club y el director deportivo se ha ido degradando a lo largo del tiempo de tal manera que se encuentra completamente rota. El principal valedor de Maciá, Juan Carlos Ollero, dejó la presidencia en los últimos días del mercado de invierno, existía por aquel entonces un importante revuelo por la posible llegada del delantero brasileño Leandro Damião, que se acabó confirmando días después.

El historial de Maciá en el fútbol es intachable; Valencia, Liverpool y sobre todo y más reciente Fiorentina, con un importante cargo en la secretaría técnica. No obstante su trabajo siempre ha estado orientado en el descubrimiento de talentos jóvenes aunque ha actuado también como director deportivo.

Pero su labor en el Betis no ha sido suficiente para que sea ratificado como director deportivo. Maciá llegó en la primavera del año pasado con el conjunto verdiblanco todavía en segunda división, con la esperanza de darle una identidad al equipo y crear un proyecto ilusionante, un año después nada más lejos de la realidad.

El valenciano ha pasado por el Betis con más penas que gloria, vamos a analizar sus acciones; comenzaremos por sus aciertos:

La cesión de Musonda Jr. Probablemente el mejor refuerzo del año para el Betis, un jugador con desborde, velocidad y calidad, algo que escaseaba en el equipo, que ya lo necesitaba en verano. Demostró su buen ojo como ojeador de jóvenes.

La cesión de Martín Montoya. El lateral no contaba con minutos en el Inter, el Barça dio el visto bueno a la operación y Montoya ha dado muestras de compromiso y entrega jugando en los dos laterales ante la baja de Vargas.

Musonda y Montoya

Montoya y Musonda durante un entrenamiento

Las renovaciones de Adán y Ceballos. Mucho se especulaba sobre la salida de estos jugadores y el entonces director deportivo consiguió renovarlos, eso sí ofreciéndoles más de 500.000 € netos al año.

Estas operaciones han sido claramente satisfactorias y no tienen discusión posible, no obstante hay un grupo de incorporaciones que se encuentra en el limbo entre aciertos y fallos.

La llegada de jugadores libres experimentados

Juan Manuel Vargas El lateral que finalizaba contrato con la Fiorentina llegó libre y ha rendido en los partidos que ha jugado. Llegó bajo de forma y en algunos partidos sueltos de la temporada se le ha visto así. Su otro gran problema han sido las lesiones que le están acuciando sobre todo en este tramo final. No obstante el balance deportivo es claramente positivo, el único factor negativo es su edad.

Heiko Westermann. El veterano central alemán es otro fichaje que ha rendido cuando ha jugado, sin embargo una lesión le ha sacado del equipo titular y no se le ve tan cómodo en los últimos partidos como a principio de temporada. Podríamos decir que ha ido de más a menos, pero no lo suficiente como para calificarlo como mal fichaje. La edad vuelve a ser un factor en su contra.

Los fichajes de Joaquín, Pezzella y Petros.

Joaquín Sánchez. El regreso del hijo pródigo se consumó en verano, un fichaje muy ilusionante que hacía rememorar los mejores tiempos del conjunto verdiblanco. Pero en lo deportivo no ha sido tan safisfactorio, una temporada muy irregular en cuánto a nivel, lesiones, malos partidos. Su gran actuación ante el Celta no le salva de la quema.

Germán Pezzella. Llegaba con el cartel de gran fichaje de futuro, de central de garantías para varios años, tras los primeros fallos en liga faltó poco para que fuera crucificado en la Avenida de la Palmera. A día de hoy forma parte de la pareja titular de centrales junto a Bruno y su nivel, tras su adaptación, ha mejorado notablemente. El único pero es su alto precio: 2 millones por el 50% del pase,

Petros Matheus dos Santos Arújo. El mayor recuperador de balones de la liga brasileña costó algo más de un millón de euros, también por el 50% del pase. Entrega, lucha, esfuerzo, gusta mucho entre la afición bética y forma un gran tándem con Alfred N’Diaye, pero anda corto de calidad y de técnica, no es un medio con talento, pero lo sabe suplir con garra.

Petros y Pezzella han sido buenos fichajes, a pesar del precio, aunque no han tenido una gran temporada, Joaquín no ha rendido en el campo, pero ha sido un fichaje muy deseado.

Los errores de Maciá

Didier Digard. El jugador llegó libre desde la liga francesa. Se ha perdido prácticamente toda la temporada por lesión, lo poco que ha jugado lo ha hecho mal.

Amro Tarek. El egipcio no ha contado con oportunidades y salió cedido en invierno hacia Norteamérica.

Rafael Van der Vart. Un fiasco, una vergüenza, una catástrofe. Generó mucha ilusión entre cierta parte de la afición, la menos escéptica. No ha rendido en el campo, ha tenido malos gestos, recordemos como abandona el campo y deja el equipo con diez, ha sido apartado del equipo. Un fichaje desastroso.

Ricky Van Wolfswinkel. Llegó en los últimos instantes del mercado de verano para complementar a la delantera, es un delantero del estilo de Jorge Molina. un 9 alto, algo que ya tenía el Betis en su plantilla. Ni ha rendido, ni se le espera y lo más importante: echaron a Vincenzo Renella para traer a un delantero de garantías y trajeron a Van Wolfswinkel, aunque lucha y participa no aporta goles con regularidad.

Leandro Damião. La gota que ha colmado el vaso de la paciencia bética. Un fichaje que ya era innecesario cuándo se produjo, un 9 de área cuándo ya se tenían dos. Lo que ha jugado lo ha jugado mal, venía en un mal estado de forma con varios meses sin jugar y con un lío institucional con su antiguo club, el Santos. Un fichaje caro y malo.

Van Wolfswinkel y Van der Vart

Van Wolfswinkel y Van der Vart durante uno de los pocos partidos en los que han coincidido en el campo. abcdesevilla.com

Balance

En favor de Maciá hay que decir que el Betis está salvado virtualmente a falta de 4 jornadas y suma 41 puntos, los mismos que otros equipos que han hecho una “buena” temporada, que para cualquier equipo recién ascendido está bien. Pero el Betis no es cualquier equipo y más este nuevo Betis en el cuál según la directiva se exige “excelencia” y Eduardo Maciá ha estado lejos de la excelencia, sobre todo en lo que han plasmado los jugadores sobre el campo.

El Betis no sabe a lo que juega, no tiene identidad ni un proyecto de futuro. Merino no parece entrenador para primera división y la realidad es que los jugadores que han salvado al club ya estaban en segunda división: Adán y Rubén Castro. Y si se puede añadir a alguien es a Alfred N’Diaye. Ellos han sido los verdaderamente decisivos toda la liga, los fichajes han aportado pero ellos han mantenido al equipo en primera, eso y la suerte en algunos partidos. La temporada ha sido mala en cuánto al juego y las sensaciones aunque siendo resultadistas hay que aprobar al equipo.

A Maciá se le dieron las llaves del club para que hiciese a su antojo en cuánto a lo deportivo y eso no gusta en la nueva esfera dirigente, las posibles comisiones por fichajes del valenciano y su mala relación han finalizado en la ruptura total.

El problema es que ésta ruptura ha provocado una pequeña brecha entre los béticos que apoyan la destitución de Maciá y los que no. La destitución está justificada más en lo institucional que en lo deportivo, puesto que su actuación no ha sido mala, pero sobre todo se puede justificar en las posibles alternativas, que no son bien valoradas por los aficionados.

Haro mira a Maciá

Ángel Haro,presidente del Betis observa a Maciá. Marca.com

Miguel Torrecilla. Director Deportivo del Celta que acaba contrato.El Celta tiene un buen equipo, lleva años siéndolo, se ha consolidado en primera división en puestos acomodados y tiene jugadores con sobrada calidad y un entrenador que ha demostrado su valía. ¿Acaso no sería una buena opción para el Betis?

Felipe Miñambres. Director Deportivo del Rayo Vallecano. Año tras año vemos la misma historia, el Rayo se salva varias jornadas antes del fin de la liga y siempre fiel a su estilo y, sobre todo, haciendo una plantilla prácticamente nueva año tras año. Las claves de su éxito son su secretaría técnica y el banquillo. No sería una mala opción contando con que el presupuesto del Betis es bastante mayor que el del Rayo.

Mario Husillos. Director Deportivo del Málaga. Betis y Málaga parecen estar en la misma liga, compiten por jugadores y tienen unas condiciones parecidas que ofrecer. Pero los jugadores suelen preferir al Málaga. ¿Por qué? Por su proyecto deportivo y el hombre que negocia con éstos. Son un equipo serio, que sabe a lo que juega, guste o no y bien dirigido, y añadir que este año le han desmantelado media plantilla . La labor de este hombre en la secretaría técnica durante años es intachable, no obstante es la opción menos factible.

Alexis Trujillo. Es la opción de la casa, la continuidad. La que menos gusta entre la afición por la inexperiencia del canario, que ya fue director deportivo del Betis antes de Maciá.

La nueva secretaría técnica debe ser contrastada y de calidad, puesto que tiene una labor esencial por delante para el futuro del Betis: dar una identidad, crear un proyecto, un sistema acorde a lo que quiere la directiva y la afición. Traer a un entrenador que implante un estilo y que devuelva al Betis a las glorias pasadas.